Alemania regresa a las fuertes restricciones, Francia vuelve a confinarse y España se cierra por regiones

Una mujer pasa frente a la vitrina llena de mascarillas de una tienda de París (Francia). EFE/EPA/IAN LANGSDON

Redacción Internacional (EuroEFE).- Alemania anunció este miércoles el regreso desde el 2 de noviembre a las restricciones masivas para atajar la propagación de la segunda ola del coronavirus, mientras que Francia volverá a confinarse, como mínimo hasta el 1 de diciembre, y España se cierra por regiones de cara al puente de Todos los Santos.

En Alemania habrá cierres con compensación económica de teatros a gimnasios, de cines a spas y ferias, pero con colegios y comercio abiertos.

La canciller alemana, Angela Merkel, y los jefes de los ejecutivos de los 16 “Länder” llegaron a este acuerdo básico, que se prolongará por cuatro semanas desde esa fecha e incluye la reducción a diez personas de dos distintos domicilios las reuniones en espacios privados.

Un “rompeolas” en Alemania

El paquete de restricciones a la vida pública y la actividad económica, denominado “rompeolas”, se basa en una propuesta elaborada por el Ministerio de Finanzas que contempla paliar hasta un 75 % las pérdidas que se deriven del cierre de las empresas afectadas y cuenta con una partida especial de 10.000 millones de euros.

“Debemos encontrar una vía para garantizar la salud pública y no llegar a una situación de emergencia nacional”, advirtió en una rueda de prensa Merkel.

Es necesario actuar “aquí y ahora” con medidas “duras”, añadió la canciller, porque la situación es “muy grave”: con el crecimiento exponencial que está registrando la pandemia -la cifra de nuevos contagios diarios se ha duplicado en los últimos siete días- en cuestión de “semanas” el sistema sanitario alemán podría llegar “al límite de su capacidad”.

“Debemos aplanar de nuevo la curva. La cifra de nuevos contagios debe estabilizarse y volver a bajar para poder rastrear los contagios”, indicó Merkel, quien reconoció que actualmente no es posible trazar el origen del 75 % de los nuevos contagios que se detectan.

“Queremos volver a controlar los contagios. Debemos poder trazar los contactos para evitar una propagación descontrolada”, afirmó la canciller, quien indicó que en abril fue posible por el “sentido común” y la “solidaridad” de la población.

Las prioridades que subyacen en este acuerdo, añadió la canciller, son económicas y educativas: se ha intentado mantener la “vida económica en lo posible intacta” y mantener abiertos colegios y guarderías, aunque mejorando sus protocolos de higiene y seguridad.

Francia vuelve a confinarse

Los franceses volverán a estar confinados a partir de este viernes y hasta el próximo 1 de diciembre, como mínimo, según anunció este miércoles el presidente, Emmanuel Macron, obligado a recurrir a la medida que trataba de evitar por todos los medios ante el fracaso de mecanismos como el toque de queda contra la expansión del coronavirus.

“Ni las previsiones más pesimistas habían anticipado que el virus circulara con esta rapidez”, reconoció Macron en un discurso televisado a la nación, en el que advirtió de que esta segunda ola “será más dura y mortífera que la primera”.

El Gobierno francés ha decidido la aplicación de este nuevo confinamiento tras consultas con el consejo científico, las fuerzas políticas y los socios europeos tras constatar que en Francia el número de contagios confirmados se ha duplicado en menos quince días, hasta superar el 1,2 millones de casos totales. El total de fallecidos en Francia por covid-19 es de 35.785.

Además, advirtió Macron, un 35 % de los pacientes en ucis tienen menos de 65 años.

Este nuevo confinamiento será más flexible que el impuesto en marzo: las escuelas permanecerán abiertas, el trabajo continuará en la medida de lo posible y las residencias de ancianos permitirán las visitas, según detalló Macron.

Bares, restaurantes y comercios permanecerán cerrados aunque, en función de la evolución del virus, dentro de quince días se volverá a evaluar esta medida para ver si posible reabrir ciertos comercios, en un período marcado por las compras navideñas.

El teletrabajo se generalizará en la medida de lo posible, se prohibirán las reuniones privadas y en el espacio público, y solo se podrá salir de casa para ir a trabajar, acudir a una cita médica, asistir a un familiar, hacer compras de primera necesidad o hacer deporte en los alrededores del domicilio, siempre que se presente una declaración por escrito de las causas de la salida.

Tampoco se permitirán los traslados entre regiones, a excepción de este fin de semana para que las personas que se encuentran de vacaciones escolares puedan regresar a sus hogares.

Sí se podrá viajar a otros países del espacio europeo pues, al contrario que en marzo, las fronteras internas de la UE permanecerán abiertas, mientras que las exteriores se cerrarán. Eso sí, se harán pruebas de diagnóstico a todos los viajeros que lleguen a Francia.

España se cierra por regiones 

La mayoría de regiones españolas han optado por el cierre perimetral para evitar la propagación de los contagios por coronavirus, mientras que Madrid pedirá al Gobierno central cerrar por días de cara al puente de Todos los Santos, festividad en la que muchos ciudadanos optan por abandonar esa comunidad autónoma para pasar unos días de descanso en otros lugares de España.

La presidenta madrileña, la conservadora Isabel Díaz Ayuso, puso este miércoles como condición para cerrar la comunidad de Madrid que el presidente del Gobierno español, el socialista Pedro Sánchez, acepte la opción de hacer confinamientos en las comunidades autónomas solo “por días”.

“Podemos intentarlo, este puente (los tres días festivos por la celebración del día de Todos los Santos el lunes 1 de noviembre) es una buena oportunidad”, dijo hoy Ayuso tras una reunión con los presidentes de Castilla y León y Castilla-La Mancha, limítrofes con Madrid, quienes anunciaron que cerrarán las comunidades que gobiernan hasta el 9 de noviembre.

Fuentes de la Comunidad de Madrid han aclarado posteriormente a Efe que si el Gobierno central no permite cerrar solo el fin de semana, la presidenta regional no confinará perimetralmente la región.

Según los datos oficiales, Madrid, que ya supera los 300.000 casos de coronavirus, se sitúa a la cabeza de nuevos contagios, con 2.152 en las últimas 24 horas (el 29 % del total); seguida de Cataluña (noreste), con 1.522; Aragón (este), con 1.174, y País Vasco (norte), con 999.

Los mismos datos señalan que España sumó 19.765 nuevos positivos, de los que 9.303 se confirmaron en las últimas 24 horas, con lo que la cifra total de contagios desde el inicio de la pandemia asciende a 1.136.503 y la de muertes a 35.466, con 168 fallecidos más.

Las bolsas europeas se desploman

El nerviosismo ha vuelto a los inversores por la expansión del coronavirus, las restricciones a la movilidad en Europa y la proximidad de las elecciones en EEUU, una cita que suele generar incertidumbre, lo que se ha traducido en fuertes caídas en las bolsas europeas, superiores incluso al 4 %.

El panorama se completa con un desplome del precio del petróleo y con la afluencia del dinero hacia activos seguros como el dólar o la deuda de países solventes, mientras que el oro baja por la fortaleza de la moneda estadounidense.

Al cierre, Fráncfort ha bajado un 4,17 %; Milán, un 4,06 %; París, un 3,37 %; Madrid, un 2,66 %; y Londres, un 2,55 %.

Los mercados europeos han sido más castigados que los asiáticos. Tokio ha caído un 0,29 % y Hong Kong, un 0,32 %, mientras que Seúl ha subido un 0,62 %.

En este contexto, mañana se reúne el Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE), aunque no se esperan cambios en la política monetaria.

Pimco, una de las mayores gestoras del mundo, cree que en diciembre el BCE aumentará y extenderá el programa de compra de activos, que ahora tiene un límite de 1,35 billones de euros y estará en vigor hasta junio de 2021.

En el mercado del petróleo, los precios caen con fuerza por el temor a que la segunda ola de la pandemia reduzca la demanda y porque los inventarios de crudo en EEUU han crecido más de lo previsto.

Las reservas de petróleo aumentaron en 4,3 millones de barriles la semana pasada, según el Departamento de Energía.

El Brent, el crudo de referencia en Europa, baja un 5 % y ronda los 39,5 dólares por barril, mientras que el West Texas Intermediate (WTI), referente en EEUU, se deja casi el 6 %, y se acerca a los 37 dólares por barril.

El precio del oro, uno de los activos refugio en tiempos de crisis, pierde el nivel de los 1.900 dólares por onza y cotiza en torno a 1.880 dólares.

El motivo de este descenso es la fortaleza del dólar, que gana posiciones respecto a la mayoría de las divisas. El euro cae frente a la moneda estadounidense y se cambia a 1,175 unidades.

“La volatilidad en la renta variable se traslada al mercado del petróleo y al de divisas”, apunta Aragoneses.

En su opinión, los inversores están “reduciendo su exposición al petróleo” y “se están posicionando a favor del dólar como valor refugio”.

Editado por Miriam Burgués