La EMA no ve vínculo científico entre la vacuna de AstraZeneca y trastornos sanguíneos

Vacunación n el hospital Curry Cabral de Lisboa (Portugal). EFE/EPA/JOSE SENA GOULAO

La Haya (EuroEFE).-La Agencia Europea del Medicamento (EMA) no aprecia este martes “vínculos” de la vacuna de AstraZeneca con la aparición de algunos casos de trombosis y embolias y sigue “firmemente convencida” de que sus “beneficios” en combatir la covid-19 superan “los riesgos”, según su directora, Emer Cooke.

Cooke subrayó, en una intervención telemática, que no se dudará en tomar medidas si los expertos detectan en su investigación algún problema “que no pueda resolverse”, aunque, de momento, no se ha encontrado “evidencia” que sugiera que este fármaco cause directamente problemas de coagulación sanguínea en los pacientes vacunados.

Pidió esperar a una “evaluación completa” para descartar completamente que haya alguna relación entre algún lote de dosis producidas por AstraZeneca, un escenario que los expertos del comité de seguridad (PRAC) están investigando desde que Austria dio la voz de la alarma la semana pasada, retirando un lote específico de estas vacunas, el ABV5300, que contenía en total un millón de dosis distribuidas entre 17 países miembros.

Pero, de momento, tampoco cree que haya problemas específicos con ese lote porque hay personas que presentaron eventos tromboembólicos tras recibir dosis de otros paquetes.

“Tenemos que estudiar primero todos los hechos a fondo científicamente, se lo debemos a los ciudadanos europeos”, agregó Cooke, quien subrayó que, si los expertos creen “que hay un problema que no pueda resolverse” con esta vacuna, tampoco dudarán en “tomar los pasos necesarios” o en añadir al prospecto de AstraZeneca una advertencia concreta.

Varios países europeos, incluidas Alemania, España, Francia e Italia, tomaron estos días la precaución de suspender el uso de esta vacuna en sus campañas de forma temporal, a la espera de que la EMA concluya su investigación científica sobre la existencia de un vínculo causal con los casos de trombos y embolias reportados por diferentes autoridades, o si estos eventos son “una coincidencia”.

Cada año, se detectan miles de casos de desarrollo de coágulos de sangre entre los ciudadanos europeos por diferentes razones médicas, y, desde que empezó la vacunación en la Unión Europea a finales de diciembre, el número de eventos tromboembólicos en las personas vacunadas no parece ser mayor que el observado en la población general, según Cooke.

Además, durante los ensayos clínicos llevados a cabo por AstraZeneca antes de lograr la licencia de uso condicional en la UE a finales de enero, no fueron detectados casos de tromboembolismo posteriores a la vacunación, por lo que esta condición no se recoge como posible efecto secundario de la vacuna, que suele provocar dolor de cabeza o muscular, molestias en la zona del pinchazo, fatiga o fiebre, entre otros síntomas leves o moderados.

“Si se vacuna a millones de personas, es inevitable que se presenten casos incidentales y se destaquen. Depende de nosotros investigar si esto está realmente relacionado con la vacuna o si hay otras causas”, añadió Cooke, quien hizo hincapié en que las complicaciones reportadas se han dado solo en “un número muy reducido de personas”, aunque rechazó detallar la cifra exacta de vacunados que informaron de problemas de coagulación en la UE.

El PRAC espera poder anunciar sus conclusiones científicas sobre estos eventos el próximo jueves, cuando acabe su investigación de los casos reportados a la EMA, también por el Reino Unido.

De momento, Cooke subrayó que no ven señales que sean “motivo de preocupación” como para recomendar firmemente la suspensión del uso de esta vacuna en la UE, y reconoció “preocupación de que haya un efecto en la confianza en las vacunas” tras la suspensión del uso de AstraZeneca en varios países europeos.

Mientras la vacunación con AstraZeneca está paralizada en muchos países a la espera de la investigación de la EMA, la Comisión Europea anunció hoy que ha llegado a un acuerdo con el laboratorio de BioNTech-Pfizer para que adelanten al segundo trimestre la entrega de 10 millones de dosis de su vacuna, inicialmente parte de las previstas para el tercer y cuarto trimestre de 2021, con vistas a acelerar la campaña de vacunación antes del verano.

La Comisión tiene planeado presentar mañana su propuesta para crear un pasaporte de vacunación que certifique que su portador está inmunizado o ha dado negativo en un test PCR, una medida que busca facilitar los viajes en la UE, pero que genera dudas por su posible carácter discriminatorio hacia las personas no vacunadas.

Esta idea recibió este martes el rechazo de la directora del Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades (ECDC), Andrea Ammon, quien consideró que “crear ciertas libertades en conexión con (la vacunación) supone un trato desigual”, dado que, por ahora, la gran mayoría de ciudadanos no ha tenido la opción de vacunarse. E

MUCHOS PAÍSES SUSPENDEN la VACUNACIÓN CON ASTRAZENECA POR CAUTELA

La cautela ha llevado a un buen número de países en diferentes partes del mundo a suspender la vacunación de sus nacionales con el preparado de la empresa AstraZeneca después de varios casos de trombosis entre personas a las que se les había inoculado.

La Agencia Europea del Medicamento (EMA) informará este martes sobre la investigación en curso de la vacuna de AstraZeneca y los casos reportados de tromboembolismo, en una rueda de prensa convocada a última hora por su directora ejecutiva, Emer Cooke, a pesar de que no se esperaba una actualización hasta el jueves.

Grecia, Bélgica y Tailandia son de los pocos Estados que ha optado por mantener la vacunación contra la covid-19 con los viales de la empresa AstraZeneca mientras la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) no recomiende su suspensión.

“Estamos esperando las decisiones de los organismos oficiales, como la Agencia Europea de Medicamentos, que se reunirán (para abordar) sobre este tema a finales de esta semana…mientras tanto las vacunaciones continuarán con normalidad”, dijo este martes el ministro de Sanidad griego, Vassilis Kikilias. De las 172.000 personas que han sido inoculadas hasta el momento con el producto de AstraZeneca tan solo una tuvo un episodio tromboembólico, que no fue causado por la vacuna en cuestión, según concluyó la Agencia Griega de Medicamentos.

Sin embargo, hoy las autoridades sanitarias suecas anunciaron la suspensión temporal de la aplicación de la vacuna de AstraZeneca contra la covid-19 hasta que la Agencia Europea del Medicamento (EMA) finalice su investigación.

“La decisión obedece a una medida de precaución”, informó en un comunicado el epidemiólogo jefe de la Agencia de Salud Pública (FHOM), Anders Tegnell. La FHOM resaltó que tanto la EMA como su equivalente en Suecia investigan los informes de síntomas sospechosos detectados en individuos vacunados con AstraZeneca para determinar si hay una relación entre ambos, aunque en este país nórdico no se han registrado casos de ese tipo.

Varios países han aplicado medidas similares desde que Dinamarca fue el primero en hacerlo el pasado jueves, debido a la detección de casos inusuales de trombosis en varios pacientes, uno de ellos fallecido, al igual que en Noruega.

COORDINACIÓN EUROPEA

Es el caso de Alemania, Francia, España e Italia, que se coordinaron este lunes para parar la vacunación con AstraZeneca a la espera de que las autoridades europeas evalúan si supone algún riesgo de trombosis.

La secretaria de Estado de Industria de Francia, Agnès Pannier-Runacher, explicó hoy que “no es casualidad” que esos cuatro países comunicaran el mismo día la suspensión de la administración de dosis AstraZeneca.

Recordó que en la Unión Europea (UE) se han censado una treintena de casos de los más de cinco millones de dosis administradas y en el Reino Unido 24 sobre diez millones.

Por su parte el Gobierno alemán informó hoy de la suspensión de la reunión virtual sobre la campaña de vacunación prevista para mañana entre la canciller, Angela Merkel, y los poderes regionales después de la interrupción en este país de manera preventiva de la vacuna de AstraZeneca.

El Ministerio de Sanidad apuntó que será en todo caso la EMA la que decida en último término “si esta nueva información afecta a la autorización de la vacuna y en qué forma”.

En cambio, el portavoz interfederal belga para el coronavirus, Yves van Laethem, reiteró hoy que Bélgica mantiene su confianza en el preparado de AstraZeneca pese a la oleada de suspensiones de su uso en buena parte de Europa y continuará usándolo en su campaña de vacunación. “Tenemos que ser lo más científicos posibles en la tormenta mediático-política que agita Europa”, recalcó.

La OMS pide no ceder al pánico y seguir la vacunación con AstraZeneca

Ginebra (EuroEFE).- La Organización Mundial de la Salud (OMS) pidió hoy no ceder ante el pánico y volvió a recomendar a los países que cuentan con la vacuna de AstraZeneca que continúen utilizándola para proteger a sus poblaciones contra la …

TAILANDIA VUELVE A ASTRAZENECA

En Tailandia se administró este martes la vacuna contra la covid-19 fabricada por AstraZeneca al primer ministro, Prayut Chan-ocha, y a otros ministros del gobierno, tras posponerse en el país durante cuatro días la inoculación con ella por las dudas surgidas sobre sus efectos secundarios.

El mandatario declaró tras recibir la primera dosis que con su ejemplo pretende “crear confianza entre los tailandeses” de cara a la campaña de vacunación masiva con la que se espera inmunizar a unos 30 millones de personas.

El pasado viernes, las autoridades sanitarias tailandesas anunciaron in extremis la suspensión del inicio de la vacunación con el fármaco de la compañía farmacéutica anglosueca después de que algunos países europeos hicieran lo mismo por sus posibles efectos adversos.

Sin embargo, el equipo de expertos médicos del Ministerio de Sanidad Pública tailandés dijo haber recibido garantías tanto de la Organización Mundial de la Salud (OMS) como de la Agencia Europea del Medicamento de que la vacuna es “segura” y de que “no hay pruebas que asocien la vacunación con casos de troboembolismo”.

LATINOAMÉRICA

Las dudas crecientes sobre la vacuna contra la covid-19 de AstraZeneca amenazan la inmunización de millones de personas en América, sobre todo en países con una cartera reducida de vacunas y que dependen totalmente de las dosis de la farmacéutica anglo-sueca.

Honduras, México, Argentina, República Dominicana, Guatemala, El Salvador, Brasil, Nicaragua y algunos territorios de las islas del Caribe siguen administrando las dosis de la farmacéutica o esperan recibirlas como Panamá.

De todas formas, muchos de los países de América Latina tienen contratos firmados con la farmacéutica. Brasil ya confirmó la compra de 224,4 millones de dosis, Colombia adquirió 10 millones y México 79,4 millones con el compromiso de producir la vacuna en el país.

Una larga lista donde también están Perú (14 millones), República Dominicana (10 millones, más 110.000 producidas por India), Nicaragua (200.000), Ecuador (5 millones), Costa Rica (1 millón), Argentina (23,5 millones) pero de la que queda fuera Cuba.

En el caso de México, el responsable contra la pandemia del coronavirus en el país, Hugo López-Gatell, confirmó que el gobierno pidió a su homólogo estadounidense dosis de vacunas anticovid de la firma británica AstraZeneca.

Por su parte, la vicepresidenta ejecutiva de Venezuela, Delcy Rodríguez, anunció este lunes que su Gobierno no autorizará el uso de la vacuna de AstraZeneca contra la covid-19 por sus efectos en los pacientes.

“Venezuela no dará permiso a la vacuna AstraZeneca para ser utilizada en nuestro país por los efectos que esta tiene en los pacientes”, dijo Rodríguez, en una alocución televisada, al término de una reunión con el director en el país suramericano de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Paolo Balladelli.

Hasta ahora, el Ejecutivo del presidente Nicolás Maduro ha informado de la recepción en el país de 700.000 vacunas anticovid, entre ellas la rusa Sputnik V y la china Sinopharm, que han sido aplicadas a parte del personal sanitario, altas autoridades de los poderes públicos y cientos de operadores políticos afines al chavismo.

Editado por Virginia Hebrero