Felipe VI: es necesaria una Europa «más unida, más fuerte y más determinada»

Felipe VI: es necesaria una Europa "más unida, más fuerte y más determinada"

Cuacos de Yuste (Cáceres) (EuroEFE).- Felipe VI ha afirmado este jueves que es necesaria una Europa «más unida, más fuerte y más determinada», al tiempo que «más efectiva» en la consecución de las ambiciones y las expectativas de los ciudadanos. En el Día de Europa, el rey ha presidido la ceremonia de entrega del Premio Carlos V, que en su XIII edición ha recaído en los Itinerarios Culturales del Consejo de Europa, una red de 38 caminos que surcan 61 países de cuatro continentes.

El acto ha tenido lugar en el Monasterio de Yuste (Cáceres) con la presencia del secretario general del Consejo de Europa, Thorbjorn Jagland, que ha recogido el galardón que concede la Fundación Academia Europea e Iberoamericana de Yuste desde 1995. La entrega del premio coincide este año con el comienzo de la campaña de las elecciones al Parlamento Europeo del 26 de mayo.

España está empeñada «en lograr una verdadera Europa de y para los ciudadanos para que siga siendo faro y luz de cultura y espacio de libertad, igualdad y paz», dijo don Felipe, quien resaltó la necesidad de que «con coraje y voluntad», se trabaje «de manera colectiva» a la hora de dar respuestas conjuntas a «la larga lista» de desafíos pendientes, entre los que ha citado el cambio climático, la sostenibilidad del planeta, las migraciones masivas o la revolución tecnológica y digital.

«Necesitamos una Europa más unida, más fuerte, más determinada y, también, más efectiva en la consecución de las ambiciones y expectativas de sus ciudadanos», ha remarcado el jefe del Estado.

El rey ha hecho hincapié en apostar por una Europa que «consolide y acreciente los grandes logros de paz y libertad, de progreso y democracia que tanto han costado» conseguir y que definen el proyecto de la UE.

«Debemos ser capaces de honrar la memoria de nuestros antecesores, su trabajo y su esfuerzo por la Europa que soñaron y que quisieron dejarnos como legado», ha animado don Felipe.

Como ejemplo de la herencia continental, el rey ha destacado lo que representan los Itinerarios Culturales del Consejo de Europa, «un pilar cultural e histórico» que representa lo que es Europa, su historia, sus raíces, sus diferencias y sus puntos en común».

Un ejemplo de cooperación entre «personas, pueblos, países y continentes» que ponen en valor el patrimonio cultural y artístico, las tradiciones religiosas y laicas, y paisajes y ciudades, «todo ello para mostrar que la cultura es el mejor camino y el mejor lugar para el encuentro».

El programa de los Itinerarios Culturales nació en 1987 con la declaración de Santiago de Compostela como primera ruta y en la actualidad cuenta con 38 recorridos sobre ámbitos como el arte, la música, la arquitectura o la gastronomía.

Felipe VI ha aprovechado la concesión del premio a la red de caminos europeos para poner el foco en las zonas poco pobladas y en la necesidad de impulsar el crecimiento económico y turístico de estos territorios.

Ha concluido su intervención animando a seguir construyendo Europa «desde el conocimiento y el encuentro». «Sigamos, como decía el gran Antonio Machado, haciendo, todos juntos, camino al andar», ha rematado.

Es la primera vez que el Premio Carlos V se otorga a una iniciativa, puesto que hasta ahora había recaído en personas, entre ellas, Jacques Delors, Felipe González, Mijaíl Gorbachov, Helmut Kohl, Javier Solana, José Manuel Durao Barroso, Simone Veil y Antonio Tajani, quien lo recibió el pasado año.

El galardón, dotado con 30.000 euros, reconoce la labor de aquellas personas, organizaciones o proyectos que hayan contribuido al conocimiento general y al engrandecimiento de los valores europeos.

Thorbjorn Jagland: los conflictos internos deben resolverse desde la Constitución

El secretario general del Consejo de Europa, Thorbjorn Jagland, ha afirmado este jueves que los conflictos internos, «legales o políticos», deben resolverse dentro de la Constitución y que «el imperio de la ley debe ser respetado por todos» y no manipularse.

Jagland ha transmitido este mensaje después de recibir, de manos de Felipe VI, el Premio Carlos V . La concesión del galardón coincide con la conmemoración del 70 aniversario del Consejo de Europa, la organización que agrupa a 47 países europeos, entre ellos, todos los de la UE, Rusia y Turquía, con la misión de defender y promover los derechos humanos, la democracia y el Estado de derecho.

El ex primer ministro noruego ha resaltado «el ataque creciente» que sufre este proyecto de unidad europeo y lo ha atribuido «al auge del nacionalismo y el extremismo» y a «los intentos de poner a los tribunales bajo control político».

Jagland ha afirmado que los problemas requieren «soluciones ponderadas», pero ha dejado claro que el punto de partido tiene que ser «la aplicación del Estado de derecho» y el constitucionalismo.

«Un estado debe ser gobernado sobre la base de una Constitución, una Constitución acordada, y que los conflictos internos, ya sean legales o políticos, deben resolverse de esa manera. Eso no quiere decir que una Constitución no pueda ser enmendada. Pero debe hacerse de acuerdo con las reglas. Esto proporciona claridad, equidad y previsibilidad», ha sostenido en su intervención, en la que ha defendido el valor de la convivencia.

En su discurso, ha insistido en que «el imperio de la ley debe ser respetado por todos» y «no debe ser manipulado para lograr ventaja política».

De igual modo, ha considerado vital que los Estados miembros apliquen «de buena fe y a tiempo» los fallos del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, el gran estandarte del Consejo de Europa, cuya sede está en Estrasburgo (Francia).

«Es importante la responsabilidad compartida para mantener nos estándares comunes. Sin él, el sistema de convención en su conjunto será socavado», ha advertido.

Jagland ha puesto de relieve que España ha demostrado «durante mucho tiempo su profundo compromiso con el Consejo de Europa, con sus valores y con el multilateralismo en general».

Ha recordado que la Convención Europea de Derechos Humanos y la Corte de Estrasburgo se rigen por los principios del constitucionalismo y tienen «supremacía sobre el derecho interno».

«Si los gobiernos desean cambiar el sistema, modificar la ley, deben argumentar su caso y utilizar los procedimientos acordados o abandonar el sistema de la Convención. Ningún gobierno lo ha hecho nunca, ni creo que deba hacerlo», ha puntualizado.

Sin citar casos concretos, Jagland ha denunciado que el Convenio Europeo de Derechos Humanos y el Tribunal de Estrasburgo están siendo modificados a nivel nacional por medio de cambios constitucionales, reformas judiciales y referendos, mientras las fuerzas populistas buscan socavar las instituciones multilaterales.

Lo ha atribuido a motivos como la pérdida de la memoria histórica, el aumento de la pobreza y la desigualdad.

También ha lamentado que los medios de comunicación y las ONG «están bajo una presión cada vez mayor y los periodistas han sufrido ataques físicos». 

Para saber más:

El patrimonio cultural de Europa, en 33 itinerarios

Las instituciones europeas en España subrayan el «plus» de pertenecer a la UE

Una semana de conmemoraciones para pasar de saberse a sentirse europeos