Nuevo repunte de la pandemia en todo el mundo, especialmente en Europa y América

Sanitarios del Hopital Donostia agradecen el apoyo de la gente en la quinta semana de confinamiento por alerta sanitaria en España. EFE/Javier Etxezarreta

Redacción Internacional (EuroEFE).- La pandemia de coronavirus ha experimentado en las últimas 24 horas un nuevo repunte en todo el mundo, con Europa y América como los continentes que siguen siendo los más afectados, al totalizar casi el 80 por ciento de los casos.

Según los datos difundidos este sábado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), el número de casos globales de COVID-19 asciende al menos a 2,16 millones después de que registrara 90.000 nuevos contagios, otra cifra récord, lo que confirma la continua expansión de la enfermedad.

Sin embargo, los fallecimientos diarios (6.710) fueron significativamente menores a los de la jornada anterior (8.500), lo que sitúa el total de muertes desde el inicio de la pandemia en 146.088.

Europa, con 1,08 millones de casos, y América, con 784.000, se mantienen como los continentes más afectados, concentrando casi el 80 por ciento de los casos globales, mientras que África -que es el que registra menos contagios confirmados (más de 13.000)-, superaba hoy la barrera de los mil fallecidos.

Según las estadísticas de las autoridades sanitarias nacionales, algo superiores a las de la OMS, los pacientes recuperados en el mundo superan los 583.000, aproximadamente la cuarta parte del total, mientras 57.500 se encuentran en estado grave o crítico.

 

Italia y España siguen teniendo las cifras más altas de Europa

Italia estudia cómo aflojar las restricciones para contener la pandemia del coromavirus, con las regiones del norte y del sur divididas sobre su conveniencia, mientras el país sigue siendo el que más muertos ha registrado en Europa, con más de 23.000 fallecidos, y ya roza los 176.000 contagios, según el último boletín.

El primer ministro italiano, Giuseppe Conte, pretende poner orden reuniendo a los representantes de todas las regiones para abordar los pasos de la «Fase 2», la de la reapertura gradual del país a partir del 3 de mayo, cuando deberían expiran las restricciones y el confinamiento.

El mayor partidario de aligerar el bloqueo es el gobernador de la región del Véneto (nordeste), Luca Zaia, quien este sábado ha insistido en que esa fase puede ser encarada incluso inmediatamente.

«Mi posición es que el 4 de mayo se puede abrir con las reglas y las garantías científicas. Y si se quisiera dar un paso más, se podría aligerar inmediatamente, de un modo racional y prudente», defendió en su habitual rueda de prensa.

Su idea, refirió, es que ante la caída del ritmo de contagios se pueda ya empezar a abrir el país de forma paulatina para «poner en funcionamiento la máquina, calentar motores y después coger ritmo».

Una llamada a la prudencia llegó del comisario del Gobierno para esta crisis, Domani Arcuri: «Debemos comprender que es completamente equivocado entrar en un conflicto entre salud y recuperación económica. Sin salud la recuperación sería breve», dijo.

La petición de reabrir el país ha sido criticada por varios gobernadores del sur, el primero el de Campania, Vincenzo De Luca, quien desde Nápoles ha adelantado que podría cerrar sus «fronteras» para evitar las llegadas de personas desde el norte.

En España, mientras tanto, el Gobierno pedirá al Congreso la extensión del estado de alarma, que incluye el confinamiento de la población por la pandemia de coronavirus, hasta el próximo 9 de mayo, pero permitiendo que los niños puedan salir brevemente a la calle a partir del 27 de abril, acompañados por un mayor y con medidas de precaución.

Así lo anunció el jefe del Ejecutivo español, el socialista Pedro Sánchez, en una comparecencia televisiva al término de una jornada en la que el país superó los 20.000 fallecidos por la COVID-19, y alcanzó los 191.726 contagiados.

Por contra, el Ministerio de Sanidad informó de que ya son 74.662 los pacientes que han sido dados de alta, lo que supone que el 42 por ciento de los diagnosticados ya ha superado la enfermedad, una de las tasas más elevadas de los países afectados, según destacó Sánchez.

Pese a los progresos conseguidos, el presidente del Gobierno admitió que no se puede pasar a una siguiente fase porque los logros son “insuficientes pero sobre todo frágiles, y no los podemos poner en riesgo con decisiones precipitadas”.

No obstante, aseguró que la nueva prórroga del estado de alarma no será como las anteriores: “Vamos a estar en distintos estados de alarma. Los progresos de estas cinco semanas nos permiten tomar decisiones y vislumbrar esas decisiones”, dijo.

El pico en el Reino Unido

El Reino Unido atraviesa por el pico de la pandemia de la COVID-19 al contabilizar 15.464 muertos, 888 más en 24 horas, mientras continúa la polémica por la falta de equipo protector (EPI) en los hospitales británicos.

Ante el incremento de fallecimientos, las autoridades británicas han decidido mantener hasta el próximo 7 de mayo el confinamiento obligatorio de la población.

Por su parte, la Universidad inglesa de Oxford trabaja en una vacuna contra la COVID-19, cuyas pruebas clínicas podrían quedar completadas a mediados del próximo mes de agosto.

Los expertos confían en saber en mayo si esta posible vacuna consigue una fuerte respuesta inmune al virus, una vez iniciadas estas pruebas clínicas, señaló a la cadena pública BBC John Bell, miembro de un comité del Gobierno.

La reina Isabel II de Inglaterra celebrará el próximo día 21 en privado su 94 cumpleaños, que en esta ocasión no se conmemorará ni con las tradicionales salvas de cañón ni con ningún otro evento especial debido a la pandemia.

La soberana británica, que cumple el confinamiento establecido por el Gobierno en el castillo de Windsor (a las afueras de Londres), cree que es inapropiado cualquier celebración ante la actual crisis, según indicaron a los medios fuentes del Palacio de Buckingham, su residencia oficial.

Portugal podría haber alcanzado una situación de estabilidad

Por otro lado, la ministra de Salud de Portugal, Marta Temido, dijo que el pico máximo de la incidencia de Covid-19 en el territorio luso tuvo lugar entre el 23 y el 25 de marzo, mientras que en las fechas posteriores el número de casos infectados se mantuvo estable.

Según el último balance, Portugal suma 687 víctimas mortales (30 más que ayer) y 19.685 contagios (663 más en las últimas 24 horas).

Portugal prepara la recuperación progresiva de la actividad a partir de mayo con un guion que persigue «reanimar sin descontrolar» porque «el virus no hiberna en verano», advierte el primer ministro, António Costa.

«No vamos a tener normalidad hasta que haya una vacuna. Tenemos que comprender que durante el próximo año o año y medio no vamos a vivir como vivíamos antes del mes de febrero», subraya Costa en una entrevista publicada por el diario Expresso.

Mientras, la organización Reporteros Sin Fronteras (RSF) pidió este sábado a la ONU y a la OMS que vigilen las violaciones contra la libertad de prensa que están sucediendo en el mundo durante la crisis provocada por la pandemia.

En una carta enviada al secretario general de la ONU, Antonio Guterres, y al director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, RSF les pide lanzar un llamamiento a sus Estados miembros que están violando la libertad de prensa «para que respeten este derecho fundamental».

El pasado día 13 ya denunciaron esos ataques ante el relator especial sobre el derecho a la salud, indicó la organización defensora de la libertad de prensa en un comunicado.

RSF consideró de magnitud las violaciones de la libertad de prensa perpetradas durante la pandemia de coronavirus que, dijo, «atentan contra el derecho a la información y, en consecuencia, al derecho a la sanidad».

El secretario general de RSF, Christophe Deloire, recordó que Guterres consideró la pandemia como «el mayor desafío desde la Segunda Guerra Mundial», lo que obliga a vigilar la «multiplicación de violaciones de la libertad de prensa cometidas por numerosos gobiernos en respuesta a esta crisis inédita».

Editado por Miriam Burgués