Europa tiende a limitar la movilidad de viajeros de cara a la Semana Santa

Varios policías patrullan por el aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas. EFE/Chema Moya/Archivo

Redacción Internacional (EuroEFE).- Aunque Alemania aún no ha aclarado qué va a hacer por fin con los viajes de sus nacionales al extranjero, la extensión de los contagios por las nuevas variantes de la covid-19 ha hecho que los principales países de Europa restrinjan la movilidad de cara a las vacaciones de Semana Santa con nuevos confinamientos locales y sanciones por viajes no esenciales.

Esto ocurre cuando ya se ha cumplido con holgura un año después de que en el Viejo Continente se adoptaran las primeras medidas de control para evitar la difusión de la pandemia. Son varios los países que mantienen limitaciones ante la fuerza de la tercera ola y el temor a una cuarta.

ALEMANIA

La canciller alemana, Angela Merkel, revocó este miércoles la decisión del “parón” de la vida pública y la actividad económica en Semana Santa y aseguró que la decisión, aunque tenía buena intención, fue exclusivamente su error.

“Éste error es sólo mío”, aseguró la canciller, que pidió “perdón” a la ciudadanía por haber contribuido a la incertidumbre en la pandemia.

Se ha impuesto la obligatoriedad de hacerse un test PCR a todos los viajeros que lleguen al país, independientemente del lugar de procedencia, cuando antes esta medida se limitaba a las consideradas “zonas de riesgo”.

Quienes regresan de zonas de riesgo tienen que someterse a una cuarentena de diez días que puede abreviarse con un test negativo realizado al menos cinco días después de la llegada al país.

Pero el Gobierno alemán estudia prohibir temporalmente los viajes de vacaciones al extranjero, según publican este miércoles varios medios alemanes que ligan la decisión con la polémica sobre los viajes a Mallorca esta Semana Santa.

La prohibición, señalaron no obstante fuentes gubernamentales, levanta dudas sobre su constitucionalidad. Los ministerios de Interior y Justicia están analizando su viabilidad legal.

La demanda de viajes y estancias turísticas en Mallorca se ha disparado en Alemania a raíz de la reciente decisión de sacar a las Baleares de la lista de zonas de riesgo por covid, lo que eliminaba los requisitos de PCR negativa y cuarentena al regresar de las vacaciones.

Seis regiones españolas, entre ellas Baleares y Valencia, dejan de ser zona de riesgo covid para Alemania

Berlín (EuroEFE).- Las comunidades autónomas españolas de Baleares, Valencia, Castilla-La Mancha, Extremadura, La Rioja y Murcia dejarán este de domingo de ser zona de riesgo por coronavirus para Alemania.

El Instituto Robert Koch (RKI) de virología actualizó este viernes su listado …

El ministro de Finanzas, Olaf Scholz, se mostró este miércoles contrario a los viajes sin restricciones a las islas Baleares y consideró correcto que todos los viajeros tengan que hacerse un PCR al llegar a Alemania.

“No es bueno que ahora, en esta situación, tengan lugar estos viajes, y por eso hemos acordado unas medidas para contribuir a que no se ponga de moda”, aseguró Scholz al ser preguntado al respecto en una rueda de prensa.

A su juicio, no es correcto que algunos alemanes puedan volar a otros lugares y actuar sin las restricciones a la vida pública y la actividad económica vigentes en su país.

En Alemania el turismo interior está prohibido desde finales del año pasado y la restauración sólo puede servir para llevar. A cambio, salvo de forma puntual en alguna localidad, no ha habido toques de queda nocturnos.

La situación también ha provocado una fuerte controversia en España, donde la mayoría de ciudadanos no podrán salir en Semana Santa de su comunidad autónoma por las restricciones de la pandemia.

El pasado 12 de marzo las autoridades alemanas sacaron a las Baleares (junto a la Comunidad Valenciana, La Rioja, Extremadura, Castilla-La Mancha y Murcia) de la lista de zonas de riesgo, lo que eliminaba el requisito del PCR negativo y la cuarentena para los viajeros procedentes de estas comunidades autónomas.

FRANCIA

En Francia, las últimas restricciones que entraron en vigor el 20 de marzo han instaurado un confinamiento suave durante al menos un mes en 16 departamentos, incluidos los de la región de París, en los que vive casi un tercio de la población.

Los habitantes de esos departamentos no pueden salir de un radio de 10 kilómetros en torno a su domicilio (para pasear) o de 30 kilómetros (para hacer compras), salvo si tienen una justificación válida, sobre todo laboral, familiar o sanitaria. Los que incumplen las reglas del confinamiento, se exponen a una multa de 135 euros que sube hasta 3.750 en caso de reincidencia.

Francia tiene casi totalmente cerradas las fronteras con la inmensa mayoría de los países que no pertenecen al Espacio Económico Europeo.

Aunque están “estrictamente desaconsejados”, no hay, sin embargo, ninguna prohibición formal para viajar a los de la Unión Europea, tampoco desde los 16 departamentos confinados por su elevada tasa de incidencia.

Para entrar en Francia desde cualquier país europeo por tierra, mar o aire hace falta presentar un test PCR negativo del que están exentos los camioneros y los trabajadores transfronterizos.

REINO UNIDO

Bajo las actuales restricciones la movilidad dentro del Reino Unido está limitada a ciertas actividades como desplazamientos por trabajo, cuidado de enfermos y emergencias. Los ciudadanos deben restringir sus movimientos a su “área local” en cualquier otra circunstancia.

Viajar al extranjero también está permitido solo bajo supuestos especiales. Tratar de abandonar el país para hacer turismo, o por cualquier otro motivo no catalogado como esencial, se castigará con multas de 5.000 libras (5.800 euros) a partir del lunes.

Para entrar en el Reino Unido, es necesaria una PCR o un test de antígenos negativo realizado en los tres días previos al viaje. Una vez en suelo británico, es obligatoria una cuarentena de diez días y otras dos PCR negativas, en el segundo y el octavo día de ese aislamiento.

Las personas procedentes de una “lista roja” de países, que incluye Estados de Suramérica, África y Asia, entre otros, deben hacer esa cuarentena en un hotel designado por el Gobierno, cuyo coste (1.750 libras o 2.030 euros) debe abonar el viajero.

ITALIA

En Italia está prohibido viajar entre regiones al menos hasta el 27 de marzo. Desde el pasado día 15 de marzo y hasta el 6 de abril todas las regiones con una incidencia semanal superior a los 250 contagios por 100.000 habitantes pasan a estar en un confinamiento en el que está prohibido salir de casa, excepto por motivos de trabajo, salud o de necesidad, o para hacer deporte en las inmediaciones del domicilio.

El Gobierno italiano ha decretado un confinamiento de todo el país para los días festivos de Semana Santa a nivel nacional (3, 4 y 5 de abril). En cuanto a los viajes del exterior, todos los ciudadanos que procedan de la mayoría de países europeos deben presentar una prueba de antígenos o PCR negativa realizada 48 horas antes.

RUSIA

En Rusia no existen limitaciones para la movilidad interna, y las 85 regiones del país establecen las normas sanitarias acorde a la situación epidemiológica en cada lugar, en un contexto general de disminución paulatina de los casos.

Los viajes al extranjero se regulan principalmente en base a los acuerdos bilaterales existentes con los países con los que están abiertas las fronteras, que en la mayoría de los casos supone la presentación de pruebas PCR en un plazo no superior a tres días antes de la fecha del viaje.

Los viajeros rusos que regresan al país del extranjero deberán hacerse un PCR en un plazo no mayor de tres días después de su llegada e informar de los resultados a las autoridades por medio del portal de Servicios Estatales.

En el caso de los extranjeros que viajan a Rusia, deberán presentar pruebas PCR negativas antes de embarcar en el avión, y no estarán obligados a guardar cuarentena.

ESPAÑA

La ministra de Sanidad, Carolina Darias, analizará este miércoles con los responsables sanitarios regionales la evolución epidémica, con el temor de que estalle una cuarta ola de contagios, lo que podría llevar a endurecer las restricciones de movilidad y relaciones sociales acordadas con vistas a las vacaciones de Semana Santa.

Cada una de las regiones está cerrada al resto y solo puede haber movilidad entre ellas por motivos estrictamente necesarios y esenciales.

Sin embargo está permitida la entrada de extranjeros, que solo necesitan, en general, una PCR negativa, aunque en algunos casos se exige también una cuarentena. El Gobierno español lo justifica por motivos de reciprocidad con otros países europeos.

Sánchez responde a Bruselas que España es coherente en sus restricciones contra la covid-19

Madrid (EuroEFE).- El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, respondió este miércoles a la Comisión Europea (CE) que España está siendo coherente en las restricciones que aplica a la movilidad, tanto interior como exterior, para hacer frente a la pandemia …

 

PAÍSES NÓRDICOS

En Dinamarca no existe ninguna restricción a la movilidad interna, pero sí se desaconsejan los viajes no imprescindibles a cualquier país del extranjero. Al regresar es obligatorio someterse a un test y a una cuarentena de diez días, que puede ser acortada si se presenta una prueba PCR negativa cuatro días después de la llegada.

Suecia tampoco limita la movilidad interna y solo desaconseja los viajes a países del Espacio Económico Europeo (EEE), con algunas excepciones por motivos epidémicos. A quienes regresen de un viaje al exterior se les aconseja someterse a un test y a una cuarentena de diez días, pero no es obligatorio.

Noruega no limita los viajes internos pero desaconseja cualquier desplazamiento al extranjero no imprescindible: quienes viajen fuera del país deberán someterse a una cuarentena obligatoria de diez días en un hotel y someterse a un test de coronavirus.

Finlandia mantiene vigente el estado de excepción declarado el 1 de marzo y la coalición de Gobierno está negociando posibles restricciones a la movilidad para contener la pandemia, aunque de momento los ciudadanos pueden moverse libremente dentro del país.

POLONIA

El reciente incremento en infecciones y la incidencia de la variante británica del coronavirus (un 60% de los nuevos contagios) han llevado a las autoridades a recomendar “encarecidamente” suspender viajes innecesarios y trabajar de manera remota siempre que sea posible.

El Gobierno ha anunciado que si en algún momento se sobrepasa la cifra de 30.000 nuevas infecciones (en los últimos días se informa de unas 23.000), se impondrá un confinamiento nacional con cierres en todos los comercios, lugares públicos y restricciones a desplazamientos entre ciudades y en el interior de las mismas.

Polonia exige a todos los viajeros que lleguen en transporte público que guarden 10 días de cuarentena a su llegada, y si proceden de la República Checa o Eslovaquia, esta obligación se extiende a quienes lleguen en transporte privado.

Las personas que presenten una prueba de COVID-19 negativa efectuada no más de 48 horas anterior a su llegada, así como los viajeros que hayan sido vacunados contra COVID-19, están exentos del requisito de autoaislamiento.

R.CHECA

Está en vigor un cierre perimetral de las provincias, con la excepción de los residentes permanentes y por motivos de trabajo, salud o familia. La República Checa prohíbe hasta el 28 de marzo la entrada al país por motivos turísticos.

Al regresar de países calificados de riesgo, tanto los checos como extranjeros que trabajan en la República Checa deberán guardar cuarentena, que podrán abandonar a los cinco días si obtienen resultado negativo en un test de covid.

HUNGRÍA

Las fronteras llevan cerradas a los extranjeros desde el 1 de septiembre, aunque los ciudadanos de la Unión Europea y del Espacio Económico Europeo que llegan al país por motivos de negocios pueden entrar sin limitaciones. Esa regla se aplica también a nacionales de países como EEUU, China, Rusia, Turquía, Ucrania, Israel o Japón.

Los húngaros deben presentar dos pruebas PCR negativas, hechas con un intervalo de 48 horas, o estar 10 días en cuarentena. No hay restricciones al desplazamiento interno, aunque están cerrados los hoteles y otros proveedores de servicios hoteleros.

AUSTRIA

Están prohibidos los aterrizajes de aviones desde Brasil y Sudáfrica, mientras que desde República Checa y Eslovaquia, donde la incidencia de contagios es muy elevada, sólo se puede entrar por determinados pasos fronterizos.

Previa entrada al país hay que registrase con un formulario “online”, y se requiere presentar un test PCR negativo a la llegada y permanecer diez días en cuarentena, que puede reducirse si a los cinco días se presenta otra prueba.

Exentos quedan quienes vuelen de Australia, Islandia, Nueva Zelanda, Noruega, Singapur, Corea del Sur y el Vaticano Aparte de los aislamientos temporales a localidades y comarcas con una elevada incidencia de contagios, no hay restricciones a los desplazamientos internos, aunque el cierre de los establecimientos hoteleros bloquea en la práctica los viajes turísticos.

GRECIA

Desde que comenzó el segundo confinamiento a comienzos de noviembre pasado, la movilidad en Grecia vuelve a estar muy restringida. Los viajes dentro del país que están prohibidos, tanto por tierra como por aire, con una serie de excepciones. Así, tan solo están permitidos los desplazamientos de una región a otra por motivos de salud, trabajo, el regreso al lugar de residencia permanente o la reunificación familiar.

En cuanto a los viajes desde el extranjero, están permitidos los vuelos o entradas por carretera para ciudadanos procedentes de la Unión Europea y pocos países más siempre que presenten una prueba negativa de PCR realizada en las 72 horas previas al viaje y hayan rellenado el formulario localizador.

A la entrada en el país, el viajero podrá ser sometido además a una prueba de antígenos aleatoria y deberá someterse obligatoriamente a una cuarentena de siete días en el lugar de alojamiento o su residencia.

Si su estancia es inferior, la cuarentena durará el tiempo que permanezca en el país. La entrada procedente de países terceros está suspendida, con excepción de residentes de Australia, Nueva Zelanda, Corea del Sur, Tailandia, Ruanda, Singapur, los Emiratos Arabes Unidos, Rusia e Israel.

PAÍSES BAJOS

Países Bajos no aplica restricciones a la movilidad a nivel interno y los ciudadanos pueden moverse libremente en transporte público o privado entre las diferentes regiones y ciudades del país.

Sin embargo, y como requisito para entrar a territorio neerlandés desde otro país europeo, se necesita mostrar una PCR negativa y un test rápido antes de subirse al avión, así como someterse a una cuarentena de 10 días al aterrizar, pero siempre bajo la recomendación “urgente” de solo hacer viajes estrictamente necesarios.

Además, La Haya mantiene hasta el 1 de abril una prohibición de vuelos desde Sudamérica, Centroamérica y Sudáfrica, debido a las últimas mutaciones del coronavirus detectadas con frecuencia en esas regiones, aunque se aplican algunas excepciones, como los viajes del personal médico o de los nacionales neerlandeses.

BÉLGICA

Bélgica no ha tomado medidas para evitar los desplazamientos internos, pero es uno de los países de la Unión Europea (UE) que más restricciones aplica a los viajes al extranjero, ya que los desplazamientos no esenciales están prohibidos hasta el 18 de abril.

Antes de salir del país, es obligatorio firmar una declaración jurada explicando los motivos del desplazamiento, para asegurar que se cumple con una de las 11 excepciones permitidas para viajar, como las razones profesionales, los asuntos familiares, los estudios, el cuidado de animales o las reparaciones urgentes del vehículo.

En algunos casos, según los países de procedencia, es obligatoria una cuarentena de diez días. Los desplazamientos internos están permitidos, pero para limitar el aforo en los trenes, el gobierno obliga a los mayores de 12 años a ocupar solo los asientos de ventanilla.

Editado por Miriam Burgués y Virginia Hebrero