Las cinco prioridades políticas de la próxima presidencia checa del Consejo de la UE

Las-prioridades-de-la-presidencia-checa-del-Consejo-de-la-UE

Las cinco prioridades políticas de la próxima presidencia checa del Consejo de la UE

Madrid (EuroEFE)/Praga/Bruselas (EA.com).- La guerra en Ucrania, la seguridad energética, la defensa y la ciberseguridad, y la resiliencia económica y democrática de Europa: son los cinco temas que encabezan la agenda política de la próxima presidencia semestral checa del Consejo de la Unión Europea (UE), según un borrador interno al cual ha tenido acceso EURACTIV.

La República Checa asumirá la presidencia rotatoria del Consejo de la UE a partir del próximo 1 de julio hasta finales de año. Durante esos seis meses, Praga estará al mando también de la labor diplomática comunitaria, un papel fundamental en la configuración de la agenda de la UE.

Antes de la invasión rusa de Ucrania, la República Checa suscribió un programa de presidencia tripartita junto con la presidencia francesa saliente y la siguiente presidencia sueca. Sin embargo, la agresión militar rusa, iniciada en febrero pasado, obligó a Praga a adaptar sus prioridades políticas.

«El objetivo general de la Presidencia checa es contribuir en la medida de lo posible a crear las condiciones para la seguridad y la prosperidad de la UE en el contexto de los valores europeos de libertad, justicia social, democracia y Estado de Derecho y responsabilidad medioambiental», según reza el texto del borrador, cuya versión final se publicará el próximo 15 de junio.

Guerra en Ucrania

En el actual contexto, la crisis ucraniana ocupará un lugar muy destacado en la agenda política checa. Y ello incluye  golpear a Rusia con todos los instrumentos de la UE, mediante duras sanciones económicas, además de proporcionar a Ucrania apoyo político y material militar.

Praga está decidida a trabajar con la Comisión Europea para reasignar la financiación de la UE en favor de los Estados miembros que han abierto sus puertas a los refugiados, ayudándoles a poner en marcha las estructuras necesarias para gestionar la crisis humanitaria.

Además, «la presidencia checa trabajará a favor de alcanzar un consenso sobre la concesión del estatus de candidato (a la adhesión) a Ucrania», se asegura en el texto.

Tras el fin de las hostilidades, la tarea crucial será la reconstrucción de Ucrania.

Seguridad energética

La UE no puede tener una dependencia tan fuerte “de países que amenazan directamente su seguridad y, por tanto, debe romper su dependencia del gas, el petróleo y el carbón rusos. La presidencia checa hará hincapié en las cuestiones de seguridad energética de la UE, que actualmente son más urgentes que la transición energética», añade el texto obtenido por EURACTIV.com

Praga considera que la aceleración de la aplicación del programa REPowerEU será clave a la hora de diversificar las fuentes de energía abordando cuestiones relacionadas con la logística, el ahorro energético y las fuentes de energía renovables y de bajas emisiones.

Además, Praga apuesta por trabajar en la aplicación de la regulación de las reservas de gas, por ejemplo mediante iniciativas para llenar los almacenes de ese hidrocarburo antes del próximo invierno, además de con la promoción de las compras conjuntas voluntarias para aumentar el peso negociador de la UE, al igual que ocurrió con las compras conjuntas de vacunas contra el COVID-19.

«Al mismo tiempo, la presidencia checa trabajará en la aplicación de una combinación adecuada de instrumentos que reduzcan el impacto social y económico negativo de los altos precios de la energía», según se afirma en el documento.

Defensa y (ciber)seguridad

Por otro lado, República Checa se ha comprometido a mejorar las capacidades de defensa y seguridad de Europa, colaborando con socios extraeuropeos en el contexto de la OTAN y apoyando la aplicación de la Brújula Estratégica, la hoja de ruta militar de la UE para 2030.

En este sentido, Praga impulsará el rápido desarrollo de la Caja de Herramientas Híbrida, un conjunto de instrumentos voluntarios para contrarrestar las amenazas híbridas, como la desinformación, la injerencia extranjera, y las amenazas en el ciberespacio.

«La presidencia checa prestará atención a la cooperación y a la inversión en la reducción de la dependencia tecnológica, en especial en lo que respecta a las tecnologías nuevas y disruptivas, y a garantizar la resiliencia de las cadenas de valor críticas necesarias para estas tecnologías», señala el documento.

También se pondrá el foco en la lucha contra las ciberamenazas, en especial a la  ciberseguridad de las instituciones de la UE. Otro punto clave es el contexto geopolítico en torno al espacio y las tecnologías emergentes, con la propuesta de un sistema de comunicación espacial de la UE.

Resiliencia económica

«La invasión rusa (de Ucrania) ha provocado la mayor perturbación de los mercados de materias primas del último medio siglo. La UE debe reducir drásticamente su dependencia de regímenes hostiles o inestables», se subraya en el documento.

Para el gobierno checo, la receta para reforzar la resistencia económica de Europa pasa por brindar un apoyo específico a la competitividad en tecnologías estratégicas con el objetivo de fomentar la capacidad nacional en esa materia, y por unas relaciones comerciales más estrechas con naciones democráticas como Nueva Zelanda, Australia y Chile.

Esas medidas están ajustadas a las directrices de la Ley Europea de Chips, una propuesta para impulsar la producción de semiconductores en la UE. De hecho, en el texto de prioridades de la presidencia semestral checa los semiconductores se mencionan explícitamente como un “suministro crítico (esencial), junto con los alimentos, los medicamentos y las materias primas”.

En ese sentido, Praga también se compromete a profundizar en la cooperación transatlántica para impulsar la resiliencia de la cadena de suministro en el contexto del Consejo de Comercio y Tecnología UE-EEUU.

Otras prioridades económicas para Praga pasan por la profundización del mercado interior, y, en especial, por impulsar el Monedero Europeo de Identidad Digital, además de apostar por un mercado de datos justo, que es el objetivo de la Ley de Datos de la UE.

Valores democráticos

En lo que atañe al mantenimiento y desarrollo de los valores democráticos y el Estado de Derecho en la UE, la presidencia semestral checa se centrará en la financiación transparente de los partidos políticos, la independencia de los medios de comunicación y el diálogo abierto con los ciudadanos, con un especial acento en la Conferencia sobre el Futuro de Europa.

«La presidencia se esforzará por garantizar el respeto de los derechos y libertades fundamentales en el entorno digital y presionará para que las normas mundiales se basen en el llamado enfoque centrado en el ser humano», añade el borrador.

El documento destaca que en el terreno de las nuevas tecnologías, entre ellas la Inteligencia Artificial, la UE tiene ventaja sobre el resto de actores mundiales, y por ello debe aprovechar la oportunidad para establecer las normas a escala internacional.  En su documento de prioridades, Praga también subraya la necesidad de establecer medidas para impulsar la transparencia y evitar el uso fraudulento de las criptomonedas y otros activos digitales similares.

Editado por F.Heller