Kaja Kallas, primera ministra de Estonia: la UE tiene que dejar de hablar con Putin

Kaja Kallas, primera ministra de Estonia, pide dejar de hablar con Putin

Kaja Kallas, primera ministra de Estonia, pide dejar de hablar con Putin. [EFE-EPA]

Tallin /Estonia (EA.com)/Madrid (EuroEFE).- No tiene ningún sentido hablar con el presidente de Rusia, Vladimir Putin, si el objetivo de Occidente es aislar al hombre fuerte del Kremlin, ha asegurado la primera ministra de Estonia, Kaja Kallas, en entrevista exclusiva con EURACTIV.com, socio de EFE.

Las palabras de Kallas pueden interpretarse como una crítica no velada a la “diplomacia telefónica” (y también presencial, en el Kremlin) que desde la invasión rusa de Ucrania, el pasado febrero, han llevado a cabo, entre otros, el presidente de Francia, Emmanuel Macron.

«Creo que si todo el mundo le llama constantemente, el mensaje que recibe (Putin) es que no está aislado. Así que si de verdad queremos transmitir el mensaje de que ‘está aislado’ (de la comunidad internacional), no le llamemos, no tiene sentido», aseguró Kallas, reiterando así el mensaje que trasladó a mediados de este mes ante un auditorio multinacional en la Conferencia Lennart Meri de Tallin.

«(Putin) cree que está en el foco de atención porque todo el mundo quiere hablar con él. Pero, ¿qué conseguimos con eso? No constato resultado alguno (con las conversaciones), porque después de todas esas charlas, ocurrió (la masacre) de Bucha, la de Irpin, no hemos visto ninguna señal de desescalada», añadió Kallas en la entrevista.

Macron, quien junto con el canciller alemán, Olaf Scholz, han intentado encontrar una salida negociada a la guerra, comentaron hace un par de semanas que Rusia y Ucrania tendrán que alcanzar una salida negociada, sin humillación de ninguna de las dos partes beligerantes.

Preguntada por la necesidad o no de «mantener abiertos los canales diplomáticos», Kallas aseguró que en su opinión no tiene, hoy por hoy, «ningún sentido” hablar con Putin.

Putin y Guterres discrepan radicalmente respecto a Ucrania

Moscú (EuroEFE).- El líder ruso, Vladímir Putin, discrepó hoy radicalmente en su valoración del conflicto en Ucrania con el secretario general de la ONU, António Guterres, quien no dudó en llamar «invasión» a la campaña militar de Rusia, a la …

Durante los últimos meses, Francia y Alemania se han enfrentado a numerosas  críticas tras el fallido “proceso de paz de Minsk”, que ha tratado de frenar la guerra en el Este de Ucrania, que comenzó cuando los separatistas apoyados por Rusia se apoderaron de franjas de territorio tras la anexión rusa de la península de Crimea en 2014.

Pero años después no se ha producido un acuerdo político completo, y Kiev ha responsabilizado a los esfuerzos diplomáticos internacionales de facilitar -de alguna manera- la invasión rusa, el pasado 24 de febrero.

Preguntada por cómo evitar un escenario de «Minsk III», Kallas aseguró que la paz no puede ser el objetivo único de las futuras negociaciones, una vez finalizada la guerra.

«Ya hemos cometido ese error tres veces en los casos de Georgia, Donbás y Crimea. Pensamos que tenemos un tratado de paz, todo el mundo se queda dónde está y volvemos a las andadas», subrayó.

«Porque en esos territorios ocupados, las atrocidades no cesarán aunque haya paz», aseguró Kallas, en referencia a la experiencia de Estonia tras la Segunda Guerra Mundial.

Por otro lado, Kallas comentó que la narrativa en torno a las conversaciones de paz también es errónea, y que debería ser Ucrania quien decidiera que está dispuesta a poner sobre la mesa.

«Nosotros nos preguntamos: ¿qué podría hacer Occidente para desescalar? ¿Qué podría hacer Ucrania para desescalar? Es decir, ellos (los ucranianos) no han hecho nada malo, defienden a su país que es atacado», agregó.

Preguntada por si considera que tras la invasión rusa de Ucrania, Europa está mirando ahora más al Este, Kallas comentó: «lo que ha cambiado es que a nosotros (los europeos del Este) se nos escucha (…) mucho más de lo que se nos escuchaba antes».

«Para los grandes países europeos que tienen vecinos mucho mejores que nosotros (en referencia a Rusia), la principal preocupación es la migración, pero tienen que entender que si hay una paz débil, la migración continuará porque la gente tendrá miedo de vivir allí», añadió.

Preguntada sobre si se podría responsabilizar personalmente a Putin de los crímenes de guerra (como el de Bucha), Kallas aseguró que la UE debe «hacer todo lo posible para (…) perseguir esos crímenes».

LA LIBERTAD NO TIENE PRECIO

Y eso incluiría, en su opinión, perseguir penalmente no sólo a los militares de más alto rango responsables de las atrocidades, a quienes han dado las órdenes, sino también a las personas que están cometiendo los crímenes sobre el terreno.

«¿Por qué? Porque la invasión no puede salirles gratis», aseguró Kallas, al tiempo que añadió que de lo contrario se estaría dando “una clara señal a todo el mundo de que es posible cometer esos actos (criminales)” y salir impune.

Los esfuerzos para detener la maquinaria bélica de Putin en Ucrania y para aislar a Rusia política y militarmente deben continuar, subrayó Kallas.

«Lo que realmente perjudica a la maquinaria bélica y a su financiación son los ingresos procedentes de los hidrocarburos, que suponen hasta el 40% del presupuesto de Rusia», recordó.

No obstante, la primera ministra de Estonia admitió que aunque en un primer momento, la primera tanda de sanciones sólo perjudicaban a Rusia, en estos momentos Europa, y Occidente, también sienten su efecto nocivo en la economía.

«El gas puede ser caro, pero la libertad no tiene precio (…) es muy difícil de explicar a aquellos países y personas que nunca han perdido su libertad», concluyó.

Editado por F.Heller