España aboga por el «formato destino seguro» con el certificado digital de la UE

Certificado digital de vacunación. EFE/archivo

Madrid (EuroEFE).- El secretario de Estado de Turismo del Gobierno de España, Fernando Valdés, reclamó este miércoles a los Estados del espacio Schengen la flexibilización de las restricciones con terceros países y subrayó la importancia del «formato destino seguro» con el «certificado digital».

Ese documento permitirá la movilidad de los individuos vacunados que se han realizado un test o puedan demostrar que se han recuperado de la enfermedad.

En declaraciones a Efe antes de intervenir en un seminario del Parlamento Europeo en Madrid sobre viajes y turismo, Valdés subrayó la necesidad de «empezar a trabajar con la flexibilización de las restricciones con terceros países» que, según dijo, están «en un proceso y desarrollo del plan de vacunación similar al de los Estados miembros de la Unión Europea».

 

Recordó que «España lleva meses trabajando en el formato de destino seguro», aunque admitió: «No hay una única medida, es un conjunto de medidas que llevamos ya desplegando desde el principio de la pandemia».

«Primero fueron los protocolos de seguridad que implantaron todos los elementos de la cadena turística. Luego empezamos a establecer mecanismos homogéneos en cuanto a cuál tenía que ser el análisis del riesgo entre los Estados miembros, y, desde luego, ahora hay medidas que se incorporan a esa matriz de movilidad. La fundamental, la vacunación», manifestó.

Juan Fernando López Aguilar, presidente de la comisión de Libertades Civiles y ponente del informe sobre el Certificado Verde Digital cuyo nombre el Parlamento quiere cambiar por el de Certificado UE COVID-19, señaló a Efe que «es una certificación digital unitaria que deberá ser válida en todos los Estados miembros y deberá estar operativa antes del verano».

«Precisamente para que el verano del 2021 no se parezca a la catástrofe que fue el verano del 2020», agregó.

López Aguilar subrayó que «la libre circulación es, de lejos, el activo más preciado de la construcción europea y está en pésimo estado».

 

«Con Schengen suspendido y sin libre circulación no hay recuperación ni social ni económica», dijo López Aguilar, quien abogó por «dar la confianza a los Estados miembros de que un certificado probará que uno está inmunizado, que el portador o portadora ha sido vacunado, o que el portador o portadora tiene una PCR negativa con garantías unitarias y en formato digital».

También aclaró que lo habrá en formato papel y puntualizó que «deberá ser expedido automáticamente por las administraciones sanitarias de los estados miembros y reconocido por todos los demás».

López Aguilar defendió además que los Estados miembros han de proporcionar PCR gratuitas a sus ciudadanos, como hacen Francia y el Reino Unido, y limitar sus precios en las clínicas privadas, pues éstas no «pueden hacer negocio de una obligación que se les ha impuesto a los ciudadanos europeos para cumplir un derecho fundamental».

Editado por Miriam Burgués