Crisis del COVID-19: Suecia registró en el primer semestre la mayor tasa de mortalidad en 150 años

Suecia

La ministra sueca de Sanidad y Asuntos Sociales, Lena Hallengren (izq) y el responsable estatal para epidemiología, Anders Tegnell, de la Agencia de Salud Pública (d), ofrecen una rueda de prensa en julio de 2020 en Estocolmo sobre la crisis del COVID-19. [EFE-EPA]

Estocolmo/Copenhague (EuroEFE).- Suecia, que ha optado por una estrategia más laxa contra el coronavirus y es el país nórdico con más muertos por COVID-19, registró en el primer semestre la mayor tasa de mortalidad en 150 años, según informó la Oficina Nacional de Estadística.

Según datos oficiales, 51.405 personas fallecieron en Suecia hasta junio, 4.600 más que la media de los últimos cinco años y una cifra que no se alcanzaba desde 1869, cuando hubo 55.431 muertos en el primer semestre por una hambruna provocada por tres años consecutivos de malas cosechas.

El número de muertos a principio de este año fue inferior que en los anteriores, pero la llegada del coronavirus disparó las cifras en los meses siguientes y se registraron alrededor de 4.500 muertos por COVID-19 hasta junio, según informó la oficina estadística el jueves (20/8/2020).

La sobremortalidad en el primer semestre fue un 10 % superior con respecto a la media de los cinco años previos, alcanzando su tope a mediados de abril y reduciéndose progresivamente hasta situarse a niveles normales a finales de junio.

Los muertos por COVID-19 y la reducción en el número de inmigrantes hicieron también que en los seis primeros meses se registrara el menor aumento de población desde 2005, 24.801 personas, para una población total de 10,35 millones.

Reducción progresiva en los últimos meses

La cifra de contagios y muertos se ha ido reduciendo de forma progresiva en los últimos meses, y con los últimos datos difundidos el jueves el número de fallecidos asciende a 5.805 y el de casos positivos, a 85.810.

“La mayoría ha asumido su responsabilidad y ha seguido las recomendaciones. Tenemos menos muertes y menos personas en cuidados intensivos. Pero la crisis no ha pasado y la situación sigue siendo grave”, dijo este jueves en una rueda de prensa el primer ministro, Stefan Löfven.

Löfven compareció para anunciar que Suecia se suma al acuerdo de la Comisión Europea con la farmacéutica AstraZeneca y que adquirirá unos 6 millones de dosis de una futura vacuna contra la COVID-19.

A diferencia del resto de países nórdicos, que clausuraron la vida pública la pasada primavera, la estrategia sueca se ha centrado en muchas recomendaciones y algunas prohibiciones, pero sin cerrar guarderías, escuelas, bares y restaurantes.

La línea de Suecia, que al igual que los otros Estados nórdicos no confinó a su población, ha sido apoyada por la mayoría de los suecos, aunque ha generado algunas críticas, sobre todo fuera del país.

Suecia presenta una tasa de mortalidad por COVID-19 de 56,98 por 100.000 habitantes, cinco veces más que Dinamarca y nueve que Finlandia, pero por debajo de los países más afectados, como España, Italia, Bélgica y el Reino Unido.

Para saber más:

Agencia Sueca de Salud Pública 

Oficina Estatal Sueca de Estadística 

Editado por F.Heller