Europa da pasos hacia la apertura al ritmo de la vacunación

Estación de tren en París (Francia). EFE/EPA/YOAN VALAT/Archivo

Redacción Internacional (EuroEFE).- Los diferentes países europeos que desde hace más de un año aplican restricciones variadas por la pandemia del coronavirus dan pequeños pasos hacia la apertura, siempre en función de la evolución de los contagios y según el ritmo de vacunación.

La desescalada adopta diferentes formas según los países, porque las limitaciones en la vida social, económica y educativa también han sido diversas en cada país, con sus particulares calendarios.

FRANCIA

En Francia, tras más de seis meses de una sucesión de severas restricciones, la desescalada comenzó el pasado lunes con el fin de los confinamientos perimetrales, instaurados a nivel nacional el 3 de abril, que prohibían desplazarse fuera de un radio de diez kilómetros en torno al propio domicilio, salvo si se tenía una justificación válida.

La próxima fecha es el 19 de mayo, cuando el inicio del toque de queda se retrasa dos horas, de 7 a 9 de la tarde. Podrán reabrir los comercios considerados no esenciales y, sobre todo, las terrazas de los bares, restaurantes y cafés, así como los cines teatros o museos, que llevan cerrados desde finales de octubre.

El 9 de junio habrá una nueva relajación en el toque de queda, que comenzará a las 11 de la noche. Bares y restaurantes podrán atender a sus clientes en los interiores, pero con aforos limitados. Será posible organizar de nuevo ferias y salones y comenzará la campaña para recibir turistas procedentes del extranjero.

El 30 de junio se levantará completamente el toque de queda y está previsto que entonces aumenten los aforos permitidos en bares y restaurantes. Aunque el Gobierno y los expertos que le aconsejan no se han querido comprometer con fechas precisas, diversas voces han manifestado su esperanza de que la obligación de llevar mascarilla en la calle termine durante el verano.

ITALIA

El pasado 26 de abril Italia comenzó la reapertura gradual de algunas de sus actividades, según el programa previsto por el Gobierno. El toque de queda sigue siendo a las 22.00 horas, pero está previsto que se revise a mediados de mes y se pueda retrasar de acuerdo con los datos epidemiológicos.

En las regiones catalogadas como zona amarilla -o con bajas restricciones- se reabrieron los bares y restaurantes para comer y cenar, pero solo al aire libre, así como cines y teatros, con medidas de distanciamiento y aforos limitados, mientras que regresaron a las clases presenciales casi todos los alumnos de la enseñanza secundaria y de las universidades.

También se volvieron a abrir los museos y se permite la práctica de los deportes al aire libre, también los de grupo, mientras que los gimnasios reabrirán el 1 de junio y las piscinas volverán a abrir el 15 de mayo, con medidas de distanciamiento. Sólo a partir del 1 de julio se podrá ir a los balnearios y a los parques temáticos.

ALEMANIA

Ya el próximo fin de semana los hoteles y restaurantes en Schleswig-Holstein (norte del país) podrán abrir sus puertas a turistas que estén vacunados, que hayan superado la enfermedad o que presenten un test negativo.

Esa apertura depende de que la incidencia semanal se mantenga por debajo de los 100 contagios por 100.000 habitantes y en lugares donde se supere se dará marcha atrás. Otros estados federados planifican pasos similares para finales de mayo.

 

REINO UNIDO

El Reino Unido, con una de las tasas de propagación de la covid más bajas de Europa (30,33 contagios al día por cada millón de personas), sigue avanzando en un plan de desescalada que empezó el 8 de marzo con la reapertura de los colegios y que culminará el 21 de junio, cuando está previsto que se levanten la mayoría de las restricciones.

La hoja de ruta fijada por el gobierno británico, que permitió a los negocios no esenciales retomar su actividad en abril tras más de tres meses de cierre, prevé para el 17 de mayo que los ingleses puedan consumir en el interior de bares y restaurantes, volver a los museos, cines y teatros y viajar de vacaciones al extranjero.

También reabrirán hoteles, se permitirán grandes eventos con restricciones en el aforo y se ampliará el límite en reuniones en espacios cerrados a seis personas, unas medidas que, de recibir aprobación final del ejecutivo, allanarán el camino para que los clubes nocturnos vuelvan a subir la persiana a finales de junio.

DINAMARCA

Dinamarca inició a principios de abril su desescalada, apoyada en la buena situación epidemiológica que le ha permitido mantener controlado el contagio y esquivar la tercera ola gracias a una estrategia que combina el uso masivo de test, secuenciación de pruebas y un efectivo sistema de rastreo y aislamiento.

Este país nórdico ha normalizado la enseñanza presencial en las escuelas, y parcialmente en institutos, además de reabrir cafés, restaurantes, cines, teatros, bibliotecas y locales de música y permitir el público en los estadios y el deporte aficionado en interiores, este bajo ciertas condiciones.

La reapertura se apoya sobre todo en el uso de un pasaporte de covid-19 que permite participar a quienes acrediten mediante una aplicación de teléfono móvil que han sido vacunados, han pasado la enfermedad o puedan presentar un test de coronavirus negativo hecho en las últimas 72 horas.

BÉLGICA

En Bélgica, dónde ya se ha superado el millón de contagios (en una población de 11,4 millones de personas) y casi un tercio de la población ha recibido ya al menos una dosis de la vacuna contra la covid-19, el teletrabajo sigue siendo obligatorio pero entra este sábado en una nueva fase de desescalada con el fin del toque de queda y la apertura de las terrazas de bares y restaurantes, con un máximo de cuatro personas por mesa y hasta las diez de la noche.

Ahora es el sector de la cultura el que está en pie de guerra: este jueves interpuso un recurso judicial contra el Estado para conseguir la reanudación de las actividades de interior y exterior con público, ya que solo las segundas están permitidas y con un máximo de 50 persona.

PAÍSES BAJOS

El gobierno neerlandés empezó el 28 de abril la desescalada del confinamiento, cuando se levantó el toque de queda y reabrió las terrazas al aire libre, como parte de un plan que prevé ir relajando restricciones lentamente y de forma puntual hasta poder volver a una cierta normalidad en verano, siempre que los positivos se reduzcan.

Dado el alto número de contagios diarios, aún no está claro si se volverán a permitir los viajes turísticos al extranjero este verano, pues depende del avance de la vacunación y el control de las infecciones.

PORTUGAL

Tras un confinamiento general de dos meses, Portugal empezó su desescalada el pasado 15 de marzo y ya se encuentra en la última fase del plan, iniciada el pasado 1 de mayo. La gran mayoría de los municipios del país tienen todo el comercio abierto, así como la restauración, aunque con límites del número de comensales por mesa y la obligación de cerrar, como máximo, a las 22:30 horas.

También se han retomado los espectáculos culturales, toda la actividad deportiva, y se abrió la frontera terrestre con España. El Gobierno no tiene previstas por el momento más medidas y de cara al verano sólo ha trascendido que se mantienen las limitaciones en las playas que hubo el año pasado, principalmente de aforo.

AUSTRIA

Austria, que pasó hace unos meses a regionalizar su estrategia contra la pandemia, dando más autonomía a los nueve estados federados a la hora de imponer restricciones, sale el próximo 19 de mayo del confinamiento duro. Para esa fecha se espera la reapertura de los restaurantes y hoteles, cerrados desde el pasado 3 de noviembre.

Además, volverán los eventos culturales y deportivos con aforo limitado, también clausurados desde noviembre. El comercio no esencial ya está abierto en todo el país desde el pasado 3 de mayo, aunque con limitaciones en el acceso y la necesidad de usar mascarillas del tipo FFP2.

Para el 19 de mayo está previsto que Austria suspenda las cuarentenas obligatorias para viajeros que lleguen de ciertos países europeos, aunque no desde España. Para viajeros procedentes de lugares como España, Francia o los Países Bajos, con incidencias en 14 días superiores a los 500 casos, sigue por el momento obligatoria una cuarentena de 10 días, con la posibilidad de salir tras un test negativo realizado tras el quinto día.

Editado por Miriam Burgués