Francia supera las 10.000 muertes por coronavirus y Reino Unido registra su mayor aumento diario

EFE/EPA/GONZALO FUENTES/POOL

Redacción Internacional (EuroEFE).- Los peores datos en Europa de la crisis del coronavirus llegaron este martes desde Francia y el Reino Unido. El primer país superó los 10.000 fallecidos y el segundo registró su máximo incremento diario desde el inicio de la pandemia.

En Francia se han producido un total de 10.328 fallecimientos desde el pasado 1 de marzo, según el director general de Sanidad, Jérôme Salomon.

De ellos, 7.091 se produjeron en hospitales, 597 solo en las últimas 24 horas, y otros 3.237 en residencias de ancianos y centros de dependencia.

Las autoridades sanitarias precisaron que en todo el país hay 78.167 casos de coronavirus confirmados, 3.777 más en un día, así como 30.027 personas hospitalizadas y de ellas 7.131 en unidades de cuidados intensivos.

El confinamiento empezó en Francia el pasado 17 de marzo y está previsto de momento hasta el 15 de abril.

Mientras, en Londres el primer ministro británico, Boris Johnson, permanece «estable» en una Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) mientras los muertos por COVID-19 en hospitales del Reino Unido aumentaron este martes en 786, hasta 6.159, el máximo incremento diario hasta ahora.

El jefe de Gobierno, de 55 años, ha recibido tratamiento con oxígeno en el hospital londinense de St Thomas, pero no ha desarrollado neumonía ni necesita por ahora ventilación mecánica, según ha detallado un portavoz de Downing Street, su residencia oficial.

Johnson ha delegado temporalmente la mayoría de sus funciones en su ministro de Exteriores, Dominic Raab, que se mostró confiado en que el primer ministro podrá retomar sus obligaciones «en poco tiempo».

«Confío en que saldrá adelante, porque si hay algo que conozco sobre este primer ministro es que es un luchador», afirmó Raab en una rueda de prensa.

En las últimas horas, Johnson ha recibido mensajes de respaldo de numerosos mandatarios mundiales, así como de la reina Isabel II, que ha enviado una misiva dirigida a él, a su novia Carrie Symonds, embarazada de su primer hijo, y el resto de su familia, en el que les desea una «rápida y completa recuperación».

Repunte de muertes en España y bajada en Italia

En España los casos conocidos superan ya los 140.500, los fallecidos rozan los 13.800 y los curados llegan a 43.208, el 30,75 % del total de contagios.

Tras encadenar siete días de variaciones porcentuales a la baja, los datos publicados este martes muestran 5.478 contagios nuevos, un 4,05 % más que el lunes, cuando se contabilizó el menor incremento, con un 3,26 %.

Lo mismo ocurre con el número de fallecidos, con 743 muertes más en un día. De esta manera se rompe la tendencia de las dos últimas jornadas, cuando los nuevas defunciones en 24 horas no habían superado las 700.

Respecto a las ucis, otros 7.069 pacientes necesitaron ingresar, 138 más que el lunes, lo cual duplica el incremento de ayer al pasar del 1,02% al 1,99 %.

Sin embargo, los incrementos de casos se deben «al ajuste de datos» que se produce durante los fines de semana ante el retraso en la notificación por parte de las autoridades regionales, aseguró en una rueda de prensa la portavoz de Sanidad para la pandemia, doctora María José Sierra.

Según el Gobierno español, el país saldrá de las medidas de confinamiento de forma «ordenada y segura» cuando se estabilice la transmisión del coronavirus, y entre las primeras medidas será la reanudación a partir del lunes próximo de las actividades económicas no esenciales, cerradas desde el 30 de marzo.

 

Mientras, Italia constató un frenazo en el número de contagios de coronavirus y el total de casos aumentó solo en 3.309 personas, hasta los 135.586, la menor subida desde el 13 de marzo, aunque las autoridades insisten en mantener alta la guardia.

«Se confirma una disminución de la tendencia de crecimiento de los contagiados», celebró el jefe de la Protección Civil italiana, Angelo Borrelli, nada más comenzar su rueda de prensa diaria.

Los datos indican que continúa la tendencia de ligero descenso en la propagación del virus desde que se detectó el primer caso autóctono en el país, el pasado 21 de febrero.

De hecho es la menor subida desde los 2.547 casos registrados el 13 de marzo, hace casi un mes.

Actualmente hay 94.067 personas enfermas, «solo» 880 más que las registradas el lunes, el aumento más bajo desde el pasado 10 de marzo, indicó Borrelli.

 

España e Italia pueden haber pasado ya el «pico» de contagios, mientras que el Reino Unido se encontraría en su fase inicial, según un estudio publicado este martes por el Instituto para la Evaluación y Métrica Sanitaria (IHME) de la Universidad de Washington, en Estados Unidos.

De acuerdo con las proyecciones de este centro, «casi todas las regiones» en España se encuentran en estos momentos en el máximo de infecciones o ya lo han pasado, aunque no se detalla específicamente la situación de cada región.

La predicción que hace el IHME es que hasta el 4 de agosto el virus se habrá cobrado en España 19.209 vidas (las cifras oficiales apuntan a que en la actualidad se está en torno a los 13.800 fallecidos), siendo el tercer país europeo con más muertes proyectadas solo por detrás del Reino Unido, donde se prevén 66.314, e Italia, con 20.300.

En total, el instituto predice que el coronavirus se cobrará 151.680 vida en el conjunto de Europa durante la «primera oleada» de la pandemia, es decir, la desatada en invierno y primavera de 2020, mientras que en Estados Unidos la cifra de fallecidos sería de 81.766 personas (actualmente se aproximan a las 12.000).

Además de España e Italia, los otros países europeos que ya han pasado el «pico» o están muy cerca de él son, según el estudio, los Países Bajos, Portugal, Francia, Irlanda, Austria y Luxemburgo, mientras que Rumanía y la República Checa se encuentran a medio camino, y el Reino Unido, Alemania, Suecia, Noruega y Grecia están aún en su fase inicial y se prevé que las muertes se disparen en la segunda y tercera semanas de abril.

Noruega reabrirá este mes colegios y algunos comercios

Noruega, que tiene una población de 5,4 millones, ha registrado hasta el momento 5.700 casos de COVID-19 y 71 muertos, con un descenso continuo en los últimos días en el número de ingresos hospitalarios.

El país reabrirá después de Semana Santa guarderías, escuelas y algunos pequeños comercios, dentro de un plan de levantamiento progresivo de las medidas restrictivas por la pandemia, anunció este martes la primera ministra, Erna Solberg.

Servicios sanitarios especiales como consultas de psicólogos y fisioterapeutas, así como clínicas de masaje o peluquerías podrán volver a funcionar en el último tramo de este mes, siguiendo medidas para evitar el contagio.

Los grandes eventos deportivos y culturales estarán prohibidos hasta el 15 de junio, aunque se hará un nuevo análisis a principios de mayo sobre lo que ocurrirá el resto del verano.

Las restricciones que afectan al cierre de establecimientos como bares y restaurantes, la prohibición de concentraciones de más de cinco personas o el cierre de fronteras se mantendrán.

«Los nuevos análisis dan motivos para un optimismo prudente. Vemos que la curva se ha achatado y que las medidas para frenar el contagio funcionan. Pero es un momento concreto. No podemos bajar los brazos, debemos seguir con la misma estrategia», dijo Solberg.

Mientras, Croacia permite a partir de este martes la apertura de mercados locales de productos agrícolas, como primer paso de una cautelosa relajación de las medidas para frenar la propagación del coronavirus y reactivar lentamente la economía.

El primer ministro croata, Andrej Plenkovic, confirmó que se preparan nuevos pasos de relajación de la situación, aunque sin revelar cuáles serán los próximos y advirtiendo de que «cualquier error» puede ocasionar un repunte de las pérdidas de vidas humanas.

Con 4,5 millones de habitantes, Croacia ha registrado hasta ahora 1.282 casos confirmados de contagio por coronavirus, según el titular de Salud, Vili Beros.

Suecia mantiene su estrategia

Por otro lado, el Gobierno sueco anunció este martes que ha consensuado con la oposición una ley de emergencia para adoptar medidas inmediatas contra la pandemia, aunque mantiene de momento su estrategia más suave que la de la mayor parte de países.

La reforma legal, que estará vigente hasta finales de junio, permitirá adoptar medidas urgentes contra el contagio como cerrar cafés, restaurantes, bares, centros comerciales o puertos.

«Nos proporciona herramientas para poder actuar rápido. Afecta solo a medidas relacionadas con el coronavirus y solo durante un tiempo limitado, pero son medidas que van más lejos que las leyes vigentes», dijo en rueda de prensa el primer ministro socialdemócrata, Stefan Löfven.

EFE/EPA/HNERIK MONTGOMERY

Mientras otros países nórdicos han cerrado instituciones públicas y educativas, prohíben concentraciones de más de diez personas y han clausurado sus fronteras a extranjeros no residentes, Suecia ha elegido una línea más suave, centrada en aislar a los grupos de riesgo y apelar a la responsabilidad individual.

La tradición de autonomía de las agencias públicas y de que sean los expertos quienes tracen la estrategia general ha hecho que Suecia haya introducido de forma progresiva y más lenta algunas restricciones, si bien mantiene abiertos escuelas, bares y restaurantes.

Aunque lejos de las cifras de países como España, Italia, Francia o Reino Unido, Suecia ha registrado en la última semana un aumento continuo de ingresados y muertos por COVID-19, superior al de sus vecinos nórdicos.

Prórrogas al estado de alarma en los países bálticos

El Gobierno de Letonia prorrogó este martes el estado de alarma durante un mes, hasta el 12 de mayo, tras considerar que no hay indicios de que el estado de la pandemia del coronavirus justifique levantarlo en la fecha prevista, el 14 de abril.

Lo anunció el mismo día en el que se registraron seis nuevos contagios de COVID-19, la cifra diaria más baja desde mediados de marzo, lo que eleva el total a 548, según el Centro de Prevención y Control de Enfermedades (SPKC).

La vecina Lituania, donde hasta este martes se registraron 880 infectados, también propondrá prorrogar ese estado hasta el 27 de abril, dijo el primer ministro, Saulius Skvernelis, citado en medios locales; el Gobierno lituano decidirá oficialmente si prolonga las medidas este miércoles.

Skvernelis agregó que tras la Semana Santa el Gobierno consideraría levantar algunas medidas sobre comercios que vendan otros productos que no sean de alimentación o farmacia, señal de que se podrían reabrir algunos de ropa y electrónica.

En Estonia, donde también rige el estado de emergencia, la radiotelevisión oficial informó de que un grupo de planificación dirigido por la Cancillería del Estado, ha comenzado a diseñar la estrategia de salida de la crisis de la COVID-19.

En Estonia se han registrado hasta este martes 1.149 casos, con dos nuevos fallecimientos -ambos dos personas de avanzada edad- lo que eleva a 21 el total de muertos.

El estado de emergencia ha permitido a las tres repúblicas bálticas imponer amplias restricciones de la vida pública y de actividades sociales y comerciales, como el cierre de comercio no esenciales y sitios de ocio.

Editado por Miriam Burgués