La Eurocámara reactiva sus contactos internos para elegir a nuevo presidente

La escultura de la artista Ludmila Tcherina "Europe a coeur" frente al edificio Louise Weiss, sede del Parlamento Europeo en Estrasburgo.

La escultura de la artista Ludmila Tcherina "Europe a coeur" frente al edificio Louise Weiss, sede del Parlamento Europeo en Estrasburgo. EFE/EPA/JULIEN WARNAND

Bruselas (EuroEFE).- Los grupos del Parlamento Europeo continuaron este miércoles sus audiencias con los distintos candidatos a liderar la institución a partir de la próxima semana, cuando se elegirá al presidente para la segunda mitad de la legislatura.

El fallecimiento este martes del hasta ahora presidente del Parlamento, David Sassoli, no ha motivado este relevo, que estaba previsto igualmente por haber llegado al ecuador de la legislatura comunitaria (2019-2024) y tendrá lugar en la mañana del martes, 18 de enero.

La candidata favorita es la popular maltesa Roberta Metsola, actual presidenta en funciones por la muerte de Sassoli y que se postuló a la presidencia en noviembre tras una legislatura como vicepresidenta primera de la Eurocámara.

Con ella competirán la diputada sueca de los Verdes Alice Bah Kuhnke, el conservador polaco Kosma Zlotowski y la española de La Izquierda Sira Rego.

En virtud del acuerdo entre los grandes grupos proeuropeos de 2019, estaba previsto que un eurodiputado popular le tomase el relevo al socialdemócrata Sassoli en la segunda mitad de la legislatura, si bien socialdemócratas y liberales no han anunciado aún su respaldo.

Las tres mujeres candidatas han acudido este martes y miércoles a los diferentes grupos políticos en busca de apoyos para la votación del próximo martes, encuentros a puerta cerrada que en general han dejado «buenas sensaciones» a los presentes y que no han conducido aún a ninguna decisión final.

EL LEGADO DE SASSOLI

En las audiencias celebradas con el grupo socialista, las tres candidatas han reivindicado el legado de Sassoli y su espíritu de tender puentes, si bien Metsola ha recibido preguntas por su polémica posición en contra del derecho al aborto, que le ha granjeado críticas de los grupos más progresistas desde que anunció su candidatura.

Según fuentes parlamentarias, Metsola ha defendido la postura maltesa sobre el aborto como «un caso peculiar» debido al protocolo especial que el país negoció junto a su tratado de adhesión a la Unión Europea para señalar que la UE no interferirá en su política sobre este derecho reproductivo.

Históricamente, este protocolo ha causado que todos los diputados malteses, incluyendo los de grupos progresistas, se opongan sistemáticamente a resoluciones y textos parlamentarios en los que se reclaman un mayor acceso al aborto.

Según las fuentes, sin embargo, Metsola ha transmitido a los diputados socialistas que en estos asuntos ella «siempre defenderá la posición del Parlamento» si es elegida presidenta.

Más allá de los candidatos, los socialdemócatas europeos se hallan inmersos en una negociación con los populares sobre el reparto de poder en de la institución, en busca de un mayor número y responsabilidades de vicepresidentes a cambio de hacer a Metsola presidenta.

BUENA IMPRESIÓN EN LAS AUDIENCIAS

Por otro lado, fuentes del grupo liberal han destacado que tanto Metsola como Kuhnke les han causado una buena impresión en sus audiencias a puerta cerrada, y aunque tampoco se sienten del todo cómodos con la postura de Metsola sobre el aborto la consideran una candidata bien preparada.

El grupo, tercero en escaños, tomará una decisión sobre su respaldo en la votación antes del próximo lunes por la tarde.

Por su parte, la española Sira Rego (IU) también se presentó como candidata a los grupos socialdemócrata, popular y verde esta semana, reuniones en las que, «consciente de la correlación de fuerzas» -que le sitúa con escasas opciones de llevarse la presidencia- ha buscado «tender la mano» a socialdemócratas y verdes «para una alianza diferente» a futuro.

Según la española, ya hay «ejemplos de que esto ha funcionado» en legislaciones de corte progresista aprobadas en los últimos dos años y medio y tratarán de estrechar las relaciones con estos dos grupos para «sistematizar encuentros y tratar de poner en común agendas».

Editado por María Moya