Un juez español cree que Rusia y Assange apoyaron el secesionismo catalán contra la UE

Una bandera independentista ondea en una terraza en la plaza Letamendi de Barcelona. EFE/Quique García/Archivo

Barcelona (España)/Moscú (EuroEFE).- El juez de Barcelona que investiga el supuesto desvío de fondos públicos para los gastos en Bélgica del expresidente de la región de Cataluña Carles Puigdemont, huido en ese país dese 2017, cree que su entorno contó con apoyo ruso y de activistas como Julian Assange en su “estrategia de desestabilización” de la Unión Europea (UE).

Así lo recoge en el auto, al que tuvo acceso Efe, en el que autoriza las 21 detenciones y registros practicados este miércoles por la Guardia Civil en la operación contra una supuesta trama acusada de desviar subvenciones públicas para financiar los gastos de Puigdemont en Bélgica.

Entre los detenidos figuran ex altos cargos de la administración regional, expolíticos y empresarios.

 

El juez resalta en su auto que el 9 de noviembre de 2017, uno de ellos, el empresario Oriol Soler, se entrevistó en la embajada de Ecuador en Londres con Julian Assange, el responsable de Wikileaks, cuando se encontraba huido de la justicia estadounidense, para recabar su apoyo en la estrategia para la internacionalización del proceso independentista..

Este proceso incluyó un referéndum sobre la secesión el 1 de octubre de 2017 y el 27 de ese mes una declaración unilateral de independencia, aprobada por el Parlamento catalán lo que desembocó en la intervención del Gobierno regional por parte del Ejecutivo español y en un proceso judicial que acabó con la condena de nueve dirigentes políticos a penas de entre de entre 9 y 13 años de cárcel por un delito de sedición.

En su escrito, el juez recoge el contenido de un informe de la Guardia Civil que apunta a que esa reunión se enmarca en la “estrategia de desinformación y desestabilización en la que también habría participado el gobierno del Kremlin como parte de su narrativa general sobre una Unión Europea al borde del colapso”.

Esa “narrativa general” sobre el colapso de la Unión Europea era el “principal mensaje” entonces de los medios de comunicación controlados por el Kremlin, entre los que la Guardia Civil sitúa a Russia Today y Sputnik.

Ante esta situación, según concluye el juez de los informes de la Guardia Civil, la “estrategia coordinada de comunicación” que activaron con motivo del 1 de octubre “respondió a la combinación de diferentes instrumentos: uso de redes sociales, “tuits” de Julian Assange y Eduard Snowden, las fábricas de la Web con respecto a los medios de comunicación rusos Sputnik y Russia Today y los medios de comunicación catalanes tanto públicos como privados en los que participa Oriol Soler”.

Según resalta el auto judicial, con independencia de que Soler haya hecho campañas a favor del proceso secesionista “en el libre ejercicio de sus derechos”, como la libertad de expresión, “lo cierto es que sus relaciones con la Generalitat (Gobierno catalán) se vehiculan a través de cuantiosos contratos públicos y, sobre todo, subvenciones”, que entre 2016 y 2020 alcanzaron los casi 3 millones de euros.

El juez también sospecha que, días antes de la declaración unilateral de independencia, Rusia le ofreció Puigdemont, entonces presidente catalán, trasladar a esa región 10.000 soldados y pagar la deuda catalana, lo que el expresidente catalán rechazó.

Rusia dice que las acusaciones “exceden el absurdo”

Rusia afirmó este jueves que la información acerca de que un grupo ruso estaba dispuesto en 2017 a apoyar económica y militarmente a Cataluña en caso de que los independentistas declararan la independencia “excede el absurdo”.

“Estas informaciones se basan exclusivamente en declaraciones de representantes de las fuerzas separatistas que se encuentran procesados judicialmente”, dijo en una rueda de prensa la portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia, María Zajárova.

Agregó que Moscú entiende que “esas personas están dispuestas a hacer todo tipo de declaraciones, incluso las más increíbles y disparatadas, con el objetivo de internacionalizar por cualquier medio el proceso”.

Zajárova agregó que con ello persiguen además “llamar más fuertemente la atención de la opinión publica internacional sobre su confrontación con el Estado español”.

“El cálculo es comprensible. Por lo visto, la mención de nuestro país en este contexto no puede inscribirse mejor en la propagada antirrusa que prolifera en los últimos años en Occidente y debe, según los separatistas, parecer creíble”, dijo.

La diplomática indicó que Moscú reacciona con tranquilidad a estas informaciones, pero subrayó que “sorprende y causa perplejidad otra cosa: la disposición de ciertos medios españoles a creer estas informaciones falsas, considerarlas seriamente y difundir acusaciones infundadas, de antemano falsas y que entran en la categoría de prensa amarilla”.

“A lo único que pueden conducir esas acciones es a dañar las relaciones ruso-españolas”, concluyó la portavoz, obviando que se trata de autos de un juez que así lo indica.

El miércoles, en una primera reacción, la embajada de Rusia en España se burló de la información al afirmar que está “incompleta”.

“Hace falta añadir dos ceros al número de soldados y lo más impactante de toda esta conspiración: las tropas deberían ser transportadas por aviones “Mosca” y “Chato” ensamblados en Cataluña durante la Guerra Civil española y escondidos en un lugar seguro de la sierra catalana hasta recibir a través de estas publicaciones la orden cifrada de actuar”, escribió en su cuenta de Twitter.

Editado por Miriam Burgués