EMA: Si hay que adaptar las vacunas a ómicron, no será «empezar de cero»

Tres personas entran para ser vacunadas en el Palacio de Deportes de Santander.

Tres personas entran para ser vacunadas en el Palacio de Deportes de Santander. EFE/ Román G. Aguilera

La Haya/Bruselas (EuroEFE).- La Agencia Europea del Medicamento (EMA) aseguró hoy que afrontar la variante ómicron no supondrá “empezar de cero” contra la pandemia y recordó: “Sabemos más”, tenemos más herramientas y “estamos preparados” para adaptar las vacunas, aunque -aclaró- “todavía no se sabe” si es necesario.

La directora ejecutiva de la EMA, Emer Cooke, subrayó que “la situación epidemiológica es preocupante en toda Europa” con el aumento de los contagios y la propagación de la nueva variante, pero recordó que con cinco vacunas y seis terapias autorizadas y disponibles el mundo está «en una posición más fuerte que en esta misma época del año pasado”.

Además, “no hay todavía una respuesta sobre si necesitaremos una vacuna con una composición diferente adaptada” a la nueva variante, señaló, porque la comunidad científica en todo el mundo necesita “ver más datos sobre el impacto” que tiene ómicron en la efectividad de las vacunas que se han utilizado en las campañas de inmunización.

“Mis tres mensajes ahora son: tenemos más herramientas de las que teníamos antes; estamos preparados para cualquier cambio que se necesite para afrontar la variante ómicron; y aumentar la vacunación ahora, tanto la primaria como refuerzo, ayudará a evitar muertes y hospitalizaciones”, resumió Cooke.

MUTACIONES DEL VIRUS

Los altos cargos de la EMA ofrecieron este martes la última rueda de prensa del año, coincidiendo con el primer aniversario de la aprobación en la Unión Europea de la vacuna desarrollada por las farmacéuticas Pfizer y BioNTech. Las campañas de vacunación en la UE se iniciaron el 27 de diciembre de 2020, tras la llegada de los primeros lotes de vacunas.

“Tenemos muchas más herramientas a nuestra disposición”, señaló Cooke, quien recordó que las vacunas “protegen de la muerte y la hospitalización” más allá de la aparición de nuevas variantes, por lo que “la prioridad ahora debe ser aumentar” la cobertura de las vacunas primarias y la administración de las dosis de refuerzo.

En la EMA, los científicos son “muy conscientes de que los virus mutan y esta es una situación para la que ya estábamos preparados” desde un punto de vista regulatorio. “Pero quiero insistir: no hay aún respuesta sobre si necesitaremos una vacuna adaptada para abordar esta o cualquier otra variante emergente” del SARS-CoV-2, agregó.

“Lo que sí sabemos es que no tendremos que empezar de cero gracias a nuestros conocimientos previos. Nuestra prioridad ahora es estar preparados en caso de que haya necesidad para tal cambio”, explicó.

El jefe de Estrategia de Vacunación en la EMA, Marco Cavaleri, también subrayó sobre el futuro de la pandemia que no se sabe «cuál será la nueva normalidad, este virus está todavía en una fase pandémica y podría cambiar de forma abrupta de repente en el futuro”, exigiendo o no la adaptación de las vacunas disponibles.

“Tenemos que estar preparados para ver a este virus cambiando con el tiempo, hasta que encuentre una buena posición para vivir entre la comunidad humana, pero eso puede llevar tiempo. De todos modos, tenemos que estar preparados y tenemos todas las herramientas que nos permitirán dar una respuesta y ofrecer vacunas que sean efectivas”, resumió.

Pero no puede predecir a estas alturas, aún en plena pandemia, cómo afectarán las mutaciones al SARS-CoV-2. “¿Si vamos a acabar en un escenario similar que con la influenza? Es posible, pero ahora mismo no es seguro”, dijo.

LA COMISIÓN LIMITA A 9 MESES EL CERTIFICADO COVID

Por su parte, la Comisión Europea decidió este martes limitar a nueve meses la validez del certificado Covid para viajar por la Unión Europea sin dosis de refuerzo; la medida entrará en vigor el 1 de febrero de 2022 si los países europeos no presentan alegaciones.

Bruselas pretende así impulsar la dosis de refuerzo ante la constatación de que los anticuerpos se reducen pasados seis meses desde la última dosis y armonizar los requisitos que imponen los gobiernos europeos para poder viajar por la UE.

El Ejecutivo comunitario precisó que su propuesta no interfiere con las restricciones que diversos Estados miembros están imponiendo actualmente ante el avance de la variante ómicron, como la obligatoriedad de presentar un test negativo en SARS-CoV-2 incluso para las personas vacunadas.

«Esto es una especie de respuesta de emergencia en esta clara situación de la variante ómicron», dijo el portavoz de Interior de la Comisión, Christian Wigand, que reiteró la petición de Bruselas de que estas restricciones sean «proporcionadas y que duren lo menos posible».

La institución precisó también que todavía no ha determinado la validez del certificado Covid una vez obtenida la dosis de refuerzo, porque aun se necesita recabar información sobre cuánto tiempo duran los anticuerpos en este último caso.

La propuesta está pensada únicamente para armonizar el uso del certificado a la hora de viajar por la zona Schengen, pero Bruselas instó a los países de la UE a extender también a nueve meses la validez del documento cuando se requiera para entrar en bares o restaurantes, en aras de la «claridad» hacia los ciudadanos.

«Un periodo de validez armonizado del certificado Covid es una necesidad para una segura libertad de movimiento y una coordinación a nivel europeo», señaló la comisaria de Sanidad, Stella Kyriakides, que instó a acelerar las campañas de vacunación de la dosis de refuerzo.

El comisario de Justicia, Didier Reynders, añadió que «las medidas unilaterales en los Estados miembros no devolverán a la fragmentación y a las incertidumbres que vimos la pasada primavera».

La propuesta también reguló la forma en que se tendrá que mostrar en el certificado la dosis de refuerzo. El documento deberá especificar que su portador ha recibido 3/3 dosis o 2/1 en el caso de la vacuna monodosis de Janssen.

Editado por María Moya