España estudia cómo salvar el turismo de playa y Portugal apuesta por ser un destino seguro

Un grupo de personas disfruta de la playa de la Concha de San Sebastián (España) el 9 de mayo de 2020. EFE/Juan Herrero

Redacción Internacional (EuroEFE).- España estudia cómo salvar el turismo de playa y Portugal apuesta por presentarse como un destino responsable que supo gestionar con éxito la pandemia de COVID-19. Mientras, Italia sigue controlando la curva de contagios y varias regiones piden gestionar de forma autónoma sus reaperturas. Y el Reino Unido potenciará los desplazamientos a pie y en bicicleta a fin de facilitar el retorno al trabajo.

España, una potencia mundial del turismo de sol y mar, sigue muy pendiente de cómo evoluciona la epidemia, con la esperanza de que las playas puedan reabrir, aunque con limitaciones, para que veraneantes nacionales y extranjeros puedan broncearse y bañarse sin aglomeraciones.

Las restricciones sociales y económicas impuestas por el Gobierno para contener el contagio ha golpeado duramente al sector turístico español, cuya actividad se concentra en el verano mayoritariamente (70 % del total de ingresos), a partir de junio, pero este año con una gran incertidumbre.

Son más de 3.500 playas repartidas en 8.000 kilómetros de costa, unas solitarias, pero la mayoría muy concurridas, donde es imposible, un verano cualquiera, mantener la distancia mínima de seguridad de al menos 1,5 o 2 metros entre personas.

En principio, el agua del mar o de una piscina no supone un riesgo de transmisión del coronavirus, según científicos españoles, pero sí las aglomeraciones.

Por otro lado, las dos mayores ciudades españolas, Madrid y Barcelona, y sus áreas de influencia, también muy habitadas, recuperarán la actividad socioeconómica más despacio que la mayor parte del resto del país; son las más afectadas por la COVID-19, necesitan consolidar sus sistemas sanitarios y mantienen un riesgo alto de contagio.

A pesar de que la epidemia se mantiene a la baja en el conjunto de España, las autoridades siguen pidiendo prudencia, cautela y responsabilidad para respetar las reglas de comportamiento social y evitar un brote explosivo en cualquier momento.

El Ministerio de Sanidad notificó este sábado 179 nuevos fallecidos (50 menos que una jornada antes), hasta 26.478 en total; y 604 contagios nuevos (491 menos), hasta 223.578 casos diagnosticados con pruebas PCR.

 

Portugal como destino seguro

Un destino responsable que supo gestionar con éxito la pandemia y podrá recibir a los turistas con la mayor seguridad. Es la apuesta de Portugal para remontar la crisis y enfrentarse a los malos augurios que le sitúan como uno de los países europeos donde el turismo sufrirá más.

Nadie duda de que el impacto será “enorme”: los turistas internacionales caerán un 40 % este año debido al coronavirus, según un estudio de Oxford Economics, y los hoteleros lusos calculan un desplome del 50 % en sus ingresos del conjunto de 2020.

Pero el sector, que representa cerca del 16 % del PIB portugués, confía en que el país se mantenga como referencia cuando se retome la actividad turística a partir de junio ayudado por la gestión que ha realizado de la pandemia.

“Ahora por otras razones, por la capacidad de prevención y combate del covid-19, continuamos siendo puestos como referencia internacionalmente”, asegura a Efe el presidente del ente Turismo del Algarve, João Fernandes.

Portugal ha conseguido frenar el coronavirus mejor que sus vecinos. Con más de 1.100 fallecidos y 27.000 positivos de covid-19, cifras muy inferiores a las de España, Italia o Francia, el país espera ganarse la confianza de los turistas que se aventurarán a buscar un destino en el sur de Europa.

Regiones italianas piden gestionar sus reaperturas

Italia ha registrado 194 nuevos fallecidos con coronavirus en las últimas 24 horas y poco más de 1.000 nuevos contagios, unas cifras alentadoras que demuestran que el país sigue controlando la curva de contagios, de acuerdo con los datos divulgados el sábado por Protección Civil.

El número total de fallecidos desde que se inició la emergencia en Italia el 21 de febrero alcanza los 30.395 y los casos de contagio totales superan los 218.000, siempre según la misma fuente.

Respecto al viernes, hay 4.000 nuevos curados y se sigue reduciendo el número de hospitalizados y de ingresados en unidades de cuidados intensivos, como ha ocurrido en los últimos días.

La región más afectada es de lejos Lombardía (norte) con más de 81.000 contagios totales desde el 21 de febrero y la que menos casos tiene es la sureña Molise (347).

Varias regiones del país han pedido este sábado al Gobierno poder gestionar de forma autónoma sus reaperturas graduales en esta crisis del coronavirus, como Liguria (norte), donde su presidente, el conservador Giovanni Toti, ha solicitado hacerlo desde el lunes 18 de mayo.

Será entonces cuando el país inicie la siguiente fase de su desescalada, con la apertura de museos y bibliotecas a nivel nacional, mientras que el 1 de junio será el turno de los restaurantes, bares, peluquerías y centros de estética.

Más bicicleta y desplazamientos a pie en el Reino Unido

Mientras, el Gobierno del Reino Unido anunció este sábado una inversión de 2.000 millones de libras (2.300 millones de euros) de aquí a 2025 para potenciar los desplazamientos a pie y en bicicleta a fin de facilitar el retorno al trabajo tras la pandemia.

En la rueda de prensa diaria, el ministro de Transporte, Grant Shapps, precisó que el capital se invertirá en mejorar los carriles bici y las vías públicas y a hacer pruebas con patinetes eléctricos, con la intención de fomentar “un cambio en los hábitos” de los ciudadanos a largo plazo.

Shapps advirtió de que, al principio del desconfinamiento, el transporte público no podrá operar a su plena capacidad, e incluso cuando lo haga, las medidas de distanciamiento social significarán que habrá espacio para menos pasajeros.

El ministro reveló los planes para el transporte antes de que este domingo el primer ministro conservador, Boris Johnson, detalle su plan de desescalada del confinamiento impuesto el pasado 23 de marzo, si bien ya ha avisado de que actuará “con cautela” para evitar un segundo brote de la pandemia.

“Será un proceso gradual, no habrá un simple salto hacia la libertad”, avisó Shapps.

Los últimos datos oficiales indican que las muertes por COVID-19 en el Reino Unido se sitúan en 31.587, tras sumar 346 en 24 horas, con lo que el país se mantiene como el más castigado por esta enfermedad en Europa.

La mayoría parlamentaria de Macron se resquebraja

En Francia la unidad política en torno al presidente Emmanuel Macron muestra nuevos signos de fisura con la gestión de la crisis del coronavirus, y varios diputados de su partido, La República en Marcha (LREM), se disponen a abandonarlo, con el riesgo de acabar con la mayoría parlamentaria.

La prensa gala se hace eco este fin de semana de la voluntad de al menos una decena de diputados del partido macronista -muchos de ellos cercanos al insurrecto exministro de Ecología Nicolas Hulot- de abandonar el barco para integrar un nuevo grupo en la Asamblea Nacional con parlamentarios de otras formaciones de izquierda.

Según el diario económico “Les Échos”, que avanzaba la noticia, la nueva formación se llamará “Ecología, Democracia, Solidaridad” y pretende configurarse a partir de la semana próxima o, como tarde, principios de junio.

Las fugas de decepcionados del grupo han sido una constante desde el inicio de la legislatura, en 2017, y ha perdido ya 18 diputados (algunos excluidos y otros por voluntad propia), hasta quedarse en los 296, con lo que sigue gozando de momento con la mayoría de la Cámara baja.

Esta enésima crisis en el seno del partido de Macron coincide, además, con la manifiesta discordia que toma cada vez más relevancia entre el jefe del Estado y el jefe del Gobierno, el primer ministro, Édouard Philippe.

Con un Philippe concentrado en anunciar planes en su ejecución y un Macron más lírico, los dirigentes no parecen estar en la misma onda: cuando Philippe dice que anunciará el plan de desconfinamiento en quince días, Macron lo lanza por cuenta propia cuatro días más tarde; si el primer ministro se muestra firme en un punto, Macron lo contradice con un discurso más clemente.

La gestión de la pandemia catapulta a los conservadores de Merkel

En Alemania, por contra, la gestión de la pandemia ha catapultado al bloque conservador de la canciller Angela Merkel al 40 % en intención de voto por primera vez desde agosto de 2017.

Según un sondeo realizado por el instituto demoscópico Forsa entre el 4 y el 8 de mayo y difundido este sábado por el grupo mediático RTL, la Unión Cristianodemócrata (CDU) de Merkel y su hermanada Unión Socialcristiana (CSU) bávara ganan así dos puntos respecto a la semana pasada.

En tanto, el Partido Socialdemócrata (SPD) perdió dos puntos y los Verdes ganaron uno, y se sitúan ambos en el 15 %.

La ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD) se mantiene en el 10 %, y los liberales del FDP, en el 6 %, mientras la Izquierda pierde un punto, hasta el 7 %, y los indecisos suman un 27 %.

En las elecciones generales de septiembre de 2017, el bloque conservador se hizo con el 32,9 % de los votos; los socialdemócratas, con el 20,5 %; los liberales, con el 10,7 %; los Verdes, con el 8,9 %, la Izquierda, con el 9,2 %, y la AfD, con el 12,6 %, mientras los indecisos representaron el 23,8 %.

No obstante, varios centenares de personas desafiaron este sábado en Berlín la prohibición de protestas con más de cincuenta personas como medida para contener la propagación del coronvarius y se concentraron en diversos puntos de la ciudad para reclamar su derecho a manifestarse.

La policía de Berlín recordó a través de su cuenta de Twitter que “eso así no está permitido” según las medidas restrictivas y agregó que está hablando con los manifestantes y exigiéndoles que abandonen el lugar.

“Muchas de las personas no entran en razón y permanecen en el lugar, algunos han escalado la fuente de la amistad de los pueblos y lanzan botellas desde la multitud a nuestros colegas”, denunciaron las fuerzas de seguridad al aludir a una concentración en las inmediaciones de la plaza Alexanderplatz.

Ya esta mañana la policía se vio obligada a realizar varias detenciones durante una manifestaciones ante el edificio del Reichstag a la que se sumaron más de cincuenta personas para protestar contra las medidas restrictivas introducidas para lidiar con la pandemia.

Editado por Miriam Burgués