La UE se rearma frente a la desinformación rusa tras la invasión de Ucrania

La UE se rearma frente a la desinformación rusa tras la invasión de Ucrania

El presidente ruso, Vladimir Putin, en el concierto celebrado en Sinferopol para conmemorar el aniversario de la anexión de Crimea. EPA/YURI KADOBNOV / POOL/Archivo

Estrasburgo (Francia) (EuroEFE).- La campaña de desinformación y propaganda emprendida por Rusia durante la guerra de Ucrania ha acentuado la preocupación de la Unión Europea (UE) por un fenómeno del que trata de protegerse con un nuevo paquete legislativo cuya redacción se replantea tras la invasión.

Así lo ha explicado un grupo de diputados y responsables de la estrategia comunicativa del Parlamento Europeo en un encuentro con medios españoles organizado por la Eurocámara con el objetivo de informar sobre las nuevas leyes digitales de la UE.

AJUSTES LEGISLATIVOS TRAS EL INICIO DE LA GUERRA

La invasión de Ucrania ha llevado a los responsables de acordar la futura ley de servicios digitales a preguntarse si la propuesta actual de regulación ofrece suficientes recursos para combatir la desinformación.

«La respuesta honesta es que no estamos seguros», expone la eurodiputada socialdemócrata danesa Christel Schaldemose, negociadora del Parlamento Europeo para esta normativa, quien añade que las conversaciones se han reconducido para ir «más lejos» en dicho propósito.

En concreto, explica que se pretende mejorar el contenido regulatorio sobre la relación entre los algoritmos con los que operan las grandes empresas digitales y la desinformación.

La ley de servicios digitales fue aprobada en enero -antes de la invasión de Ucrania- por el Parlamento Europeo, institución que debe acordar en los próximos meses un texto común con el Consejo de la UE, el otro órgano colegislador comunitario, que representa a los Estados miembros.

Esa normativa forma parte de un grupo de leyes que prepara la Unión Europea para actualizar su posición en un ámbito, el de internet, en el que ha quedado rezagada en las últimas dos décadas.

Ese retraso la ha hecho vulnerable a la desinformación y a las narrativas contrarias a los valores democráticos de Rusia y China, entre otros países.

UNA OTAN DIGITAL COMO ARMA DISUASORIA

La Eurocámara también pide un enfoque «estratégico» a la UE y la OTAN ante ciberataques o graves campañas de difusión de falsedades en el Informe sobre Injerencias Extranjeras en Todos los Procesos Democráticos de la Unión Europea, en particular la Desinformación (INGE).

En este documento, aprobado por el Parlamento Europeo en marzo, se solicita a la Unión que elabore «supuestos concretos» de activación de los tratados comunitarios de asistencia a los Estados miembros en caso de ataque.

También aboga por la cooperación con la OTAN, sin que esta colaboración afecte a la política de seguridad y defensa de los Estados miembros de la Unión no pertenecientes a la Alianza Atlántica.

«Sería poner en común las capacidades de ciberdefensa», indica el eurodiputado popular español Javier Zarzalejos, quien destaca el valor de este recurso como «factor disuasorio» para evitar que dichos ataques se produzcan.

«Puede ocurrir que haya una OTAN física y una OTAN digital», ilustra Zarzalejos sobre los planes de la Unión para mejorar su protección ante las amenazas de la guerras híbridas, que combinan la fuerza militar con armas no convencionales.

El informe INGE propone, además, combatir estas agresiones con un régimen de sanciones frente a la injerencia y la desinformación.

LA INVASIÓN REFUERZA LA NUEVA ESTRATEGIA COMUNICATIVA

El mismo INGE subraya que «la diplomacia pública y la comunicación estratégica» son «elementos esenciales» en la protección de los valores democráticos de la Unión Europea.

«En vista de las elecciones de 2024 estamos creando una nueva estrategia para combatir la desinformación», señala al respecto el director de Medios del Parlamento Europeo, Jesús Carmona.

Esta estrategia se basa en las lecciones aprendidas del pasado -con el «despertar» que supuso una campaña del Brexit repleta de falsedades- pero también en la experiencia de la crisis ucraniana, que ha permitido al Parlamento Europeo «ajustar» sus «mecanismos» de defensa comunicativa, puntualiza Carmona.

En este sentido, apunta que la guerra ha mejorado la unidad de acción y la comunicación interna en la Unión Europea.

«Ese flujo de información entre las instituciones no había existido hasta ahora», comenta el director de Medios del Parlamento Europeo, que describe dicha coordinación como «uno de los elementos clave para la organización de la campaña electoral de 2024».

Editado por M.Moya