La Europa urbana, envejecida y de menor renta fue la más golpeada por el coronavirus en 2020

Marisa recibe la visita de su hija Cristina en la residencia Orpea Aravaca de Madrid (España). EFE/Mariscal/Archivo

Madrid (EuroEFE) – Al menos medio millón más de personas murieron en 2020 en Europa, en comparación con la media de los últimos cuatro años. Las regiones con mayor densidad de población, más envejecidas y las de menor renta se vieron afectadas de forma desproporcionada por el coronavirus, según una investigación realizada con datos de la oficina de estadística Eurostat.

Este alto número de muertes -un 11,5 % más de fallecimientos en comparación con la media del periodo 2016-2019- se distribuyó de forma desigual en Europa. Los datos muestran que algunas regiones fueron más sensibles a la propagación del virus.

Según un análisis de los datos preliminares de muertes semanales de 31 países europeos que publica Eurostat, las zonas urbanas más pobladas y con mayor población envejecida registraron un mayor incremento de muertes en comparación con años anteriores.

Un análisis más detallado de este aumento de la mortalidad con respecto a lo que se habría esperado en ausencia de la covid-19 muestra que las regiones con mayor densidad de población, más envejecidas y las de menor renta se vieron afectadas de forma
desproporcionada por el coronavirus.

Las afecciones preexistentes, como la diabetes o las enfermedades cardiovasculares o respiratorias crónicas, son algunos de los los principales factores de riesgo.

Sin embargo, según los expertos del Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades (ECDC) consultados para este informe, la edad, el nivel de renta, la densidad de población y la ocupación también determinan el riesgo que corre una persona de contraer el coronavirus.

El virus se propagó primero en el norte de Italia, alrededor de la poblada ciudad de Milán. Los datos señalan que Bérgamo y Cremona, ambas en la región de Lombardía, registraron seis veces más muertes en comparación con la media de 2016-2019 en la segunda quincena de marzo.

El virus también llegó a otras grandes ciudades del sur de Europa que cuentan con un porcentaje amplio de población por encima de los 65 años. En Madrid, murieron cuatro veces más personas durante las dos últimas semanas de marzo.

El virus se extendió a regiones cercanas como Segovia, Burgos y Guadalajara en la primera semana de abril que también registraron seis veces más muertes que en años anteriores.

 

 

En Grecia, Macedonia Central, Macedonia Oriental y Tracia registraron dos y tres veces más muertes durante las últimas seis semanas del año en comparación con la media entre 2016 y 2019.

Macedonia Central es la segunda región más poblada, que incluye la metrópoli de Tesalónica. Macedonia Oriental y Tracia alberga la principal minoría musulmana de Grecia, y es una de las regiones más pobres de la UE, según Eurostat. Las muertes se multiplicaron casi por cuatro en la segunda oleada, a finales de noviembre, en las dos regiones.

París y su área metropolitana fueron las que más sufrieron en Francia a finales de marzo y
principios de abril. Las muertes registradas duplicaron los registros de años anteriores en los departamentos más poblados del área metropolitana de París.

Haut-de-Seine y Seine-Saint- Denis, regiones con un alto nivel de desempleo en las que un tercio de la población es inmigrante, frente al 9,9% de la media nacional, registraron los mayores aumentos de muertes.

Según un estudio del Instituto Nacional de Estadística y Estudios Económicos (INSEE), el aumento del número de muertes fue dos veces mayor para los inmigrantes que para los nacidos en Francia. Las defunciones alcanzaron un excedente del 54% en el caso de los nacidos en el Magreb, del 91% en el de los asiáticos y del 114% en el de los nacidos en el centro y sur de África.

 

 

Las condiciones de vida y la ocupación son los dos factores que explican que los inmigrantes tengan peores tasas de infecciones y muertes por la Covid-19, según Joaquín Arango, codirector del Anuario de la Inmigración del Centro de Asuntos Internacionales de Barcelona (CIDOB).

“Los inmigrantes son más propensos a vivir hacinados en hogares multigeneracionales, y suelen trabajar en empleos no cualificados y muy expuestos” , dijo Arango.

En el Reino Unido, las muertes se multiplicaron durante la primera oleada en zonas como el barrio londinense de Tower Hamlets. En diciembre, las muertes se duplicaron en Tower
Hamlets, que tiene el mayor índice de pobreza de la ciudad y concentra población de origen extranjero.

Los inmigrantes y las minorías étnicas tienen hasta 2,5 veces más probabilidades de infectarse con la covid-19, hasta 4,5 veces más probabilidades de ser hospitalizados y 2 veces más probabilidades de morir de la Covid-19 en comparación con los no-inmigrantes, según un estudio publicado en The Lancet, que hace referencia a datos del Reino Unido y de Estados Unidos.

De ahí que la razón de una propagación desproporcionada del virus en las regiones europeas sea una combinación de desigualdades sociales: niveles de pobreza, densidad de población y tipo de ocupación, coinciden todos los expertos consultados.”

Una respuesta gubernamental pobre y lenta, sin aprender de las epidemias pasadas de otros países, como el VIH o el ébola”, también fue fatal, dijo la doctora Fiona Samuels, investigadora principal y profesora asociada honoraria del Instituto de Desarrollo de Ultramar en una entrevista para esta investigación.”

Si no tenemos en cuenta las distintas necesidades de las poblaciones vulnerables, no se puede reducir la transmisión de la covid-19 y, por tanto, las disparidades sociales y sanitarias ya existentes se agrandarán aún más”. afirmaron epidemiólogos del ECDC.

Editado por Miriam Burgués

 

Este artículo es el primero de una serie del proyecto www.regionalcovidtracker.eu sobre el impacto del coronavirus en las regiones y municipios europeos. Este proyecto ha sido creado gracias al apoyo de una beca Publication Support Scheme concedida por Investigative Journalism for Europe (IJ4EU).