Europa no debe bajar la guardia pese a la estabilización de la epidemia en algunos países

Vista de la Gran Vía de Madrid, totalmente vacía. EFE/Kiko Huesca

Redacción Internacional (EuroEFE).- Europa sigue siendo el continente más afectado del mundo por la pandemia de la COVID-19, con 1,01 millones de casos. Ahora que muchos países de la región se preparan para un alivio del confinamiento, la OMS alerta de que «las próximas semanas serán críticas», por lo que «es imperativo no bajar la guardia».

En Europa están cinco de los países con más casos (España, Italia, Francia, Alemania y Reino Unido, por este orden), solo superados por Estados Unidos, con más de 100.000 contagios dentro de sus fronteras.

A la cabeza de muertes en Europa está Italia, aunque este jueves constató un descenso de los fallecimientos diarios, al contabilizarse 525 en las últimas veinticuatro horas, hasta un total de 22.170.

Sin embargo, esa tendencia a la baja se rompe en lo relativo a nuevos casos, al aumentar en una jornada en casi 3.800, hasta rondar los 169.000 desde el inicio del brote.

El presidente del Instituto de Sanidad italiano, Silvio Brusaferro, confirmó que es evidente que los datos que se proporcionan diariamente marcan «una tendencia descendente», pero se mostró muy prudente respecto a la rápida desescalada de las medidas de aislamiento.

La presidenta de la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, reconoció este jueves que la UE debe a Italia una disculpa por no reaccionar a tiempo cuando el coronavirus puso a este país en una situación de urgencia y, en un principio, no obtuvo ayuda de sus socios.

El Reino Unido prolonga el confinamiento obligatorio

Por su parte, el Gobierno británico anunció que el confinamiento obligatorio se extenderá durante, al menos, tres semanas más, después de que se registrasen 861 fallecimientos por coronavirus en las últimas 24 horas, lo que supone un nuevo récord diario.

En ausencia del primer ministro, Boris Johnson, que sigue convaleciente de la COVID-19, su sustituto temporal, el titular de Exteriores, Dominic Raab, subrayó que la prórroga del cerrojazo estricto hasta alrededor del 7 de mayo es necesaria para evitar la propagación de la epidemia.

Al cumplirse este jueves el plazo legal para revisar las medidas de confinamiento y distanciamiento social decretadas hace tres semanas, Raab advirtió de que su relajación podría provocar un «segundo pico», lo que «aumentaría sustancialmente el número de muertes».

Explicó que el Gobierno ha tomado esas medidas después de mantener varias reuniones con el gabinete de ministros y con el comité de emergencia Cobra, entre evidencias, no obstante, de que el brote de coronavirus podría haber «alcanzado su pico».

El ministerio de Sanidad del Reino Unido informó este jueves de que el número de muertos por coronavirus en hospitales británicos se incrementó hasta 13.729, si bien Raab destacó que las medidas de distanciamiento social están siendo «exitosas».

La cifra de nuevos fallecimientos diarios, que no contempla los decesos ocurridos fuera de centros sanitarios, supera a la registrada el Viernes Santo, de 780, la más alta hasta ahora.

España registra un repunte de casos

Mientras, España registró este jueves un leve repunte de contagios por coronavirus con 5.183 casos nuevos, la cifra más alta desde el pasado 9 de abril, y ya suma 182.816, mientras que el número de fallecidos aumentó en 551 en las últimas 24 horas, 19.130 en total, aunque el Gobierno reconoce la dificultad para conocer la cifra real de decesos.

La parte positiva de los datos ofrecidos por las autoridades sanitarias son las 3.944 personas que se han recuperado de la enfermedad, con lo que son ya 74.797 los pacientes dados de alta, el 40,9 % .

«Al incrementar el número de test, se incrementa el número de casos confirmados», dijo en rueda de prensa el portavoz de Sanidad para la pandemia, el doctor Fernando Simón, quien consideró que el aumento de la cantidad de pruebas realizadas «es algo bueno».

No obstante, explicó que como las pruebas serológicas están dando positivos entre personas con anticuerpos y sin síntomas, «hace difícil colocarlos (a estas personas) en la línea de evolución de la pandemia».

 

En las últimas tres semanas, según datos del Ministerio de Sanidad, se ha pasado de hacer 20.000 test PCR diarios, los más seguros, a 47.000, con lo que desde el inicio de la crisis sanitaria y hasta el 13 de abril en España se han realizado 930.230.

A esta cifra, hay que sumar, además, los dos millones de test rápidos que se han distribuido ya por todo el país.

Simón calificó los datos de este jueves de «muy buena noticia» porque confirman que la curva de expansión de la pandemia mantiene su estabilización e incluso un descenso.

Mientras la pandemia se estabiliza, a pesar de los pequeños repuntes, la polémica se centra en el recuento del número de fallecidos y en los criterios de cada comunidad autónoma para llevarlo a cabo.

En Austria ya ha comenzado una «nueva normalidad»

Con el número de infectados y, sobre todo, de hospitalizados y fallecidos bajo control, Austria se encuentra este jueves en el tercer día de lo que Gobierno llama «nueva normalidad», un concepto que oposición y juristas alertan puede esconder que las restricciones de derechos aplicadas contra el coronavirus se hagan permanentes.

La oposición, formada por socialdemócratas, ultranacionalistas y liberales, ha mantenido hasta ahora su apoyo, o su silencio, a las restricciones de libertad y movimiento, y las medidas económicas dictadas por el Ejecutivo que forman el Partido Popular austríaco y Los Verdes, dirigido por el canciller conservador Sebastian Kurz.

Pero la referencia del jefe de Gobierno a esa «nueva normalidad» y su afirmación de que no importa si las medidas cumplen o no la Constitución sino que lo esencial es que estén funcionado han levantado una oleada de críticas.

El Gobierno ha reaccionado a las crítica y ha convocado un comité de expertos que analizará y revisará las medidas tomadas hasta ahora contra la pandemia.

Al mismo tiempo, ha relajado algunas medidas de contención del virus, con la apertura gradual de todos los comercios, el permiso de practicar deporte en instalaciones al aire libre y la posibilidad de que los colegios empiecen a abrir en mayo.

Todas las tiendas con menos de 400 metros cuadrados y grandes superficies de bricolaje y jardinería están abiertos por tercer día consecutivo en Austria, aunque los clientes siempre deben llevar mascarilla y mantener la distancia obligatoria de al menos un metro.

Todos los demás negocios y centros comerciales podrán abrir a partir del 2 de mayo próximo, aunque por ahora no se ha tomado ninguna decisión sobre la reapertura de los locales gastronómicos.

Además, han vuelto a abrir los históricos jardines de los diferentes palacios imperiales de Viena, cuyo cierre durante el mes de confinamiento había causado controversia y quejas de la oposición y muchos ciudadanos.

Continuas peticiones de ayuda financiera

Ante la COVID-19, más de la mitad de los 189 países miembros del Fondo Monetario Internacional (FMI) han solicitado ya asistencia financiera y se espera que para finales de abril el Directorio Ejecutivo del organismo apruebe programas de asistencia.

Para la directora del FMI, Kristalina Georgieva, «el problema es gigante, tenemos que movernos con rapidez. Es una emergencia como ninguna otra».

Los ministros de Economía y Finanzas de la Unión Europea (UE) instaron este jueves a los bancos a dejar de pagar dividendos y usar ese capital para dar crédito a hogares y empresas ante la pandemia de coronavirus. Además, el Banco Europeo de Inversiones (BEI) dio luz verde a la creación de un fondo de 25.000 millones de euros en garantías.

Por su parte, la presidenta del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde, aseguró que el Consejo de Gobierno está «preparado para aumentar» el tamaño de sus programas de compra de deuda y para ajustar su composición, tanto como sea necesario y durante el tiempo necesario.

También el BCE anunció que reduce las exigencias de capital a los bancos por riesgo de mercado de forma temporal, debido a los «niveles extraordinarios de volatilidad en los mercados financieros desde el estallido del coronavirus».

El sector energético se ve asimismo muy afectado por el coronavirus y, según la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), el mundo consumirá este año una media de 92,82 millones de barriles de crudo al día (mbd), un 6,8 % menos que en 2019, con especial incidencia en el primer trimestre en China y en el segundo trimestre en el grupo de países más industrializados.

Y la única noticia positiva de la crisis del coronavirus la da el medioambiente: la contaminación atmosférica en algunas de las grandes ciudades europeas han caído entre un 45 y hasta más del 50 % en el último mes, a la vista de las mediciones del satélite europeo Sentinel-5P.

Editado por Miriam Burgués