Europa alivia el confinamiento, pero con cautela y garantías de seguridad

EFE/EPA/CHRISTOPHE PETIT TESSON

Redacción Internacional (EuroEFE).- Europa está aliviando las medidas de confinamiento tras meses de restricciones por el coronavirus, pero con mucha cautela y siempre respetando la distancia interpersonal y garantizando la seguridad.

Con más de 1,5 millones de casos, Europa encabeza la lista de contagios, seguida de América con 1,35 millones de positivos por la COVID-19 que, según los últimos datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), ya ha causado más de 3,3 millones de infecciones y 230.000 muertos en el planeta.

Italia reanuda algunas actividades y abre los parques

Tras una fase 1 de confinamiento estricto, Italia -el país europeo con más muertos por el coronavirus (más de 29.000) y el segundo del mundo tras Estados Unidos- ha iniciado este lunes la segunda, con un alivio de las medidas de aislamiento.

Se reanudan algunas actividades, como las de la industria y las manufacturas, el sector de la construcción y el comercio mayorista, que se suma a los negocios esenciales que nunca cerraron, como alimentación, farmacias o gasolineras, y las librerías y papelerías, que abrieron a mediados de abril.

Abren parques, se permiten funerales con un máximo de quince asistentes y se podrá visitar a familiares cercanos, pero no hacer reuniones sociales.

Las bibliotecas, museos y tiendas minoristas podrán abrir desde el 18 de mayo y, a partir del 1 de junio, será el turno de bares, restaurantes, peluquerías y centros de estética.

Se prevé que en Italia -en estado de emergencia por seis meses desde el 31 de enero- las misas puedan volver a celebrarse a finales de este mes, aunque con mascarillas y guantes obligatorios, fieles distanciados y el cura moviéndose entre los bancos para la Eucaristía.

España comienza el fin gradual del confinamiento

Después de que desde este fin de semana se pueda salir una hora al día a pasear o hacer deporte con horarios separados para adultos, personas mayores y niños, España inició este lunes el fin gradual del confinamiento, con la apertura de pequeños comercios y establecimientos de hostelería aunque con limitaciones, en un proceso que se prolongará hasta finales de junio.

Ello es posible porque la pandemia remite de manera progresiva y constante desde hace días, con 356 contagios en las últimas horas hasta los 218.011 y 164 muertes (un total de 25.428 fallecidos).

Desde este lunes pueden abrir pequeños comercios y establecimientos como librerías, mercerías y peluquerías, pero con cita previa, aforo limitado y extremando las medidas de higiene y desinfección.

También se podrá ir a bares y restaurantes, pero solo para recoger comida, y comienzan a funcionar otros muchos centros de trabajo, por lo que desde hoy es obligatorio el uso de mascarillas en el transporte público.

 

El vecino Portugal inauguró la primera fase de su desescalada, que permite abrir pequeños comercios, peluquerías y librerías, entre medidas reforzadas de higiene para dar garantías a los ciudadanos, que han acudido tímidamente y con mascarillas.

Zapaterías, tiendas de ropa, establecimientos de accesorios móviles y alguna relojería levantaron la persiana, en un país con 1.063 muertos y 25.524 contagiados.

El Reino Unido, a la espera del plan de relajación

En el Reino Unido -sin estado de emergencia, pero con poderes excepcionales del Gobierno- se espera que el primer ministro, Boris Johnson, detalle esta semana su plan para levantar el aislamiento que, cuando empiece a aplicarse, supondrá una retirada gradual y progresiva de las medidas introducidas.

Estas competencias incluyen poder imponer el cierre de escuelas y negocios, prohibir las reuniones públicas, suspender el transporte, emitir ayudas económicas y sociales y otras iniciativas para garantizar el confinamiento de la población y apuntalar la economía.

El Gobierno británico ha indicado que solo levantará las restricciones cuando se cumplan varias condiciones, que incluyen que la sanidad pública pueda afrontar la pandemia, que haya una caída sostenida en las tasas de mortalidad diarias (esta jornada ha sido de 288, hasta un total de 28.734 fallecidos) y que baje a niveles manejables el número de infecciones.

El Ejecutivo también debe poder garantizar pruebas diagnósticas y equipos de protección personal para el sector sanitario y que cualquier cambio no provocará un segundo pico.

Irlanda -también sin estado de emergencia, pero con competencias excepcionales del Gobierno- comenzará el 18 de mayo una desescalada gradual del confinamiento, organizada en cinco fases que se irán implementando cada tres semanas, en función del éxito de la etapa anterior.

Ese calendario contempla que el regreso al trabajo, así como la reapertura de espacios deportivos, teatros y centros comerciales, comience en torno al 10 de agosto, mientras que los colegios y universidades retomarán las clases en septiembre y octubre, aunque ya se ha alertado de que las restricciones pueden volver a imponerse en cualquier momento si se detecta un nuevo brote.

Francia espera iniciar la desescalada en una semana

Francia -en estado de emergencia sanitaria desde el 17 de marzo y previsiblemente hasta el 24 de julio- ha presentado un proyecto de ley que fija medidas para la desescalada, desde el 11 de mayo y de forma diferenciada por departamento en función del número de casos y de las camas de hospital y plazas de UCI disponibles.

El objetivo es ir recuperando paulatinamente los diferentes sectores de la economía: a partir del lunes podrán abrir todos los comercios, menos bares, cafés y restaurantes, pero estarán prohibidos los desplazamientos a más de 100 kilómetros del domicilio.

Desde el inicio del confinamiento, los franceses pueden salir de sus domicilios -con una declaración jurada- durante breve tiempo para comprar productos básicos, ir al médico, hacer ejercicio, sacar al perro, pasear o acompañar a los menores.

 

Bélgica, con poderes especiales del Gobierno, ha diseñado una vuelta a la normalidad progresiva en varias etapas y el paso de una a otra dependerá de la propagación del virus, el número de hospitalizaciones y la saturación de las UCI.

En una primera fase a partir de hoy, aunque el teletrabajo sigue siendo la norma, se reabre la industria y las empresas que dan servicios entre profesionales, así como las mercerías para que los ciudadanos puedan comprar tela para fabricar mascarillas.

A partir de día 11 está prevista la reapertura del conjunto del comercio sin discriminación de tamaño o sector -a excepción de la hostelería, que permanecerá cerrada-, si bien se deberá limitar el acceso para evitar que haya demasiada gente en los establecimientos. A partir del 18 de mayo se retomarán muy progresivamente las clases y la última fase no será hasta junio.

Mientras, Holanda se ha limitado a hacer recomendaciones a la población y a pedir medidas de higiene como el lavado de manos y respetar una distancia de seguridad, bajo pena de multa, en lo que califica de «confinamiento inteligente».

Las autoridades holandesas llevan a cabo una encuesta entre los ciudadanos sobre qué estrategia consideran correcta para iniciar la desescalada, entre varios escenarios.

En Luxemburgo también se prevé un desconfinamiento progresivo y algunos alumnos volverán a las clases de forma escalonada el 4, 11 y 25 de mayo, pero el debate sigue abierto y hay fuerte presión popular para que el regreso generalizado a las aulas se produzca ya en septiembre.

Apertura de peluquerías y templos religiosos en Alemania

En toda Alemania hoy reabren las peluquerías, siempre cumpliendo una serie de precauciones, después de que la semana pasada comenzaran a hacerlo los comercios, incluidos en muchos estados federados aquellos locales con más de 800 metros cuadrados.

También pueden empezar a abrir las iglesias y los templos de otras religiones, aunque no en toda Alemania, donde no se ha decretado el estado de alarma y el deporte individual al aire libre ha estado permitido desde el inicio del brote.

En esta etapa de relajamiento, la regla general sigue siendo la reducción del contacto: la distancia ante otras personas se mantiene en al menos 1,5 metros y las personas solo pueden ir por la vía pública con quienes se conviva o en grupos de a dos (de cinco en el caso de Sajonia-Anhalt).

La vecina Suiza ya inició la semana pasada la desescalada con la apertura de peluquerías, salones de belleza, consultorios médicos y de fisioterapia, tiendas de bricolaje y jardinería y floristerías, al tiempo que se reanudaron las operaciones en los hospitales.

El 11 de mayo comenzará una nueva fase, con la reapertura de los colegios (cada cantón decidirá la forma del retorno de los alumnos) y de los comercios no alimentarios.

Por su parte, Turquía prevé mantener hasta prácticamente finales de mes medidas como la cuarentena completa para mayores de 65 años y menores de 20, con toque de queda -salvo servicios esenciales- durante los fines de semana o festivos, aunque se exhorta a la ciudadanía a salir (y con mascarilla) lo menos posible y no hay actividades de ocio o deportivas.

Para frenar la pandemia, las autoridades turcas mantienen por el momento las restricciones de movilidad entre provincias.

Grecia, sin estado de alarma, dio un primer y tímido paso a lo que el Gobierno del conservador Kyriakos Mitsotakis llama la «nueva normalidad»: los ciudadanos ya no deben informar por SMS de sus salidas a la calle y vuelven a estar abiertas las tiendas de informática, liberarías, ópticas, floristerías y de artículos deportivos, así como las peluquerías y los salones de belleza.

El resto de comercios -los de alimentación siempre estuvieron abiertos- estarán operativos desde el 11 de mayo, con excepción de las grandes superficies que lo harán el 1 de junio, día en que retoman también su actividad bares y restaurantes al aire libre.

Las primeras clases se reanudarán el próximo día 11, aunque solo para los alumnos de instituto que terminan este año, y el resto desde el 18 de mayo, aunque por turnos para garantizar la distancia.

 

Centroeuropa y los Balcanes levantan ciertas restricciones

También Austria, que comenzó a levantar algunas restricciones a mediados de abril con la apertura de tiendas pequeñas, va un paso más allá y desde principios de mayo no hay restricciones para salir a la calle y están abiertos todos los comercios y servicios, salvo los restaurantes y hoteles, que abrirán a lo largo de este mes.

A partir de este lunes empieza el retorno a los colegios, de forma escalonada, por edades, aunque los menores siempre pudieron salir a las calles acompañados por sus padres, sin limitaciones, igual que los corredores para hacer ejercicio.

Desde el 1 de mayo están abiertas todas las instalaciones deportivas al aire libre.

En este país, donde es obligatorio el uso de mascarillas en tiendas y transportes públicos, también se pueden realizar encuentros con familiares y amigos en grupos no superiores a diez personas.

Tanto en Croacia como en Eslovenia, que hoy iniciaron la segunda de sus tres fases de desescalada, este lunes reabrieron peluquerías, barberías, centros de estética y establecimientos similares.

En Eslovenia también levantan la persiana tiendas (tras hacerlo previamente las de materiales de construcción y electrodomésticos, talleres y las principales industrias), clínicas médicas no urgentes y cafés con terrazas exteriores.

En Croacia, donde el domingo pudieron celebrarse después de seis semanas misas con desinfectantes en lugar de agua bendita, el próximo lunes retornarán a las aulas los alumnos de primero a cuarto grado de escuelas primeras y se reabrirán cafés y restaurantes.

Mientras tanto, a Budapest y sus alrededores no llega hoy la relajación de las medidas, aunque sí a zonas rurales de Hungría, con la apertura de terrazas de bares y restaurantes, piscinas y museos al aire libre, la posibilidad de entrenamientos deportivos al aire libre y pequeños eventos deportivos a puerta cerrada.

También es obligatoria la mascarilla y guardar dos metros de distancia en la República Checa en lugares y transportes públicos, aunque desde el 27 de abril no hay restricciones al movimiento de personas.

Y el 11 de mayo comenzará la tercera fase de desescalada, al permitirse las actividades hasta con 100 personas, aunque mascarilla y manteniendo la distancia, así como la apertura selectiva de escuelas, dando prioridad a aquellos cursos que hacen examen (de selectividad o acceso a secundaria), y siempre con un máximo de 15 alumnos en una clase y estrictas medidas higiénicas.

En Eslovaquia, donde solo hay estado de emergencia en el sector sanitario, se recomienda quedarse en casa y salir sólo si es necesario, siendo preceptivo el uso de mascarilla o protector en lugares públicos y manteniendo al menos dos metros de distancia.

El desmantelamiento de las restricciones, en cuatro fases, comenzó el 22 de abril dando prioridad a pequeños comercios de hasta 300 metros cuadrados para a partir del 6 de mayo comenzar la actividad hostelera, sin uso de espacios comunes, y el 3 de junio se abrirán cines y teatros y se permitirán concentraciones numerosas.

En Serbia se prevé cancelar esta semana el estado de emergencia, declarado el 15 de marzo pasado.

Tras una primera relajación de las medidas el 21 de abril, ahora se reabren gimnasios y peluquerías, museos, cafés, restaurantes o el transporte público, mientras que el día 11 lo harán los parvularios (no las escuelas) y el 18 se restablecerá el transporte aéreo.

También se prevé levantar el estado de emergencia a mediados de este mes en Rumanía, que desde el 16 de marzo incluyó prohibiciones como salir de casa excepto para actividades como comprar, ir al médico o hacer ejercicio físico y con un certificado que así lo acredite.

A partir del 15 de mayo se espera que comience la desescalada con la reapertura de centros comerciales, hoteles y parques.

Bulgaria reabre está semana bares y restaurantes (hoy lo hicieron aquellos con terrazas o los locales al aire libre) y las autoescuelas, cerrados por el estado de emergencia decretado el 13 de marzo por dos meses.

También se puede ya practicar deportes individuales, con una distancia interpersonal de 2,5 metros.

¿Qué está haciendo el norte de Europa?

Dinamarca y Noruega llevan a cabo un levantamiento gradual que incluye a guarderías, escuelas (para ciertos cursos) y algunos pequeños comercios como peluquerías, clínicas de belleza y fisioterapia, y se espera que anuncien nuevas medidas la próxima semana, aunque todavía no han confirmado de qué tipo.

Islandia, que no llegó a cerrar ni escuelas ni guarderías, da hoy los primeros pasos abriendo institutos y universidades y pequeños negocios, con restricciones, y permitirá la actividad deportiva en grupos reducidos en espacios exteriores.

La restricción al número de personas que pueden congregarse en Islandia aumentará de 20 a 50, mientras que Finlandia anunció hace unos días que reabrirá las escuelas de educación básica de forma gradual a partir del 14 de mayo.

Suecia ha adoptado una estrategia más suave a la del resto de países nórdicos, basada en algunas recomendaciones generales para proteger sobre todo a los grupos de riesgo y apelar a la responsabilidad individual, a la vez que ha introducido algunas medidas restrictivas de forma progresiva.

Editado por Miriam Burgués