Detienen a cuatro personas afines a Puigdemont por supuesto desvío de fondos para sus gastos personales

Puigdemont

Fotografía del 23 de febrero de 2019, en la cual se ve al expresidente de la Generalitat de Cataluña, Carles Puigdemont (c), junto a sus exconsejeros Toni Comín, Lluís Puig, Clara Ponsatí, Elisenda Paluzie, Neus Torbisco-Casals, Antoni Castellà, Meritxell Budó y Guillem Fuster, en Waterloo (Bélgica) [EFE/Rosa Jiménez]

Barcelona (España/EuroEFE).- La Guardia Civil española detuvo este miércoles a cuatro personas de confianza del expresidente del Gobierno catalán Carles Puigdemont por un supuesto desvío de fondos para financiar sus gastos en Bélgica, donde el político huyó en 2017 para eludir a la justicia española por su implicación en el proceso secesionista de Cataluña.

Las detenciones se produjeron en una investigación de la Justicia española y fueron arrestados el exconsejero del Gobierno catalán Xavier Vendrell, el jefe de la oficina de Puigdemont, Josep Lluís Alay, el empresario Oriol Soler y David Madí, exalto cargo de Convergencia Democrática de Cataluña (CDC), el partido al que inicialmente perteneció a Pugdemont, aunque después el mapa político independentista catalán se ha reestructurado.

Según confirmaron a Efe fuentes de la investigación, la operación, en la que no se descartan más detenciones, se enmarca en una pieza separada de la causa sobre el supuesto desvío de fondos de subvenciones públicas a fundaciones afines a CDC.

Investigación sobre supuesto desvío de dinero público para su residencia de Waterloo

A raíz de esas pesquisas, el juez investiga si la supuesta trama desvió dinero público para costear gastos del expresidente catalán Carles Puigdemont en su residencia de Waterloo (Bélgica), a las afueras de Bruselas, donde se instaló 2018.

Fuentes de JxCat confirmaron a Efe que entre los arrestados en esta operación se encuentra el historiador Josep Lluís Alay.

Puigdemont apoyó hoy a los detenidos y enmarcó la operación policial en “un intento de muerte política y civil del independentismo”, ante la que advirtió: “No lo lograrán”, según un mensaje en la red social Twitter.

El expresidente catalán huyó a Bélgica en octubre de 2017, tas la fracasada declaración de independencia que aprobó el Parlamento regional, y después de estar sin residencia fija y de ser detenido en Alemania por unos días en 2018, finalmente se instaló en una mansión de Waterloo en febrero de ese año.

Según reveló entonces el diario económico local L’Echo, los 4.400 euros de gastos de alquiler del inmueble, situado en una zona residencial, corrían a cargo de un empresario catalán.

Desde Waterloo el líder independentista pretende seguir influyendo en la política catalana, con continuos actos públicos.

Esta vida de Puigdemont contrasta con la de los nueve políticos independentistas presos, que se quedaron en Cataluña y fueron detenidos y condenados por el Tribunal Supremo a penas de entre de entre 9 y 13 años de cárcel por un delito de sedición por su participación en por el proceso secesionista ilegal de 2017.