Boris Johnson, contagiado de coronavirus, empeora y es trasladado a cuidados intensivos

EFE/EPA/WILL OLIVER

Londres (EuroEFE).- El primer ministro británico, Boris Johnson, ha sido trasladado a la unidad de cuidados intensivos al haber empeorado su estado de salud por el cuadro de coronavirus que presenta, ha informado este lunes un portavoz de Downing Street.

Johnson, de 55 años, dio positivo por COVID-19 hace once días y fue ingresado anoche en el hospital londinense de St Thomas ante los síntomas «persistentes» que presentaba.

«Durante esta tarde, el estado del primer ministro ha empeorado y, bajo las recomendaciones de su equipo médico, ha sido ingresado en la unidad de cuidados intensivos del hospital», señaló su portavoz en un comunicado.

El jefe del Gobierno británico ha sido trasladado a la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del centro médico, ubicado cerca del Parlamento británico, en torno a las 18.00 GMT.

Downing Street subraya que Johnson se encuentra consciente y ha pedido al ministro de Exteriores, Dominic Raab, que ejerza sus funciones cuando sea necesario.

 

 

El ministro de Exteriores cobra protagonismo

Raab presidió esta mañana la reunión diaria para coordinar la respuesta a la pandemia de coronavirus, mientras que el encuentro del gabinete de Gobierno que dirige Johnson cada semana, previsto para este martes, ha quedado pospuesto.

A finales de marzo, Downing Street designó a Raab, de 46 años, como la persona que se haría cargo del Ejecutivo si Johnson se encuentra incapacitado, un puesto que recibe el nombre de «designated survivor» («superviviente designado», en inglés).

El jefe de la diplomacia se encargó de ofrecer la rueda de prensa diaria para informar a los británicos sobre el avance en la lucha contra la pandemia.

«Quiero resaltar que el Gobierno continúa unido en torno a una sola prioridad, derrotar al coronavirus y hacer que esta nación supere los retos que se nos presentan», afirmó Raab, quien aseguró que Johnson permanecerá en el hospital mientras los médicos lo consideren necesario.

Avance de la epidemia

El último incremento diario de muertos por COVID-19 ha sido de 439 víctimas mortales en el país, la menor cifra desde el pasado 31 de marzo. El sábado se comunicó el mayor aumento de fallecidos hasta ahora, 708, mientras que el domingo esa cantidad descendió a 621.

En cuanto a los contagios confirmados, ascienden a 51.608, 3.082 más que ayer, tras haberse realizado 208.837 pruebas diagnósticas.

A pesar del descenso de la mortalidad, el consejero médico del Gobierno, Chris Whitty, que ha superado él mismo la enfermedad, advirtió de que aún es demasiado pronto para juzgar cuándo se va a producir el pico de la pandemia en el Reino Unido.

El alcalde de Londres, el laborista Sadiq Khan, reveló hoy por su parte que diez trabajadores del transporte público de la capital británica han muerto en los últimos días tras dar positivo por el nuevo coronavirus.

El Gobierno ha admitido por su parte de que todos los test de anticuerpos que han comprado hasta ahora para tratar de detectar a las personas que ya han superado la enfermedad han resultado defectuosos y va a tratar de recuperar el dinero que ya ha pagado.

Según los medios británicos, el Ejecutivo había encargado 17,5 millones de esas pruebas diagnósticas.

El investigador de la Universidad de Oxford John Bell, uno de los científicos que asesora al Ejecutivo, afirmó hoy que contar con un test de anticuerpos fiable en el Reino Unido va a costar como mínimo un mes.

Los test masivos son la estrategia que ha puesto el Ejecutivo británico sobre la mesa para poder comenzar a reactivar la actividad económica y poner fin paulatinamente al confinamiento.

«Los anticuerpos se crean durante la infección y alcanzan su máximo nivel 28 días después del contagio. Se mantienen después durante meses y continúan dando protección», describió Bell.

Editado por Miriam Burgués