Bruselas recomienda desincentivar viajes no esenciales dentro y fuera de la UE

Varios pasajeros hacen cola en el aeropuerto de la isla española de Ibiza. EFE/Sergio G. Canizares

Bruselas (EuroEFE).- La Comisión Europea (CE) recomienda a los países de la UE que aconsejen no viajar desde ni hacia áreas de alto riesgo de expansión de la pandemia de coronavirus, ante la llegada de las variantes más contagiosas en varios Estados miembros.

Bruselas pide a los gobiernos europeos “consistencia” a la hora de aplicar estas medidas, de forma que se recomiende evitar los viajes entre países pero también dentro del propio país, señaló el comisario europeo de Justicia, Didier Reynders, el lunes, en una rueda de prensa.

Además, en cuanto a las llegadas de viajeros desde fuera de la UE, la Comisión recomienda a los países que les exija una prueba PCR negativa realizada antes del desplazamiento y, para los países donde se ha detectado una variante más preocupante del virus, medidas como autoaislamiento, cuarentena y rastreo de casos hasta 14 días después de la llegada.

“La Comisión propone que se desaconsejen enérgicamente todos los viajes no esenciales hasta que la situación epidemiológica haya mejorado considerablemente. Al hacerlo, los Estados miembros deben garantizar la coherencia con las medidas que aplican para viajar dentro de su propio territorio”, señaló la CE en un comunicado.

Bruselas señala que esta recomendación va especialmente dirigida a las regiones europeas con una incidencia acumulada superior a 500 – el caso de buena parte de España-, a las que proponen asignar un color rojo oscuro en el mapa del Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades (ECDC) para monitorizar la expansión de casos.

La CE señala que a las personas que llegan de estas zonas se les debería exigir presentar un test negativo antes del viaje y la obligatoriedad de guardar cuarentena en el país de destino.

Las personas que deben cruzar la frontera frecuentemente para trabajar o por motivos familiares deberían quedar exentas del requisito de la cuarentena y el de las pruebas PCR debe tener una frecuencia “proporcionada”.

En cualquier caso, Reynders señaló que Bruselas avala que no se prohíban los viajes del todo y en su lugar se empleen medidas como las cuarentenas o la presentación de un test negativo, ya que la UE “no se puede permitir la disrupción de los viajes esenciales, las cadenas productivas y la distribución de vacunas”.

Bruselas sigue incidiendo en que los Estados miembros “adopten, mantengan o refuercen” las medidas no farmacéuticas, como los confinamientos o el cierre temporal de determinados establecimientos, para aumentar la vigilancia y secuenciación de los casos de coronavirus, de forma que se pueda recopilar información sobre las nuevas variantes.

El pasado jueves, el ECDC elevó el riesgo de contagio de las nuevas cepas de “alto” a “muy alto”.

Más restricciones a viajeros de fuera de la UE

Por otro lado, Bruselas propuso el lunes a los países de la UE unas “salvaguardias y requisitos adicionales” para los viajeros internacionales que ingresen en el territorio comunitario para evitar la expansión de nuevas cepas del virus, y medidas aún más estrictas para quienes vengan de territorios con esas variantes.

“El primer mensaje es: ‘no vengas, si no es verdaderamente esencial'”, declaró la eurocomisaria de Interior, Ylva Johansson, al presentar la propuesta comunitaria, que atiende a una petición de los Estados miembros para coordinar las restricciones a los viajes dentro y fuera de la UE tras la alerta lanzada por el ECDC.

En lo que respecta a los viajes desde el exterior de la Unión al territorio comunitario, y en caso de que el desplazamiento sea “esencial”, Bruselas recomienda que los países exijan a los nacionales no europeos una prueba PCR negativa antes de viajar realizada con un máximo de 72 horas antes de la salida.

“Los ciudadanos de la UE, los residentes y sus familiares deben tener la posibilidad de realizar el examen después de su llegada”, agrega la propuesta de la Comisión, que agrega que “las pruebas obligatorias pueden combinarse con un requisito de autoaislamiento, cuarentena y rastreo de contactos”.

El Ejecutivo comunitario también plantea que los países puedan requerir además “pruebas adicionales según sea necesario durante un período de hasta 14 días, siempre que el Estado miembro imponga los mismos requisitos a sus propios nacionales cuando viajen desde el mismo país no perteneciente a la UE”.

Bruselas también precisa que se podrían acordar “excepciones para algunas categorías de viajeros esenciales si tales requisitos obstaculizaran el propósito mismo del viaje”, pensando en concreto en “los trabajadores del transporte y transfronterizos”, a los que no se les debería exigir una PCR sino un test de antígenos, más rápido y barato pero menos fiable.

Editado por Miriam Burgués y F.H.