Europa avanza con cautela y mucha incertidumbre hacia el desconfinamiento gradual

Un hombre de avanzada edad protegido con mascarilla pasea por la Rambla Nova de Sants en Barcelona (España) el 7 de mayo de 2020. EFE/Toni Albir

Redacción Internacional (EuroEFE).- Los países europeos avanzan a diferentes velocidades, pero todos con cautela y muchas incertidumbres, hacia el desconfinamiento gradual de su población y la reapertura de la actividad económica.

Los fallecidos por la COVID-19 en todo el mundo se situaron este jueves en 254.045, mientras que los casos confirmados ascendieron a 3,67 millones, según las cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Europa sigue siendo la región con más afectados (1,62 millones), seguida de cerca por América con 1,54 millones, mientras que entre los países más afectados destaca el ascenso de casos en Rusia, que ya es el quinto del mundo con más contagios, sólo por detrás de EEUU, España, Italia y Reino Unido.

Incertidumbre en España sobre cómo superar la crisis

España se prepara para un alivio en las medidas de confinamiento decretadas por el Gobierno cuando la pandemia del coronavirus, que ya ha causado más de 26.000 fallecimientos, está en declive, mientras se mantiene la incertidumbre de cómo superar la crisis económica y social que la COVID-19 está causando.

Las cifras oficiales indican que la pandemia está en fase decreciente, con una reducción tanto de nuevos casos como de fallecimientos, y las regiones españolas se preparan para afrontar a partir del próximo lunes una nueva fase, con mayor libertad de movimientos y una reapertura controlada de la actividad económica.

Pero el frenazo de la economía ha sido tal que todos los sectores reclaman ayudas y demandan un acuerdo de reconstrucción económica y social, pese a las diferencias políticas entre el Gobierno de coalición progresista y la oposición conservadora.

Según los últimos datos oficiales del Ministerio de Sanidad de este jueves, ha habido una disminución de fallecimientos (213) en las últimas 24 horas en España, aunque la cifra total alcanza 26.070, mientras que los casos registrados (con pruebas PCR) se elevan a 221.447.

De acuerdo con el portavoz de Sanidad, el epidemiólogo Fernando Simón, estas cifras confirman la tendencia descendente con las “ondulaciones típicas” de las colas de las pandemias, fase en la que “afortunadamente” ya se encuentra España.

Sin embargo, sigue habiendo un colectivo especialmente golpeado por la COVID-19, el de los profesionales sanitarios, con un total 45.924 afectados, según los últimos datos aportados por los gobiernos regionales.

En este sentido, Simón afirmó que ahora mismo en los hospitales, donde se comienza a retomar la actividad ordinaria, “se deben tomar unas medidas muy estrictas para reducir los riesgos de transmisión intrahospitalaria”, porque “son un lugar de riesgo”, ya que en ellos se concentran los casos de coronavirus porque la transmisión en la población es muy baja.

Las regiones españolas se preparan para una nueva fase de alivio del confinamiento que comenzará el próximo lunes día 11 y para ello ya han presentado al Ministerio de Sanidad, organismo que tendrá que autorizarlo, sus propuestas.

Todas han pedido avanzar en el desconfinamiento, aunque Cataluña, una de las regiones más afectadas junto con Madrid, y Castilla y León, que tiene la tasa más alta de contagios por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días, excluyeron de esta nueva fase a parte de su territorio.

Italia se acerca a los 30.000 muertos

Mientras, Italia registra ya 29.958 fallecidos con coronavirus, con 274 el último día, una cifra inferior a los 369 del miércoles y que vuelve a los niveles de días anteriores.

El crecimiento de contagios sigue en la misma línea de contención y lento descenso, con 1.401 casos más las últimas 24 horas, hasta un total de 215.858, según los datos ofrecidos por Protección Civil, y de ellos ya se han curado 96.276, con cerca de 3.000 desde ayer.

También se registra una disminución de positivos actuales, 1.904 menos desde ayer, y son en estos momentos 89.624.

Pero sobre todo se destacó la disminución de pacientes en la UCI con tan sólo 1.311 ingresados respecto a los 5.000 que se dieron en los momentos de mayor emergencia en los hospitales.

El número de personas hospitalizadas con síntomas es de 15.174, con una disminución de 595 en comparación con ayer.

En Lombardía (norte), la región más afectada del país, hoy se contaron 689 contagios, la mitad de todos los casos detectados en Italia.

“Todavía estamos en la fase epidémica”, advirtió el presidente del Instituto Superior de Sanidad (ISS), Silvio Brusaferro, a pesar de que “la curva de contagio esté disminuyendo es positivo y es el resultado de las medidas tomadas y el comportamiento de los italianos”.

Explicó que “esto significa que tenemos nuevos casos y que la circulación del virus esté presente en el país y que hay que seguir tomando las medidas necesarias”, agregó.

Brusaferro explicó que sólo el próximo día 11 se comenzará conocer el impacto real de la reapertura, sobre todo contando el número de hospitalizaciones a partir del 18 de mayo en adelante.

Francia extremará el control en un cuarto del país

En Francia el noroeste del país, donde vive un 40 % de la población, mantendrá un control más severo de los movimientos a partir del próximo lunes, cuando comenzará la desescalada del confinamiento, iniciado hace dos meses para frenar la pandemia de coronavirus.

El primer ministro, Édouard Philippe, reveló este jueves “una Francia dividida en dos” en función de la incidencia de la COVID-19 y la capacidad sanitaria para afrontar la pandemia, y que servirá como herramienta para adaptarse a una situación sanitaria “evolutiva”.

 

El Gobierno, que reevaluará la situación en tres semanas, consideró que la situación ha mejorado en el país, que roza los 138.000 contagios y los 26.000 muertos, pero animó a mantener la prudencia, sobre todo en los departamentos más afectados.

Aunque señaló que la batalla contra la COVID-19 no ha terminado, Philippe consideró imprescindible recuperar progresivamente la vida económica del país, siguiendo la estrategia ya desvelada, con test masivos a todo paciente que presente síntomas y a las personas con las que haya tenido contacto.

En las regiones del norte y el este, Borgoña y París, se mantendrán cerrados los parques y colegios de secundaria y, aunque ya no será necesaria una declaración jurada para salir de casa, el Ejecutivo recomienda limitar al máximo los desplazamientos.

En la isla de Mayotte, situada al norte de Madagascar, el Gobierno ha decidido mantener el confinamiento de la población, ante la evolución al alza del virus.

El Reino Unido mantiene el confinamiento obligatorio

El Gobierno británico extendió este jueves el confinamiento obligatorio de la población a la espera de que el primer ministro, Boris Johnson, anuncie el domingo la hoja de ruta que seguirá el país y que incluirá la relajación de algunas medidas desde el próximo lunes.

Así lo avanzó el ministro de Exteriores, Dominic Raab, quien afirmó que el país está listo para pasar a la siguiente fase del confinamiento, que puede implicar el fin de algunas restricciones al rebajarse entre el 0,5 y el 0,9 la tasa de infección, esto es, el número de personas a las que se puede contagiar cuando se contrae el virus.

En la rueda de prensa diaria del Ejecutivo, Raab indicó además que el número de nuevos contagios y muertes diarias también “ha disminuido de forma constante”.

Por ley, el Gobierno británico debe reevaluar el plan de confinamiento cada tres semanas, y desde el 23 de marzo, cuando se decretó la obligatoriedad de estar en casa, lo ha extendido en dos ocasiones en vista de que el número de muertos ha escalado significativamente hasta convertirse en el país más afectado de Europa por la pandemia.

Las cifras de este jueves revelaron que el Reino Unido contabiliza 30.615 fallecidos por COVID-19 al sumar 539 nuevas muertes y 207.000 personas contagiadas.

Raab alertó, sin embargo, de que el virus “no ha sido vencido aún”, sigue siendo mortal e infeccioso”, por lo que instó a la población a seguir cumpliendo las medidas de confinamiento en vísperas del puente festivo de este viernes.

Johnson, que anunciará el domingo qué medidas se pueden relajar a partir de la jornada siguiente, afirmó que procederá con “máxima precaución” a la hora de dar este paso para evitar una segundo pico de la enfermedad.

 

Rusia convoca a los estudiantes de medicina

Conforme aumenta el número de los infectados de la COVID-19 en Rusia, las autoridades de este país han decidido reforzar el contingente de médicos con la incorporación de los estudiantes de cuarto y quinto curso de Medicina para frenar el avance de la infección, que ya ha afectado a más de 170.000 personas.

Según la versión oficial, solo los que estén dispuestos a trabajar con enfermos de coronavirus son destinados a “zonas rojas”, mientras el resto puede trabajar como personal administrativo y de apoyo.

Al mismo tiempo, varios estudiantes se han quejado de que la “recomendación” oficial en realidad tiene carácter obligatorio y que muchos alumnos temen por sus vidas y las de sus seres queridos, al dudar de la disponibilidad de los equipos de protección necesarios para trabajar con enfermos de la COVID-19.

De acuerdo con los datos de este jueves, en Rusia han sido registrados 177.160 casos de coronavirus y 1.625 fallecimientos.

Noruega planea reabrir la vida pública en un mes

Por su parte, el Gobierno noruego presentó este jueves un plan para reabrir de forma progresiva la mayor parte de la vida pública en tres fases hasta mediados de junio, aunque manteniendo algunas restricciones por la pandemia.

Noruega, uno de los primeros países que cerró fronteras e instituciones a mediados de marzo, ya había abierto guarderías, escuelas (hasta los 10 años) y algunos pequeños comercios a finales del mes pasado.

“Gracias a nuestro esfuerzo común hemos logrado mantener el contagio bajo control, por eso podemos levantar las medidas más duras de forma gradual. El objetivo es que la mayoría de actividades y empresas que han estado cerradas puedan abrir antes del verano”, dijo la primera ministra, la conservadora Erna Solberg.

La apertura está condicionada a que la epidemia siga “bajo control” y que se mantengan algunas reglas fundamentales como quedarse en casa en caso de presentar síntomas, lavarse las manos y mantener un metro de distancia con otras personas.

A partir de ahora estarán permitidas las concentraciones de hasta 20 personas (ahora eran cinco), incluida la actividad deportiva organizada (con algunas restricciones), y, desde el lunes las escuelas y otros centros de enseñanzas medias se abrirán a todos los cursos, pero no las universidades.

La segunda fase, desde el 1 de junio, incluye la apertura de las terrazas de restaurantes y cafés que no vendan comida, así como los parques de atracciones.

Desde el 15 de junio se permitirán eventos de hasta 200 personas, se abrirán los gimnasios y piscinas y se permitirá el deporte de élite, lo que abre las puertas al inicio de la liga de fútbol.

Dinamarca abrirá comercio minorista, cafés y restaurantes

Mientras, Dinamarca abrirá tiendas minoristas, cafés y restaurantes y permitirá el deporte profesional sin público en las próximas dos semanas, dentro de la segunda fase de normalización de la vida pública, aunque mantendrá restricciones, informó este jueves el Gobierno.

Según el acuerdo anunciado por la primera ministra socialdemócrata, Mette Frederiksen, y consensuado con todos los partidos del Parlamento danés, el deporte profesional podrá reanudar ya su actividad, al igual que las asociaciones.

Todo el comercio minorista y los centros comerciales podrán abrir a partir del lunes, con lo que se sumarán a algunos pequeños negocios, como peluquerías y clínicas de fisioterapia y belleza que llevan funcionando desde finales del mes pasado.

Cafés y restaurantes, con restricciones de espacio y horario de apertura, podrán abrir sus puertas a partir del día 18, al igual que las bibliotecas, iglesias y otros centros religiosos.

Las escuelas, que ya llevaban abiertas desde hace un mes para alumnos de hasta once años, incluirán a partir del día 18 también a los otros cursos restantes.

Ayudas para las aerolíneas

Por otro lado, el grupo de aerolíneas Lufthansa dijo que negocia ayudas estatales por valor de 9.000 millones de euros del fondo de estabilización económica que el Gobierno alemán ha creado para ayudar a las empresas con dificultades por la pandemia.

A cambio, el Estado alemán quiere hacerse con una participación de hasta el 25 % más una acción y un representante en el Consejo de Supervisión de la aerolínea.

La aerolínea alemana también debería renunciar al pago de dividendos a cambio de la ayuda estatal.

Lufthansa tiene 4.400 millones de euros de liquidez en estos momentos, y ha sufrido una pérdida operativa antes de extraordinarios de 1.200 millones de euros hasta marzo.

Por su parte, el Gobierno italiano inyectará al menos 3.000 millones de euros en la nueva Alitalia, que será nacionalizada tras permanecer tres años en administración concursal por sus problemas financieros, confirmó este jueves el ministro de Desarrollo Económico de Italia, Stefano Patuanelli.

El ministro también ha señalado que el Gobierno intentará “proteger los niveles de empleo actuales en la aerolínea” y que la nueva sociedad “se centrará sobre todo en rutas de largo recorrido, también con nuevas alianzas transatlánticas”.

El Ministerio de Trabajo del país subrayó el miércoles que la aerolínea ha acordado con los sindicatos que 6.622 trabajadores se acojan hasta el 31 de octubre al llamado sistema de “caja de integración”, que en Italia es similar al Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) español.

Editado por Miriam Burgués