La UE inicia su cumbre sobre el Estado de derecho en Polonia y el precio de la energía

Alt= El primer ministro polaco, Mateusz Morawiecki, en la cumbre de líderes de la UE en Bruselas,Bélgica, EFE / EPA / YVES HERMAN / POOL

El primer ministro polaco, Mateusz Morawiecki, en la cumbre de líderes de la UE en Bruselas, Bélgica. EFE/EPA/YVES HERMAN/POOL

Bruselas (EuroEFE).-  Los líderes de la Unión Europea (UE) iniciaron este jueves una cumbre en la que debatirán sobre el Estado de derecho en Polonia, después de que sus tribunales hayan cuestionado la primacía del Derecho europeo y sobre cómo hacer frente al aumento de los precios de la energía, una discusión impulsada por España.

Estos serán los temas principales de una primera jornada de cumbre en la que los jefes de Estado y de Gobierno de los Veintisiete abordarán también las diferencias en la lucha contra la covid-19 entre países, en particular en el ritmo de vacunación, la situación de la política comercial comunitaria y la preparación de próximas citas internacionales como la COP26 de Glasgow.

El aspecto exterior de la migración y la política digital de la UE centrarán los debates que los jefes de Estado y de Gobierno de la UE celebrarán el viernes.

POLONIA, DISPUESTA A «HABLAR»

El primer ministro polaco, Mateusz Morawiecki, aseguró que llega a la cumbre europea que con voluntad de «hablar» para resolver el conflicto generado por el Tribunal Constitucional de su país sobre la prevalencia del derecho local sobre el europeo.

«No actuaremos bajo la presión del chantaje, estamos listos para el diálogo. No estamos de acuerdo con el alcance cada vez mayor de las competencias europeas, pero queremos hablar para resolver las disputas actuales de común acuerdo y con diálogo», dijo Morawiecki en tono conciliador en una declaración en polaco a la prensa.

El primer ministro polaco incidió en que su país no puede aceptar que competencias que no han sido delegadas a la Unión Europea (UE) en los tratados, «como cuestiones de seguridad o cuestiones relacionadas con el deporte», puso como ejemplo, sean reguladas por la Comisión Europea (CE) o el Tribunal de Justicia de la UE. «No estamos de acuerdo con esto», subrayó.

Por eso, consideró «importante subrayar» lo que dijo en el pleno del Parlamento Europeo el pasado miércoles: «algunas instituciones europeas se arrogan el derecho a decidir sobre competencias que no les han sido transferidas», insistió.

Y mirando fijamente a las cámaras, justo antes del comienzo de la cumbre, denunció que esas instituciones europeas «se confieren a sí mismas poderes que los tratados no les otorgan».

En los tratados europeos, continuó, los Estados miembros han asignado un «determinado catálogo de competencias» a la UE, y Polonia, acotó, «reconoce la supremacía de las normas de la UE sobre la legislación nacional en todos aquellos ámbitos en los que las competencias se han transferido a la UE».

El político ultraconservador mantuvo que los polacos son «tan fieles al Estado de Derecho como cualquier otro país o que las instituciones de la UE».

«Desde el punto de vista legal, Polonia no percibe diferencias entre nosotros y otros países de la UE», recalcó.

No obstante, recordó que su Gobierno ha presentando planes para reformar el poder judicial, «que podrán solucionar alguno de los recelos que han surgido» en el resto de la UE.

Para Morawiecki, el tema más importante a tratar en la primera jornada de la cumbre es el aumento «vertiginoso» de los precios de la energía y que puede reducir «significativamente» el crecimiento económico en Europa.

La decisión de Tribunal Constitucional polaco de cuestionar la primacía del Derecho europeo, uno de los grandes principios de la Unión Europea, ha generado una crisis abierta entre Varsovia y Bruselas que va a concentrar buena parte de la atención de la cumbre de jefes de Estado y/o de Gobierno de los Veintisiete que se celebra hasta mañana en la capital belga.

HUNGRÍA DESCARTA SANCIONES CONTRA POLONIA

Mientras, el primer ministro ultranacionalista húngaro, Viktor Orbán, dijo a su llegada a la cumbre europea que apoya plenamente la visión de Polonia en cuanto a la primacía del derecho nacional sobre el europeo y descartó que haga falta adoptar sanciones contra Varsovia.

«Polonia es el mejor país de Europa. No hay necesidad de adoptar ninguna sanción, es ridículo», dijo a su llegada Orbán en declaraciones a la prensa.

Insistió en que por su tradición democrática, Polonia está entre «los mejores» de la UE y que no hay razón alguna para actuar en su contra.

A su parecer, en la UE no existe una «Guerra Fría», ni se están «creando bloques», sino que se están «construyendo alianzas» entre países que coinciden en ciertas ideas.

«Cuando coincidimos en algo importante para nuestra población, creamos alianzas. Es la lógica que estamos utilizando aquí», dijo.

El mandatario húngaro calificó de «excelente» el discurso de su homólogo polaco esta semana en el Parlamento Europeo y lo respaldó en la idea de que el Derecho nacional prima sobre el europeo.

MACRON PIDE A POLONIA DIÁLOGO CON BRUSELAS

Por su parte, el presidente francés, Emmanuel Macron, pidió en Bruselas al primer ministro polaco que dialogue con la Comisión Europea.

Fuentes del Elíseo indicaron que, en su encuentro, Macron le instó a buscar con el Ejecutivo comunitario «una solución compatible con nuestros principios y nuestras reglas comunes».

El presidente francés le manifestó sus «preocupaciones» por la reciente decisión del Tribunal Constitucional de Polonia que considera que el derecho nacional prima sobre el comunitario.

La entrevista entre Macron y Morawiecki se produjo, precisamente, antes de que comenzara formalmente la cumbre.

MERKEL ABOGA POR EL DIÁLOGO

La canciller alemana, Angela Merkel, abogó este jueves por el diálogo para solucionar el conflicto de fondo sobre el Estado de Derecho generado por Polonia, ya que para ella una «cascada de litigios» ante el Tribunal de Justicia Europeo no es una solución.

«Debemos hallar vías y posibilidades de volver a acercarnos porque una cascada de litigios ante el Tribunal de Justicia Europeo no es una solución del problema de cómo se puede vivir el Estado de derecho» en la UE, dijo la canciller alemana a su llegada a la cumbre europea que se celebra este jueves y viernes en Bruselas.

«El Estado de Derecho es un elemento esencial de la existencia de la Unión Europea», subrayó Merkel, para quien esta cumbre puede ser potencialmente la última a la que asista en sus 16 años en el poder.

Por ello, la mandataria alemana apoyó en este conflicto «lo que hace la Comisión» Europea, que preside su compatriota Ursula von der Leyen, la cuál estudia en estos momentos las posibles respuestas al desafío polaco, incluida la activación del mecanismo de condicionalidad al respeto al Estado de Derecho para desbloquear fondos europeos.

No obstante, Merkel reflexionó que la UE tiene un «problema de fondo» que debe tomarse «muy en serio» y es, precisó, «la cuestión de cómo cada miembro se imagina la Unión Europea».

«¿Es una Unión cada vez más estrecha o es más el Estado nacional? Y seguramente este es un tema no sólo entre Polonia y la Unión Europea, sino algo que se discute también en otros Estados miembros», consideró.

En su opinión, este asunto debería tratarse en la Conferencia sobre el Futuro de Europa, que se celebra actualmente, y que «es un buen espacio para abordar conjuntamente también estas cuestiones», concluyó.

Editado por Miriam Burgués y Sandra Municio