La Eurocámara pide que dimita el primer ministro checo por un conflicto de interés con fondos de la UE

El primer ministro checo, Andrej Babis. EFE/EPA/MARTIN DIVISEK/Archivo

Estrasburgo (Francia) (EuroEFE).- El Parlamento Europeo pidió este jueves la dimisión del primer ministro checo, Andrej Babis, porque consideró que es la mejor forma de acabar con el conflicto de intereses en el que incurrió después de que una empresa bajo su control recibiese fondos europeos.

La Eurocámara lo exigió en una resolución no vinculante, aprobada por 505 votos a favor, 30 en contra y 155 abstenciones.

El texto llegó después de que la Comisión Europea publicase en abril el resultado de la auditoría que hizo en 2019 y que confirmó que hubo un conflicto de intereses en la recepción de ayudas europeas por parte de Agrofert, un consorcio agroindustrial controlado por el primer ministro checo.

Según esa auditoría, Babis tenía poder total sobre Agrofert pese a haber traspasado en febrero de 2017 a dos fondos fiduciarios sus participaciones en el grupo, lo que supone un conflicto de interés.

 

El Parlamento Europeo pidió que se adopten medidas que garanticen que e las entidades económicas bajo el control del primer ministro Babis dejen de recibir financiación procedente de fondos de la Unión.

Aunque la Eurocámara reconoció que “en vista de las funciones y las competencias del primer ministro y de los miembros de su Gobierno, resulta dudoso que una medida así pudiera tratar adecuadamente el conflicto de intereses en la práctica” y “dimitir de sus funciones públicas constituye, por tanto, un medio más apropiado de tratar el conflicto de intereses”.

La Eurocámara, además, “deplora los intentos del Gobierno checo de legalizar el conflicto de intereses del primer ministro Babis a través de una ley propuesta al comienzo de la crisis de la COVID-19” y pide que las empresas del grupo Agrofert devuelvan todas las ayudas recibidas.

Los eurodiputados también manifiestan su “profunda preocupación” por lo difícil que resulta identificar a los titulares reales de las entidades que reciben fondos europeos.

Y en este sentido, señalaron que Babis figura como titular y accionista de una filial de Agrofert en Alemania y que es también una de las seis personas con influencia o control sobre los administradores de un fideicomiso relacionado con la filial de Agrofert en Reino Unido.

Por lo que la resolución pidió a todos los Estados miembros donde Agrofert tiene activos a que revisen el registro de los titulares reales de las empresas.

La Eurocámara mostró también su “profunda preocupación” por la presión política ejercida contra los medios de comunicación independientes en la República Checa” que informan sobre los conflictos de intereses del primer ministro y por la dimisión del fiscal general, que aseguró haber recibido presiones del ministro de Justicia.

Editado por Miriam Burgués