El Mercosur expresa su deseo de un acuerdo con la UE para 2021 y la adhesión de Bolivia

Mercosur

Un hombre graba una pantalla que muestra al canciller uruguayo, Francisco Bustillo, durante el desarrollo de la LVII Reunión Ordinaria del Consejo del Mercado Común (CMC), el 15 de diciembre de 2020 en Montevideo. [EFE-EPA]

Montevideo (EuroEFE).- La ratificación del acuerdo con la Unión Europea (UE) durante la celebración, en 2021, de los 30 años del Mercosur y el deseo de una próxima adhesión de Bolivia al bloque americano protagonizaron este martes el inicio de la Cumbre en la que Uruguay cederá la Presidencia Pro Tempore a Argentina.

La LVII Reunión Ordinaria del Consejo del Mercado Común se celebró de manera virtual, como ocurriera hace seis meses por culpa de la pandemia de la covid-19, que marcó en 2020 el rumbo social y económico de los socios del bloque americano (Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay).

Los cancilleres de los cuatro países miembros se citaron para un posible encuentro presencial en marzo de 2021, mes en que se cumplen tres décadas de la firma del Tratado de Asunción, con vistas a seguir profundizando en la integración del bloque.

El “COMPROMISO” DE LA UNIÓN EUROPEA

Durante su alocución, el canciller de Uruguay, Francisco Bustillo, aseveró que el Mercosur tiene “el compromiso” de la UE para ratificar el acuerdo entre ambos bloques tras comprometerse a elaborar un “texto bidireccional” con deberes recíprocos para el cuidado del medioambiente.

Tras un viaje de dos semanas por Europa, donde mantuvo encuentros con importantes líderes internacionales, Bustillo aseguró este martes estar “tranquilo” por entregar el testigo “más cerca” de la meta de la concreción del acuerdo.

“Logramos ese compromiso. El vicepresidente de la Comisión Europea, Valdis Dombrovskis, dio instrucciones específicas y concretas a su jefe negociador para buscar una rápida conclusión de todos los temas pendientes”, expresó Bustillo.

El canciller uruguayo afirmó además que, desde el bloque suramericano, se rechaza cualquier tipo de intención europea que implique que los cuidados y sanciones en materia de medioambiente estén enfocadas únicamente hacia el Mercosur, sino que tienen que incluir a las dos partes.

En ese sentido, Brasil, el país que acumula las mayores críticas por parte de los socios europeos, mostró su “compromiso con el medioambiente y el desarrollo sustentable”, en palabras de su ministro de Relaciones Exteriores, Ernesto Araújo.

Varios países europeos han expresado en los últimos meses críticas al Gobierno de Jair Bolsonaro respecto a su política medioambiental en lo que los miembros del Mercosur han interpretado como una excusa para no ratificar el acuerdo entre los bloques.

En ese sentido, Bustillo narró que, durante su reciente gira europea, insistió en la “necesidad” de cerrar los temas pendientes para la ratificación del acuerdo y en cada reunión -que incluyó a autoridades de París, Berlín y Bruselas- se abordaron las preocupaciones ambientales.

“En materia de cuidado de medioambiente, en muchos aspectos nuestros países presentan estándares muy superiores a muchos países de la Unión Europea”, apuntó.

Si bien Uruguay no consiguió su objetivo de conseguir la ratificación del acuerdo durante su Presidencia Pro Tempore, los participantes de la reunión de hoy expresaron su optimismo en que se llegue a buen puerto en 2021.

“REVITALIZAR” EL MERCOSUR

Felipe Solá, canciller de Argentina, país que asumirá la presidencia Pro Tempore del Mercosur por los próximos seis meses, dijo que durante ese tiempo su país propone “revitalizar” el bloque y trasladarlo al mundo actual, además de “fortalecer” el proceso de adhesión de Bolivia.

A falta de un día para que su país tome ese lugar, el titular de Exteriores subrayó que Argentina “va a poner su máxima voluntad” en fortalecer las negociaciones extranjeras e intentar revitalizar el bloque tomando “la vieja doctrina” y actualizando “las ideas y la realidad” al mundo actual.

Además, aseguró que Argentina propondrá asuntos que pueda continuar Brasil durante su mandato temporal, que será a partir de julio de 2021.

En tanto, el titular paraguayo de Exteriores, Federico González, expresó su compromiso en “la hoja de ruta” marcada hace 30 años y alentó “a continuar con los trabajos para optimizar las estructuras del Mercosur y potenciar los órganos con presupuestos propios”.

La situación de Bolivia, país asociado al bloque y que busca su integración, fue otro de los asuntos analizados en la jornada.

“Vamos a fortalecer el proceso de adhesión de Bolivia, que hoy es un estado asociado, pero requiere de un paso más para llegar a ser integrante del Mercosur y es un deseo de la Argentina muy especial, compartido por la mayoría”, resaltó Solá.

LA ANÉCDOTA DE LA JORNADA

Precisamente, Rogelio Mayta, canciller de Bolivia, cuyo país pretende integrarse en el bloque como miembro de pleno derecho, protagonizó la anécdota de la jornada, ya que, cuando comenzó su intervención, el micrófono le jugó una mala pasada y no salió al aire ninguna de sus palabras.

El jefe de la diplomacia uruguaya, que actuó como maestro de ceremonias, mostró desde su pantalla un cartel escrito a mano con bolígrafo diciendo “NO SE ESCUCHA” para que su homólogo boliviano manipulase su conexión y así continuar la sesión.

Una vez retomada la comunicación, Mayta señaló que es “un proceso natural” la integración de su país al Mercosur y, según agregó, Bolivia tiene “una agenda” que podrá cumplir a la brevedad.

La Cumbre del Mercosur, en la que además de los cuatro miembros y Bolivia participaron representantes de los otros Estados asociados (Chile, Perú, Ecuador, Surinam, Colombia y Guyana), continuará este miércoles con la reunión de presidentes, en la que el uruguayo Luis Lacalle Pou entregará a su homólogo argentino, Alberto Fernández, la presidencia temporal del bloque.