Alcalde de Varsovia pide a la UE gestionar la llegada de refugiados y niños solos de Ucrania

Alcalde Varsovia pide UE gestión llegada refugiados Ucrania

El alcalde de Varsovia, el liberal Rafal Trzaskowski, alertó en una entrevista con Efe de que la llegada de niños huérfanos o no acompañados de Ucrania "va a ser un problema que debe ser manejado a nivel europeo" y señaló que Polonia tiene 17.000 niños en hogares de acogida, "pero en Ucrania son diez veces más".- EFE/Imane Rachidi

Varsovia (EuroEFE).- El alcalde de Varsovia, el liberal Rafal Trzaskowski, alertó en una entrevista con Efe de la llegada de niños huérfanos o no acompañados desde Ucrania, lo que consideró “un problema que debe ser manejado a nivel europeo”, y señaló que Polonia tiene 17.000 niños en hogares de acogida, pero en Ucrania “son diez veces más”.

“La mayoría de los huérfanos han quedado al cuidado de las asociaciones religiosas. Hemos notado la llegada de niños no acompañados a Polonia. Vemos casos. Y es muy problemático porque en Polonia tenemos 17.000 niños en hogares de acogida, y en Ucrania, que tiene casi la misma población, el número es diez veces más grande”, subrayó.

Trzaskowski advirtió de que esto “debe ser manejado a nivel europeo”. Esta tarea no está en manos directas del municipio, como tampoco lo está la acogida general de los refugiados que llegan desde Ucrania, y son las ONG y comunidades religiosas las que se están haciendo cargo de los menores no acompañados, y los vecinos de Varsovia acogen en sus propias casas a muchos refugiados.

El alcalde liberal, miembro del Comité Europeo de las Regiones, recordó que más de 1,8 millones de ucranianos habían cruzado hasta ayer la frontera con Polonia, el país que más refugiados ha recibido desde que empezó la guerra el 24 de febrero. Por eso instó a una intervención europea en la gestión de la situación.

Solo a Varsovia llegan diariamente hasta 12.000 ucranianos. “La situación nos está abrumando poco a poco” y “vamos necesitando centros de recepción” de refugiados, dijo.

“Esto no va de abrir otro hotel o transformar otra institución municipal en un hotel, eso ya lo hacemos todos los días, nuestro problema es la coordinación: la mayoría de mi personal está ahora mismo ayudando refugiados. Podemos hacer eso durante una semana o dos, pero no durante meses, porque la ciudad tiene que seguir funcionando”, explica.

A modo de ejemplo, señala la designación de todos los psicólogos disponibles a ayudar a los refugiados, cuando, antes de esta guerra, Varsovia ya tenía una “trágica” escasez de profesionales de salud mental, agravada por la pandemia. De todos modos, advierte, esto se basa “todo en demasiada improvisación y no puede mantenerse durante mucho tiempo”.

PRESIÓN SANITARIA Y SOBRE LAS ESCUELAS

Hay ya unos 4.000 niños ucranianos en escuelas polacas de Varsovia, pero Trzaskowski alertó de que los menores representan casi la mitad de los 300.000 refugiados ucranianos que llegaron a la capital polaca, por lo que “la presión sobre las escuelas también aumenta”.

De la misma forma, recuerda, la atención sanitaria ya venía saturada por la COVID-19 y podría colapsar con las nuevas llegadas que necesiten atención médica.

“No nos estamos quejando. No tenemos derecho a quejarnos viendo lo que pasa en Ucrania, y queremos ayudar de todas las maneras que podamos, solo digo que esto será cada vez más complicado porque esto solo es el principio”, alertó.

 

Su preocupación está en lo que pueda pasar en las próximas semanas. “Necesitamos un sistema. Necesitamos una respuesta europea a la situación de crisis. Necesitamos un esquema de reubicación. Necesitamos empezar a lidiar con el problema de una forma sistémica”, subrayó.

Para el alcalde, las ciudades y las autoridades regionales de toda Europa “ayudan con respaldo financiero, enviando camas, acogiendo gente desde Varsovia, pero esto está basado en una gran improvisación y en la coordinación entre gobiernos locales”, dice, y lo que se necesita es “definir un sistema” de gestión.

Preguntado sobre la respuesta sin precedentes de Polonia a la llegada de ucranianos, frente a la negativa a acoger refugiados procedentes de Oriente Medio y el Norte de África en años anteriores, Trzaskowski responsabilizó al gobierno conservador, aunque justificó el rechazo de su país a los refugiados sirios, afganos o iraquíes que quedaron atrapados en la frontera con Bielorrusia.

“(El gobierno) también estaba construyendo un muro entre Polonia y Bielorrusia, lo cual es más comprensible porque era el régimen bielorruso quien estaba intentando crear problemas en nuestra frontera, pero ahora, afortunadamente, incluso este gobierno conservador ha decidido recibir a los ucranianos con los brazos abiertos”, explicó.

Lo que está pasando en Polonia “no tiene precedentes”, dice, pero sin la sociedad civil, las ONG y los voluntarios, el sistema habría “estallado hace mucho tiempo, así que esto (la solidaridad) no solo es por las acciones del gobierno, sino de la sociedad civil”, argumenta.

“Todo el mundo está dando lo mejor de sí, pero la cuestión es cuánto tiempo podremos seguir así”, se pregunta.

Editado por Miriam Burgués