Alemania vuelve a niveles de contagio de abril y Madrid se prepara para las nuevas restricciones

Unos vecinos conversan en la Avenida de la Albufera en el distrito de Puente de Vallecas (Madrid). EFE/Victor Lerena

Redacción Internacional (EuroEFE).- Alemania ha vuelto a los niveles de contagio por coronavirus del pasado abril, aunque las autoridades consideran que la situación está bajo control. Mientras, la región de Madrid, epicentro de la pandemia en España y Europa, se prepara para vivir a partir del lunes restricciones a la movilidad que afectarán a casi un millón de personas. En Reino Unido los expertos piden más medidas para evitar la llegada de una “segunda ola” y en Rusia también reputan los casos.

En las últimas 24 horas se confirmaron 2.297 nuevas infecciones en Alemania, el nivel máximo desde mediados de abril, según los datos actualizados la pasada madrugada por el Instituto Robert Koch (RKI).

El cómputo de infecciones desde el inicio de la pandemia, en el país de más peso demográfico de la Unión Europea (UE), se sitúa en las 270.000 -de los cuales 239.800 son pacientes recuperados-, con 9.384 víctimas mortales, seis de las cuales en las últimas 24 horas.

“Nuestro sistema sanitario puede afrontar esta situación”, apuntó, a través de su cuenta en twitter, el ministro de Sanidad, Jens Spahn. En Alemania, país donde ni en los momentos más álgidos hubo confinamiento de la población, no se contemplan restricciones a la vida pública y económica como ocurrió entre marzo y abril. Pero sí la adopción de medidas puntuales, de ámbito regional o local.

Especialmente afectada por la pandemia está Baviera (sur), con 16 millones de habitantes y un cómputo de 64.395 infecciones y 2.648 fallecidos desde el inicio de la pandemia. Sus autoridades, que en marzo aplicaron las restricciones más severas del país, adoptaron ahora medidas especiales, aunque sin plantearse nuevos cierres.

En Múnich se impuso la ley seca en toda la Theresienwiese, el recinto donde tradicionalmente se celebra la Oktoberfest, la más popular fiesta de la cerveza del mundo, que habría arrancado este sábado, pero cuya celebración se canceló hace ya meses.

En lugar del multitudinario encuentro, las autoridades han llamado a tomarse la cerveza en casa o alguna de las terrazas que sí están abiertas, pero con aforos reducidos y las debidas medidas.

Enfado, escepticismo y resignación en Madrid

En España casi un millón de personas de la comunidad autónoma de Madrid quedarán recluidas desde el lunes en sus barrios, salvo para ir a trabajar o realizar otras actividades esenciales, una medida excepcional anunciada por las autoridades sanitarias para tratar de frenar al coronavirus que ha sido recibida por los afectados con una mezcla de enfado, escepticismo y resignación.

Treinta y siete áreas sanitarias, repartidas por seis distritos de la capital española y otros siete municipios de la región, componen el mapa del Madrid confinado, integrado en buena medida por barrios de extracción popular.

En esos barrios, además, se limitarán las reuniones de diez a seis personas, habrá una reducción genérica de los aforos al 50 % y se harán un millón de test con el objetivo de identificar a las personas infectadas por la Covid-19.

Las nuevas medidas llegan después de varias semanas registrando el mayor número de contagios de toda España, con cifras que triplican las de otras zonas del país y un aumento de la presión hospitalaria preocupante, con el 64% de las UCI de los hospitales ocupadas por enfermos de Covid.

Los últimos datos oficiales publicados este viernes sitúan a Madrid a la cabeza de las regiones españolas más afectadas por el virus, con 1.553 nuevos casos registrados desde ayer, y como una de las capitales más afectadas por la pandemia en el mundo.

Para encontrar lo más parecido al actual epicentro del virus en Madrid hay que ir a Puente de Vallecas, uno de los 21 distritos que conforman la ciudad de Madrid, que presenta la tasa de incidencia a 14 días más elevada de la región: 1.903,96 casos por cada 100.000 habitantes.

Con cerca de 235.000 habitantes, de los cuales un cuarto son de origen extranjero, es uno de los distritos más empobrecidos de Madrid: la renta media de los hogares es de 25.527 euros anuales, la mitad del distrito de Salamanca, uno de los más ricos de la capital (57.720).

 

Los obispos de España han pedido este sábado en Roma que los responsables políticos del país muestren mayor unidad en la gestión de la pandemia del coronavirus para responder a los problemas que enfrenta la gente, como la pérdida de empleos.

El llamamiento lo ha realizado el presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE), el cardenal arzobispo de Barcelona, Juan José Omella, a los medios españoles en Italia, tras ser recibido por el papa Francisco, junto con el vicepresidente y cardenal arzobispo de Madrid, Carlos Osoro; y el secretario general y obispo auxiliar de Valladolid, Luis Argüello.

“Tenemos en este momento heridas muy fuertes, como el COVID-19, la gente que se queda sin trabajo. En esto yo creo que hay que trabajar. Como presidente de la CEE, en nombre de los demás obispos, (hago) una llamada a que se unan más todas las fuerzas que tenemos en España por avanzar en ese camino”, ha declarado Omella

Piden más medidas de restricción en Reino Unido

El Reino Unido comunicó este sábado otros 4.422 nuevos casos de positivos por COVID-19, la mayor cifra de contagios diarios registrada en el país desde el pasado mayo.

El Ministerio británico de Sanidad reveló asimismo que en las últimas 24 horas fallecieron otras 27 personas por la enfermedad, con lo que el total de muertes por el virus se sitúa en 41.759 desde el comienzo de la pandemia.

La misma fuente oficial agregó que con los nuevos positivos son ya 390.358 el total de los contagios registrados en el país.

El incremento significativo de nuevos casos se conoce después de que el primer ministro británico, Boris Johnson, admitiera ayer que el país se enfrenta a la llegada de una “segunda ola” de COVID-19, un escenario que consideró “inevitable” a raíz de cómo ha evolucionado el virus en otros países europeos, como Francia o España.

Además, la Asociación Médica Británica (BMA) urgía recientemente al Ejecutivo tory a introducir medidas de restricción más severas en Inglaterra a fin de aplanar la curva de nuevos contagiados y evitar otro confinamiento nacional.

El presidente de la BMA, Chaand Nagpaul, consideró en un comunicado que el Gobierno debería desalentar a la ciudadanía a utilizar el transporte público y a organizar encuentros sociales a menos que sea necesario .

Los profesionales médicos también pidieron al Gobierno que se retracte de su premisa de tratar de lograr que los trabajadores del país vuelan a sus puestos y, en lugar de ello, que se les conmine a continuar trabajando desde sus casas a fin de reducir los contactos.

Los contagios también repuntan en Rusia

Los contagios diarios por coronavirus repuntan en Rusia, pero la letalidad de la COVID-19 sigue siendo baja y la situación epidémica en el país se encuentra bajo control, aseguran las autoridades rusas, que no se plantean recuperar medidas drásticas de seguridad sanitaria como el confinamiento.

En las últimas 24 horas, se registraron 6.065 nuevos casos en todo el país, la mayor cifra diaria desde fines de julio, según los datos ofrecidos este sábado por el comité del Gobierno ruso creado para luchar contra la propagación de la COVID-19, enfermedad que ya se ha cobrado 19.339 vidas en Rusia.

“Es un proceso natural de incremento del número de enfermos. Cada vez hay más datos acerca de un aumento estacional de la morbilidad del coronavirus, como ocurre con otras infecciones que se transmiten por vía aérea”, afirmó hoy el epidemiólogo jefe del Ministerio de Sanidad de Rusia, Nikolái Briko, citado por la agencia Interfax.

El especialista explicó que, además de la llegada del otoño, el regreso de los estudiantes a las aulas y de los trabajadores a sus empresas “inevitablemente conduce a que aumenten los contagios”, por lo que hay que “esperar un incremento de los casos de gripe, enfermedades respiratorias y coronavirus”.

En opinión de Briko, “la situación se encuentra bajo control y no será necesario adoptar medidas extraordinarias” y “no debe producirse un retroceso a la situación anterior”, en alusión a medidas como cuarentenas.

“Desde luego, en algunos lugares surgirán situaciones que obligarán a adoptar medidas sanitarias puntuales, pero no en todo el país”, recalcó el epidemiólogo, al destacar que la situación epidémica no es igual en todas las regiones de Rusia.

Editado por Miriam Burgués