España diseña un plan para las fiestas navideñas y vacunará primero en residencias desde enero

Una mesa de navidad montada para seis personas. EFE/Luis Tejido

Madrid (EuroEFE).- Los ancianos y los otros residentes y trabajadores de centros sanitarios y sociosanitarios serán los primeros grupos de población que recibirán la vacuna de la covid-19 en España, unos 2,5 millones de personas entre enero y marzo próximos. Por otro lado, el Gobierno ha elaborado un plan para las fiestas navideñas que limita el aforo de las reuniones a seis personas y fija el toque de queda a la una de la madrugada en días señalados como Nochebuena y Nochevieja

La estrategia nacional de vacunación aprobada por el Gobierno está basada en cuatro niveles de riesgo: morbilidad grave y mortalidad, grado de exposición a la enfermedad, impacto socioeconómico y ritmo de transmisión.

Los ancianos alojados en residencias carentes de la atención sociosanitaria adecuada y el personal sanitario han sufrido especialmente la epidemia de coronavirus en España, sobre todo durante la primera ola, entre marzo y junio pasados, cuando se contagiaron más de 52.000 profesionales de centros médicos y hospitales, según datos del Ministerio de Sanidad.

En rueda de prensa, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, garantizó que habrá dosis suficientes de vacunas en 2021 para el “cien por cien de la población” de España, un país de más de 47 millones de habitantes.

MÁXIMO DIARIO DE MUERTES DE LA SEGUNDA OLA

El Ministerio español de Sanidad notificó este martes 12.228 nuevos contagios de coronavirus y 537 muertos más, máximo diario de fallecimientos de la segunda ola de la epidemia.

Sin embargo, la incidencia sigue a la baja en España, con 362,4 casos por 100.000 habitantes en los últimos 14 días, inferior a la de Países Bajos (404), Reino Unido (440,7) Francia (470,1), Bégica (485,3), Portugal (754,8) o Italia 789,2, aunque superior a la de Alemania (285,5).

Desde que comenzó la epidemia, 1.594.844 personas fueron diagnosticadas en España y se registraron 43.668 fallecidos, según los datos oficiales.

La desaceleración de la infección se refleja de forma específica en los hospitales, ya que la ocupación de camas ordinarias baja al 13,43 % y es el del 29,06 % en las unidades de cuidados intensivos, si bien llega al 53 % en la región de La Rioja (norte).

VACUNACIÓN EN VARIAS FASES

El plan de vacunación establece 18 grupos poblacionales, a los que se administrarán las dosis en función de la disponibilidad.

En la primera fase, desde enero hasta principios de marzo, se dará prioridad al personal sociosanitario y las personas mayores y con discapacidad y, después, al resto de sanitarios y grandes dependientes; la segunda se prolongará hasta junio y en la tercera, cuya duración no especificó el ministro, se terminará de vacunar al resto.

El orden de prioridad, explicó, se decidió según “criterios científicos, éticos y legales”, según los principios de igualdad, necesidad, equidad, protección de la discapacidad y beneficio social.

No precisó, sin embargo, cuáles son todos los grupos de población que serán vacunados, sino que se darán a conocer “oportunamente”.

Todas las vacunas de la covid-19 que se administren en España dispondrán de los “mismos niveles de seguridad” que las habituales y y serán gratuitas para los ciudadanos, financiada por el Sistema Nacional de Salud.

Recordó que la Comisión Europea acaba de cerrar un acuerdo de compra anticipada con la farmaceútica Moderna, que se une así a los culminados con Sanofi, Janssen, Astrazeneca, Pfizer y BioNTech; aunque Europa también está negociando con Novavax y Curevac.

Tres de ellas -Moderna, Astrazeneca y Pfizer- están en proceso de revisión por parte de la Agencia Europea del Medicamento (EMA). En total, España aspira a lograr con estos contratos 140 millones de dosis, que servirían para inmunizar a unos 80 millones de personas.

Sobre los plazos, el ministro aseguró que “no habrá dilación” entre la aprobación de la EMA y la correspondiente de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios.

NAVIDAD CON CENAS DE SEIS PERSONAS

Por otro lado, el Gobierno ha elaborado un plan para las fiestas navideñas que limita el aforo de las reuniones a seis personas y fija el toque de queda a la una de la madrugada en días señalados como Nochebuena y Nochevieja, al tiempo que aconseja no celebrar la Cabalgata de Reyes, unas medidas que aún tiene que negociar con las autonomías en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud.

También plantea a los estudiantes universitarios que regresan a casa para las vacaciones “que limiten las interacciones sociales los días anteriores de su regreso a casa y que extremen las medidas de prevención”.

El Gobierno aspira a “establecer un marco común y claro” de medidas que favorezca que las recomendaciones se hagan de “una forma clara, consensuada y coordinada, además de lo más anticipada posible”, para que haya tiempo suficiente para que la población se organice.

“Debemos planificar unas Navidades diferentes sin quitarles el alma y el espíritu que las hace una de las fiestas más apreciadas por la ciudadanía”, sostiene el Ejecutivo, quien sin embargo recuerda que hay que “considerar modificaciones en los planes navideños” con el fin de reducir la propagación del virus.

Distintos partidos políticos y gobiernos autonómicos han incidido en que esas medidas para la celebración de las fiestas navideñas en el marco de la pandemia se tienen que debatir en el seno del Consejo Interterritorial y han pedido cautela y dan por hecho que no serán unas navidades normales.

Illa ha señalado que lo más importante respecto a las fiestas navideñas es llegar a un consenso con las comunidades autónomas con una serie de “recomendaciones claras” y ha aclarado que “no hay nada definitivo”.

En ese sentido, ha aseverado que no está previsto que esas medidas se vayan a cerrar mañana en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, porque es “un proceso de discusión al que quiere llegar con consenso”.

El Partido Popular ha reclamado este martes que el plan se decida en coordinación con las comunidades autónomas y que esté basado en criterios técnicos y científicos, y el PNV ha criticado que el Ejecutivo no haya enviado su propuesta a las autonomías antes de que se publicara en los medios de comunicación.

Editado por Miriam Burgués