Europa, la región más afectada por la pandemia, se aproxima al millón de contagios

La estatua de Federico García Lorca de la plaza de Santa Ana en Madrid ataviada con una mascarilla facial durante una nueva jornada de confinamiento en España por la crisis del coronavirus. EFE/Rodrigo Jiménez

Redacción Internacional (EuroEFE).- Europa, la región más afectada por la pandemia, se aproxima al millón de casos de coronavirus con un total de 943.000 contagios. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), todavía el 90 por ciento de los nuevos infectados diarios proceden del Viejo Continente y de Estados Unidos.

La OMS subrayó este martes que no toda Europa está en fase de desescalada de la COVID-19, pese a la disminución de casos en grandes focos como España e Italia.

«Hay un panorama variado en Europa, donde se comienza a ver una ligera desaceleración de casos en grandes brotes en España o Italia, mientras en otros países como Turquía o el Reino Unido las infecciones van en aumento», subrayó al respecto la portavoz de la OMS Margaret Harris.

La fuente añadió que incluso en los países donde se esta experimentando una desaceleración ésta será lenta, y recordó las medidas que los distintos gobiernos han de tomar en esa fase, a la hora de levantar gradualmente las cuarentenas y otras acciones tomadas para prevenir la expansión del virus.

«La primera y más importante es garantizar que la transmisión (del virus) se ha controlado», lo que implica tener capacidad para hacer seguimiento de todos los casos y sus contactos, así como para aislar a los infectados, recalcó.

En segundo lugar, el país debe asegurar que su sistema puede hacer frente a los nuevos casos diarios, que seguirán apareciendo tras el levantamiento de restricciones.

Otras condiciones que cumplir son reducir al mínimo los riesgos de rebrotes en instalaciones médicas, la puesta en marcha de medidas preparativas en lugares de trabajo, escuelas y otras zonas con mayor concentración de gente, la prevención de casos importados y la concienciación de la opinión pública.

La peor crisis en casi un siglo

Y mientras tanto la peor crisis en prácticamente un siglo se cierne sobre el mundo como consecuencia del coronavirus, que, además de 1,8 millones de infectados y más de 117.000 muertos, amenaza gravemente la estabilidad del sistema financiero.

Esta es la advertencia del Fondo Monetario Internacional (FMI), que considera «muy probable» que la economía global experimente la peor recesión desde la Gran Depresión de los años 30 y se supere la crisis financiera global de hace una década.

Nunca, en sus más de 75 años de historia, el FMI había lanzado previsiones tan poco halagüeñas: El PIB de la zona euro caerá un 7,5%, el de EEUU, un 5,9% y el de Japón, un 5,2%. Tres lastres que llevarán a la economía mundial en 2020 a retroceder un 3 % por el impacto del COVID-19.

La economía española caerá un 8 % y la tasa de desempleo aumentará seis puntos, hasta el 20,8 %, en 2020, debido a la “crisis sin precedentes” provocada por la pandemia del coronavirus, ha indicado este martes el Fondo en su informe de “Perspectivas Económicas Mundiales”.

“En parte de Europa, el brote ha sido tan grave como en la provincia china de Hubei (…) Aunque son esenciales para contener el virus, el confinamiento y las restricciones a la movilidad están dando un duro golpe a la actividad económica”, explica el Fondo en su documento.

Suben las muertes en Italia, Francia, España y Reino Unido

Dentro de Europa el país con un mayor número de muertos es Italia, donde se superan los 21.000 (602 muertes en estas veinticuatro horas, cifra en aumento en los últimos tres días), aunque los contagios se reducen y también el número de hospitalizados.

Los casos en Italia desde el inicio del brote en febrero ascienden a 162.488, con un aumento de 2.972 en el último día, la cifra más baja desde hace semanas, y con 37.130 personas curadas.

Francia, donde se ha prolongado el confinamiento de la población hasta el 11 de mayo, supera ya los 15.000 muertos por coronavirus y los 100.000 casos confirmados, después de sumar 541 fallecidos en los hospitales en un día y 5.497 contagios, hasta alcanzar 103.573 casos.

De los 15.729 muertos, 10.129 fallecieron en hospitales. y 5.600 se produjeron en residencias de ancianos y centros de dependencia.

En España las defunciones totales son 18.056, con 567 en un día, un ligero aumento frente a las 517 de la víspera, mientras que el ritmo de contagio continúa a la baja, con 3.405 nuevos casos hasta un total de 172.541, y los recuperados alcanzan ya los 67.504 (un 39,12 % del total de infectados), con 2.777 en las últimas horas.

El país ha cumplido este martes un mes bajo el estado de alarma con la mayor parte de la población confinada en sus viviendas, en medio de un gran coste humano y con un impacto económico que puede ser colosal.

 

Por su parte, en el Reino Unido, con cerca de 94.000 positivos, la cifra de fallecidos con coronavirus en hospitales es de 12.107, al registrarse un repunte de 778 fallecimientos en las últimas veinticuatro horas, cerca del récord de 780 decesos del pasado viernes.

El Gobierno británico afronta crecientes presiones por la escasez de equipamiento de protección en hospitales y de test de detección del coronavirus, así como por su impacto mortal en las residencias de ancianos, un dato que hasta ahora no se había reflejado en el recuento oficial.

Portugal, el país del sur de Europa menos afectado por la pandemia, suma ya 567 muertos por la COVID-19, 35 más que el lunes, de los que una tercera parte se han registrado en residencias de mayores, y los positivos se acercan a los 17.500.

No obstante, con poco más de 10 millones de habitantes y una población envejecida -el 20 % tiene más de 65 años- Portugal ha logrado, según los expertos, estabilizar la llamada «curva» de expansión de la COVID-19.

La clave, apuntan, está en la rapidez de su respuesta frente al virus. La experiencia de Italia o España aceleró el confinamiento de la población y el blindaje de su frontera.

Recomendaciones de Bruselas para la retirada progresiva de las restricciones

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, presentará este miércoles recomendaciones para que los países de la Unión Europea (UE) retiren progresivamente las restricciones impuestas para frenar el coronavirus, aunque la decisión de suavizar las medidas depende de cada Estado miembro.

El Ejecutivo comunitario presentará una «hoja de ruta» con recomendaciones para los Estados con el fin de que cuando empiecen a retirar las restricciones lo hagan «de modo efectivo» y teniendo en cuenta la situación en otros Estados miembros, en particular en los países vecinos, explicó el portavoz jefe de la Comisión, Eric Mamer, en una rueda de prensa.

«No diremos a un Estado miembro específico que ahora es el momento adecuado para suavizar las restricciones. Lo que recomendaremos son una serie de criterios y condiciones que deberían aplicarse cuando se evalúe o decida que tiene sentido suavizar las medidas», explicó.

El portavoz comunitario insistió en que la decisión de salir del confinamiento dependerá de las autoridades de cada país, basándose en la información de que dispongan sobre la situación en su territorio para decidir qué medidas son las más adecuadas.

La situación difiere mucho entre los Estados de la UE en términos de propagación de la pandemia, de las medidas adoptadas para frenarla y de sus planes para la salida, pero Bruselas busca evitar la descoordinación que se vivió al inicio del brote.

 

Por otro lado, la Comisión inició este martes contactos con los países comunitarios para informarles de una prolongación del sistema de control de exportaciones de mascarillas a terceros países, que dejará exentos a territorios como los Balcanes Occidentales y Gibraltar, entre otros.

El Ejecutivo comunitario informó de su intención de prolongar el funcionamiento de este sistema, propuesto inicialmente el pasado 15 de marzo y que originalmente se refería a todo tipo de material sanitario, pero se planea ampliar únicamente para la venta de mascarillas.

Mientras, el Consejo de la UE, que representa a los Estados miembros, adoptó este martes dos enmiendas al presupuesto de 2020 del club comunitario para poder usar fondos en la lucha contra la pandemia del coronavirus.

En total, los compromisos de gasto se han incrementado en 3.570 millones de euros, hasta los 172.200 millones, mientras que los pagos han aumentado en 1.600 millones y se han situado en total en 155.200 millones de euros, indicó el Consejo en un comunicado.

Editado por Miriam Burgués