La Defensora del Pueblo dice que la Comisión no buscó los SMS de Von der Leyen

Defensora del Pueblo dice que la Comisión no buscó los SMS de Von der Leyen

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, en una imagen de archivo. EFE/EPA/YVES HERMAN / POOL

Bruselas (EuroEFE).- La Defensora del Pueblo Europeo, Emily O’Reilly, criticó este viernes la gestión de la Comisión Europea (CE) en una polémica relativa a unos SMS aparentemente borrados que habían intercambiado su presidenta, Ursula Von der Leyen, y el consejero delegado de la farmacéutica estadounidense Pfizer, Albert Bourla.

«La forma limitada en que se trató esta solicitud de acceso público significó que no se intentó identificar si existía algún mensaje de texto. Esto no cumple con las expectativas razonables de transparencia y estándares administrativos en la Comisión«, declaró O’Reilly en un comunicado.

La irlandesa señala a la Comisión porque «no se intentó identificar si existía algún mensaje de texto» pese a saber que había interés público por esas comunicaciones.

«Cuando se trata del derecho de acceso público a los documentos de la UE, lo que importa es el contenido del documento y no el dispositivo o la forma. Si los mensajes de texto se refieren a políticas y decisiones de la UE, deben tratarse como documentos de la UE. La administración de la UE necesita actualizar sus prácticas de registro de documentos para reflejar esta realidad», señaló.

La polémica surgió a partir de un artículo de The New York Times que apareció en abril, y en noviembre la revista alemana Der Spiegel publicó que la Comisión decía no tener los mensajes, circunstancia de la que se hizo eco la eurodiputada liberal neerlandesa Sophie in ‘t Veld en una pregunta escrita al Ejecutivo comunitario.

La respuesta, redactada en nombre de la comisaria europea de Valores y Transparencia, Vera Jourová, argumenta que «los documentos se registrarán si contienen información importante que no sea efímera o si pueden implicar una acción o un seguimiento por parte de la Comisión o uno de sus departamentos».

«Debido a su naturaleza efímera y de corta duración, los mensajes de texto e instantáneos no están destinados a contener información importante relacionada con las políticas, actividades y decisiones de la Comisión; por lo tanto, no se considera un documento sujeto a la política de mantenimiento de registros de la Comisión», agregaba la comisaria en su respuesta.

O’Reilly ya se pronunció en noviembre, cuando la Comisión le dijo a Die Siegel que no tenía los mensajes y que las normas sobre transparencia en las comunicaciones de la CE están quedando obsoletas tecnológicamente.

Ahora, en su informe más detallado, ha vuelto a afear a Bruselas la gestión del asunto, pero añadiendo también que existió «mala administración» por parte de la Comisión.

«La Comisión no pidió explícitamente a la oficina personal (gabinete) de la presidenta que buscara los mensajes de texto. En cambio, le pidió a su gabinete que buscara documentos que cumplieran con los criterios internos de registro de la Comisión», señala.

OTRA CONTROVERSIA EN SU ETAPA COMO MINISTRA ALEMANA

Ya en su etapa como ministra alemana de Defensa Von der Leyen generó polémica por otro borrado de mensajes de texto de su teléfono móvil, que en aquel caso podrían haber resultado útiles para evaluar su gestión en la concesión de contratos a asesores externos.

Ese episodio generó controversia en Alemania en diciembre de 2019, cuando Von der Leyen acababa de asumir su puesto de presidenta de la Comisión.

La comisión de investigación que se interesaba entonces por su gestión como ministra a la hora de atribuir contratos, por los que el Tribunal Supremo había mostrado dudas, descubrió que ciertos mensajes ya no existían.

Los datos, supuestamente eliminados por el fabricante por motivos de seguridad, fueron borrados después de que la comisión de investigación hubiera solicitado tener acceso a ellos como prueba.

Editado por María Moya