Portugal: Cerrar la frontera con España fue una decisión difícil pero ejemplar

El ministro de Asuntos Exteriores de Portugal, Augusto Santos Silva, este lunes en Lisboa durante una entrevista con la Agencia EFE. EFE/ Andrea Caballero

Lisboa (EuroEFE).- Cerrar la frontera con España dos veces y durante varios meses durante la pandemia fue una decisión difícil para Portugal, reconoce el ministro de Exteriores luso, Augusto Santos Silva. El ministro no descarta una línea de alta velocidad entre Madrid y Lisboa pero admite que no está entre las prioridades actuales, considera que 2021 no será aún el año de la recuperación del turismo y califica el “sofagate” como un un episodio “lamentable”.

En una entrevista con Efe en Lisboa, el canciller defendió, no obstante, que el cierre era una medida “necesaria” y se hizo de forma “ejemplar” pues ambos países “siempre se entendieron sobre cómo se debía limitar la movilidad cuando la pandemia lo exigió” y hubo una coordinación continua entre los ministros del Interior de España y de Administración Interna de Portugal.

“El cierre de las fronteras fue siempre decidido por común acuerdo. Esa es la diferencia. Portugal y España fueron ejemplares”, afirma Santos Silva, que refiere que las relaciones entre Madrid y Lisboa “son óptimas”.

DECISIONES DIFÍCILES

Desde que estalló la pandemia, la frontera hispanolusa -1.200 kilómetros y considerada la más antigua de Europa- ha vivido dos periodos de tránsito restringido, entre el 17 de marzo y el 30 de junio de 2020, y del 31 de enero al 30 de abril.

En los dos casos, cuando se limitó la movilidad “se respetaron los derechos de los trabajadores transfronterizos y de los residentes en los dos países que querían regresar a su patria”, considera el canciller luso, que admite que fue “difícil”, pero es algo a lo que ya se han habituado desde que llegó la covid.

“Todas las decisiones que tuvimos que tomar por la pandemia fueron muy difíciles. ¿Qué decisión más difícil que impedir a la gente salir de casa? ¿Obligarles a estar en su localidad sin poder salir, cuando hicimos cercas sanitarias? ¿Prohibir a las tiendas que abran, prohibir a la gente que vaya al teatro, obligarlas a partir de cierta hora a estar en casa?”, recuerda.

Fueron todas “decisiones muy difíciles, pero necesarias”, y sobre todo, “produjeron efectos positivos”, continúa en la entrevista con Efe.

Portugal adelanta la última fase del desconfinamiento y abre la frontera con España

Lisboa (EuroEFE).- Portugal va a adelantar la última fase de su plan de desconfinamiento, prevista inicialmente para el 3 de mayo, al día 1, cuando también abrirá la frontera terrestre con España, gracias a la estabilización de la pandemia en …

OPTIMISTAS PERO PRUDENTES

¿Habrá un tercer cierre? Santos Silva considera que la situación actual permite cierto optimismo, pero pide “prudencia” y recuerda lo ocurrido en Portugal en los últimos meses.

“En Portugal tenemos una experiencia que podemos compartir. En enero, fuimos los primeros europeos en ser alcanzados por la variante británica. Eso provocó una subida en flecha de nuestras cifras, de infecciones, de hospitalizaciones, de muertes

“Llegamos a ser el país del mundo con el número más elevado de nuevas infecciones. Tomamos medidas muy duras y, en consecuencia, hace más de un mes que somos el mejor país de la Unión Europea en lo que respecta a la pandemia. Esto nos autoriza a tener confianza, pero al mismo tiempo mucha prudencia”, dice.

Porque “nadie puede decir que ya se ha librado de la pandemia”, avisa, a pesar del progreso de la vacunación.

Portugal llegó a superar en enero las 16.000 infecciones y 300 muertes diarias, unas cifras que colapsaron el sistema sanitario luso y provocaron un severo confinamiento.

Hoy el país ha levantado el estado de emergencia, registra una media de entre 400 y 500 contagios al día e incluso ha vivido varias jornadas sin muertos.

ALTA VELOCIDAD MADRID-LISBOA  AHORA NO ES PRIORITARIA

Santos Silva no descarta por completo una línea de alta velocidad entre Madrid y Lisboa pero admite que no está entre las prioridades actuales y advierte que las conexiones ibéricas deben tener en cuenta los intereses de España y Portugal.

“Hay que abordar la red de alta velocidad en la península ibérica desde el punto de vista de los intereses de los dos países. El interés de Portugal no es tener sólo una conexión a Europa a través de Madrid. Es tener conexiones en alta velocidad ferroviaria en plural, varias conexiones”, señaló.

Aunque respondió con un “no” al ser cuestionado sobre si la alta velocidad entre las dos capitales ibéricas está descartada, refirió que actualmente Portugal tiene dos prioridades para invertir en sus redes ferroviarias, y ninguna pasa por Madrid.

La primera es aproximar más las áreas metropolitanas de Lisboa y Oporto a través de la alta velocidad, para acortar el tiempo de viaje. La segunda, “prolongar esa línea hasta Galicia”.

“Y tendremos otras prioridades. Los dos ministros de Transportes portugués y español siguen trabajando sobre eso”, asegura.

Las conexiones transfronterizas han sido un tema recurrente en las últimas cumbres bilaterales entre Portugal y España.

El único enlace ferroviario que existía entre las dos capitales era el Lusitania, un tren nocturno que une Lisboa y Madrid en 10 horas cuyo servicio fue interrumpido en marzo de 2020 por las restricciones de la pandemia de coronavirus y desde entonces no se ha retomado entre dudas sobre su rentabilidad.

Portugal ya se mostró disponible para hablar con Renfe de la recuperación de este servicio.

“Para nosotros es muy importante mantener el tren nocturno y tenemos mucho trabajo por hacer con Renfe. Queremos mantener el servicio. Podemos financiar nuestra parte, pero tenemos que hacerlo con los españoles”, dijo hace un mes el ministro de Infraestructuras luso, Pedro Nuno Santos.

En el norte la situación es diferente y sí se ha mantenido el servicio entre Oporto (Portugal) y Vigo (España).

El pasado 25 de abril Portugal estrenó el servicio comercial con trenes eléctricos entre Oporto y Valença do Minho, justo en la frontera con Galicia, que permite acortar el viaje en 15 minutos.

2021 AÚN NO SERÁ EL AÑO DEL TURISMO PESE A CERTIFICADO DE VACUNACIÓN

El ministro opinó que aunque se avance en el uso del llamado “pasaporte covid” para la campaña veraniega, 2021 “no va a ser todavía un año de recuperación fuerte para el turismo”.

“Todavía no hemos pasado la página de la pandemia, así que tenemos que ser muy prudentes y graduales”, subrayó el ministro, quien confió en que el certificado verde digital, conocido como “pasaporte covid” propuesto en marzo por la Comisión Europea pueda estar operativo antes del verano.

Una fórmula que “facilita la circulación entre los países de Europa”, señaló el ministro y que puede aliviar el “impacto negativo que la pandemia tuvo sobre el turismo”, aunque no implicará una “recuperación fuerte” y las cifras de este año “todavía estarán muy alejadas de los valores de 2019”.

El certificado verde digital proporcionará información sobre si el viajero está vacunado, se ha hecho una PCR negativa o ya ha superado la enfermedad.

Una medida que, según Santos Silva, no es “discriminatoria” para quienes todavía no hayan sido vacunados porque “no es un pasaporte, no es una condición necesaria para circular”.

“Las personas pueden circular sin certificado”, subrayó pero este documento proporciona información que evita cuarentenas o medidas adicionales.

El ministro luso es prudente sobre la evolución de la pandemia y, en consecuencia sobre la temporada turística, y apuesta por un abordaje “gradual”.

No obstante, reconoce el interés de Portugal por recuperar el turismo británico, uno de sus principales mercados, en especial en zonas como el Algarve.

Las autoridades portuguesas, admite, han mantenido contacto con las británicas para “gestionar un verano con el cuidado que la situación sanitaria exige, pero aprovechando el hecho de que la situación mejora”.

Los turistas británicos representan alrededor del 20% de los extranjeros que pasan sus vacaciones en Portugal.

En 2019, Portugal recibió alrededor de 27 millones de turistas, cifra que en 2020 se desplomó debido a la pandemia hasta los 10,5 millones de huéspedes en hoteles, un 61,3 % menos que en 2019.

EL “SOFAGATE”, UN EPISODIO LAMENTABLE 

En otro orden de cosas, Santos Silva consideró que el llamado “sofagate”, como se conoce el incidente diplomático que dejó a la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, en un segundo plano en su visita a Ankara, fue un episodio “lamentable” que debe ser superado.

“Hago mías las palabras del presidente (del Consejo Europeo) Charles Michel cuando dijo que pedía disculpas, que había sido un error lamentable, que hasta dormía mal por eso. Comprendo esa reacción porque fue un episodio lamentable”, dijo.

El canciller luso calificó así el incidente ocurrido durante una visita oficial de Von der Leyen y Michel a Ankara, donde la alemana se quedó sin silla y relegada a un segundo plano mientras su colega europeo parecía no inmutarse.

Preguntado sobre qué habría hecho él en la situación de Michel, Santos Silva fue contundente: “Yo creo que todo el mundo comprendería que un portugués, instintivamente y hasta por razones de cultura, de costumbre y de tradición, se levantaría si viese a una mujer en pie”.

No obstante, el ministro insistió en que el episodio “puede y debe ser superado”.

“Todos cometemos errores y, cuando los cometemos, los asumimos y tomamos las decisiones necesarias para que los errores no se repitan”, consideró Santos Silva, convencido de que no vale la pena “estar echando sal en la herida” y es necesario “seguir adelante”.

La Cumbre de Oporto, la oportunidad de avanzar hacia una Europa social

Lisboa (EuroEFE).- “Es tiempo de actuar”. El lema de la presidencia portuguesa de la UE define con precisión el desafío que enfrentan los Veintisiete ante la Cumbre Social prevista para esta semana en la ciudad lusa de Oporto, una cita …

El titular de Exteriores recordó que el plan de acción para el Pilar Europeo de los Derechos Sociales que será abordado esta semana en la Cumbre Social de Oporto tiene, como una de las “medidas esenciales”, “reducir, por lo menos a la mitad, la diferencia que hoy existe entre salarios de hombres y mujeres”.

“No es la única medida, pero es una de las varias que tenemos que tomar para que la igualdad de género sea una realidad en Europa, más de lo que es hoy, y para que la igualdad de derechos de hombres y mujeres sea reconocida por todos en todas las circunstancias”.

Editado por Virginia Hebrero